Edición Impresa, Policiales

Apareció y se esfumó

Declaró Luis Paz: dijo no tener motivos para matar al Pájaro

Prestó declaración informativa, afirmó saber que los Monos no asesinaron a su hijo Martín y se fue a su casa.


Luis Paz, el hombre más nombrado en las crónicas policiales de las últimas semanas, con motivo del juicio que se llevó adelante por el  homicidio de Claudio “Pájaro” Cantero, se presentó este jueves en los Tribunales y prestó declaración informativa ante la jueza Delia Paleari, dijeron voceros del caso. A grandes rasgos, Paz contó que no estaba vinculado con el crimen y que si bien le molestaba la relación –de seis años– entre el Pájaro y su hija Mercedes ese no era un motivo para matarlo, añadieron. Además afirmó que Los Monos no están vinculados con el asesinato de su hijo Martín “Fantasma” Paz, ocurrido ocho meses antes que el crimen del Pájaro. En ese sentido aseguró que sabía perfectamente quiénes eran los homicidas y que dos de ellos estaban muertos y uno preso. En el mismo caso, la Fiscalía presentó la apelación del fallo que absolvió a tres imputados por el crimen y deslizó “prejuicios” judiciales contra el clan Cantero.

En medio de un gran operativo de seguridad y un total hermetismo, ayer por la tarde Paz –cuyo paradero era desconocido al momento del juicio por el caso Cantero– se presentó en el juzgado de Paleari, donde era requerido a partir de la investigación por el crimen del Pájaro. Es que si bien la fiscal Cristina Herrara había pedido que Paz prestara declaración informativa –bajo leve sospecha– antes de que comenzara el proceso oral que absolvió por falta de pruebas a Luis “Pollo” Bassi, Facundo “Macaco” Muñoz y Milton Damario por la muerte del Pájaro, eso nunca ocurrió. Después, durante el juicio, la figura de Paz volvió a aparecer como quien pudo haber puesto el dinero para contratar a Macaco y a Damario como los sicarios del Pájaro. Incluso la ex mujer de la víctima, Lorena Verdún, contó que un testigo del homicidio –luego también asesinado– fue quien responsabilizó a Paz y a las personas que llegaron a juicio.

Los funcionarios judiciales le dijeron ayer a Paz que “la evidencia lo compromete como instigador” del homicidio del Pájaro, aunque tras su declaración quedó en libertad, dijeron los voceros consultados.

Una fuente judicial contó que Paz se desvinculó ayer de las acusaciones ante Paleari y el fiscal Gonzalo Fernández Bussy: dijo que si bien nunca le gustó que su hija Mercedes fuera la pareja del Pájaro, no lo mataría por eso.

Con respecto a la muerte de su hijo Martín, quien fue asesinado en septiembre de 2012, dijo saber perfectamente quiénes eran los asesinos, que no están vinculados con la banda de Los Monos y que dos de ellos están muertos y uno preso, dijeron las fuentes.

Sobre Los Monos dijo en cambio que se beneficiaron con la muerte de su hijo, ya que Martín prestaba plata y Los Monos le debían, añadieron los voceros.

Sobre Bassi sostuvo que sólo lo vio una vez, con motivo de la compra de un auto, y sobre los otros acusados dijo que nunca se los cruzó.

Fundamentos de apelación

La Fiscalía interpuso un recurso de apelación contra la sentencia que dictó la absolución de Bassi, Muñoz y Damario en el crimen del Pájaro, ocurrido el 26 de mayo de 2013 en las cercanías del boliche Infinity Night. Los fiscales Cristina Herrera y Enrique Paz cuestionaron el fallo dictado por el tribunal pluripersonal compuesto por Julio Kesuani en la presidencia, María Isabel Más Varela e Ismael Manfrín, en trece puntos de los fundamentos de la decisión que los magistrados tomaron por unanimidad. Si bien la presentación se realizó el martes pasado, aún resta fijar una audiencia oral donde se tramitará la apelación y determinar el o los vocales que intervendrán en el caso.

Para la Fiscalía, el tribunal no realizó una valoración de los elementos indiciarios en forma integral “de acuerdo con la ciencia y la sana crítica”. Los fiscales sostuvieron que la existencia de prueba directa, en este tipo de casos donde hay complejidad evidente, hace casi imposible este tipo de elementos probatorios. A la vez, afirmaron que los jueces hicieron una valoración segmentada de la prueba.

