Ciudad, Últimas

Amor y filosofía

Deconstruir el amor: ¿es posible el encuentro amoroso? Una charla entre Peker y Sztajnszrajber

El martes 23 de noviembre, a las 20.30 , en el Teatro El Círculo, de Rosario, el filósofo Darío Sztajnszrajber y la periodista feminista Luciana Peker presentan un diálogo desde una mirada filosófica con perspectiva de género, que intenta desanudar los dictámenes sociales que nos enredan en el amor


Primero había que deconstruir el amor. Hablar de la palabra, del te amo. Había que desmenuzar en fragmentos pequeños eso que las mujeres queremos decir, empoderadas por la lucha feminista y buscar el diálogo en lo amoroso con el otro. Ahora es necesario reconstruirlo. Desde lo político y desde lo social. Buscar ese encuentro que nos una, en un momento en el que la derecha avanza y agrupa a varones molestos con el avance feminista y también con la diversidad y sus derechos. De eso trata este diálogo que el martes 23 de noviembre, a las 20.30, en el Teatro El Círculo, van a protagonizar el filósofo Darío Sztajnszrajber y la periodista feminista Luciana Peker.

Peker se encontró con Darío en Santa Fe en forma azarosa, con una charla en el ciclo Santa Fe Piensa sobre la Lengua. “Él empezó a denostar la idea del re amo. Y yo le discutí diciendo que me gustaba él te amo que las mujeres necesitábamos hablar y expresar los sentimientos, algo que parece muy simple y no sucede, porque muchos hombres huyen cuando expresamos algo por más que estemos en una época donde las mujeres recuperamos el protagonismo, la palabra, la libertad, la autonomía”, sostiene Peker. “Parece que di decimos te amo usamos una mala palabra que ahuyenta relaciones amorosas y sexuales”. Para Peker es un punto de disputa que parece inocente y que en realidad es un gran talón de Aquiles y “justamente Darío cuenta el mito del talón de Aquiles, de por qué sigue siendo el amor un lugar de fragilidad”.

“Por eso los femicidios se dan muchas veces en la vida amorosa y a eso se le llamaba crimen pasional, por eso desde el periodismo lo cambiamos para que la pasión no sea sinónimo de violencia, de asesinato”. Pero recuerda que amar es un lugar de fragilidad, porque si amas sin ser amada hay un lugar donde te pueden lastimar, porque si lo decís el otro puede huir.

Peker sostiene que no es algo inocente, y así surgió deconstruir el amor, la primera charla  que se adaptó a muchos formatos vía streming en la pandemia, y luego, cuando se puedo generó una gira que incluyó Rosario, Santa Fe, Córdoba, Neuquén y ahora vuelve a Rosario con otra pregunta: ¿es posible el encuentro amoroso? Un paso después de deconstruir el amor, viene esta pregunta. Para Peker reconstruir el amor básicamente tiene que ver con el diálogo. “Es una época en la que en la vida, social, política, en la que el diálogo se pudo muy áspero o no se pudo. Parece imposible la conexión entre dos personas que no piensan igual en casi todos los aspectos de la vida. Y en lo amoroso también”. Y en ese sentido analiza que creció un feminismo como un movimiento muy grande, el movimiento político más fuerte. Y ahora, en forma paralela resurge una ultraderecha que sin lugar a dudas tiene mucho que ver con una reacción a la autonomía tanto política como sexual de las mujeres. “Hay mucho del fenómeno que estamos viendo de la ultraderecha que más allá de componentes políticos y económicos tiene mucho que ver con varones que no soportan el cuestionamiento de las mujeres, la llegada masiva de la diversidad sexual con derechos y la interpelación en la cama. Tanto por el hecho de que no haya acoso, como por el que las mujeres desean y quieren ser deseantes”, sostiene.

Esto genera una reacción muy fuerte y hay diversos sectores con los cuales el diálogo no puede ser posible. “Qué pasa con los sectores más cercanos y con los varones más cercanos, por supuesto la charla va más allá de la heterosexualidad o de un componente binario varones y mujeres, pero es cierto que para muchas mujeres los varones quedaron muy lejos y que los varones aún más cercanos al progresismo, a los cuestionamientos, a los sectores feministas por un lado no han soportado la palabra de las mujeres y este deseo de las mujeres y por otro lado están desorientados, no saben qué hacer o cuál es su lugar”, analiza.

Por eso después de deconstruir el amor hay un nuevo desafío que también está aggiornado con la época, que es el desafío de cómo encontrarnos. “Un desafío que en lo político no puede segmentar a mujeres y varones sino a movimiento sociales y políticos que estén más fortalecidos frente a la avance de la ultraderecha. Entonces esta pregunta de qué hacer con los varones tiene que tener una respuesta, tiene que tener un diálogo”.

Peker considera que los varones tienen que estar a la altura de la interpelación histórica de las mujeres, tienen que poder escuchar en lo político, en lo social, en lo sexual y en lo afectivo y “también que las mujeres y los feminismos tenemos que poder encarar diálogos para poder salir con una situación superada. Tanto e lo político y social como en lo político y en lo afectivo”.

Y evalúa que la escena del diálogo, de poder hablar, de poder preguntarnos, es una escena importante.

“Es un momento político en que las mujeres hemos encontrado respuestas, estamos encendida, fervorosa, apasionados, y que algo de eso es un puente que se les puede extender a los varones. No para que complazcan nuestros deseos solamente, sino para que puedan encontrar sus deseos propios. Pero eso no se puede hacer si hablamos cada uno su propio lenguaje, si escribimos libros pero los varones no los leen, si ellos se ponen a haber citas en Tinder pero después no quieren construir ni volver a ver a nadie. Porque ahí hay un aislamiento que tiene cruces sin escucha, diálogo ni construcción”.

Y agrega: “Creo que es el momento de la reconstrucción tanto sexual como socia y que esta charla implica ese desafío. Nos podemos escuchar y volver a pensar si es posible el encuentro amoroso”.

Comentarios