La Fiscalía sostuvo que, si bien los imputados no declararon sobre el hecho durante el juicio, se habilitó la incorporación de las indagatorias que estos acusados brindaron durante el proceso, de las que surgen contradicciones y ellas no fueron tomadas en cuenta por el tribunal.

“Prejuicio” contra los Monos

Otro punto de discusión son las escuchas telefónicas, especialmente a la familia de la víctima, que no fueron valoradas, según refieren en la apelación. La Fiscalía se pregunta por qué. Desliza la presencia de un “prejuicio” hacia la familia Cantero, que está involucrada en otra causa, y ello le quita peso a sus dichos cuando resulta ilógico que un familiar de una víctima señale como autor a alguien que no lo es, sostuvo una fuente judicial.

Los mensajes de texto de Macaco –uno de los principales indicios de su participación– no quedaron fuera de la queja fiscal. Según el tribunal, la acusación no explicó cómo este imputado estuvo efectuando disparos con arma de fuego al tiempo que mantenía una casi continua comunicación telefónica. Según la Fiscalía,  en dicha línea telefónica existe una franja horaria de 15 minutos donde no hubo mensajes ni llamadas –desde las 5.36 y las 5.51–, a lo que sumó que hay un mensaje donde el imputado sostiene que está en el boliche Infinity Night y se va al bailable La Brújula –ubicado a pocos metros y propiedad de Bassi– y además las celdas lo ubican en el lugar. “Es un indicio de presencia y oportunidad”, sostuvo la Fiscalía y aclaró que el ataque se produjo en movimiento y duró segundos.

Además, los fiscales suman la filmación de una Ford EcoSport (auto presuntamente utilizado para el ataque) que fue descrita por dos de los sobrevivientes al ataque y, a criterio de la acusación, coincide con una filmación de una cámara de seguridad que toma el paso de un vehículo de estas características en la franja horaria en la que Muñoz no se comunica, refiere la apelación.

Temor de morir

La Fiscalía sostiene que los imputados no huyeron por miedo sino, que lo hicieron en forma organizada algunos días después, en los que hay que tomar en cuenta el contexto del momento. Hay una escucha a la que hacen mención donde un hombre, identificado como Enzo C. –llamado a indagatoria aunque en estado de libertad– habla presuntamente con Muñoz y le dice que se cuide y que se lleve “la metra y los chalecos”. Que no se regale, ya que las calles iban a estar pobladas de policías. La Fiscalía sostiene que no se tuvo en cuenta un anexo con transcripciones de escuchas que provienen de la causa donde se investiga una asociación ilícita y la familia Cantero es la principal implicada. Tampoco se valoraron los informes policiales “que dieron indicios de participación primaria” en el caso, ni que los imputados que dijeron no conocerse tenían números de teléfonos correlativos.

En cuanto a los testigos de oídas, especialmente el testimonio brindado por la ex mujer del Pájaro y la hermana de Lisandro Mena, uno de los acompañantes de Cantero que fue herido en el hecho –en diciembre de ese año fue asesinado en zona sur–, la Fiscalía echó mano a las reglas de Puerto Rico en cuanto a las pruebas de referencia. Refirió que esta normativa internacional sostiene que debe valorarse el testimonio cuando el testigo ocular tenga temor de morir por el hecho o haya muerto y haya brindado información a otro testigo no presencial.

En este caso, la Fiscalía puntualizó sobre la hermana de Mena, quien declaró en el caso y refirió ser testigo de lo que su hermano le contó a la ex mujer de Cantero sobre los homicidas. En cuanto a la crítica de que no se tomó una declaración judicial a Mena, la Fiscalía sostuvo que durante la instrucción el director del  proceso era el juez Hernán Postma –los encausamientos fueron firmados luego por el magistrado Juan Andrés Donnola–, a lo que sumó que dadas las circunstancias cabía la clara posibilidad de que el muchacho no declarara ante la Justicia, y recalcó que Mena firmó su alta voluntaria para retirarse del hospital tras el ataque. También sumó que la defensa había solicitado que se acusara por falso testimonio a esta joven, pero que el tribunal lo rechazó. Por lo tanto, consideró que es un testimonio creíble.

Comentarios