El Hincha

Qatar 2022

De tierra santa y hechos de barrio: los clubes formadores de los jugadores de la Selección Argentina

Todos los futbolistas de la “Scaloneta” habitaron clubes de barrio, o de pueblo, antes del desarraigo que significa mudarse de ciudad o país para llegar a la elite deportiva


Gentileza: Secretaría de Deporte y Turismo.

Lionel Scaloni se emociona hasta las lágrimas cuando ve lo que está sucediendo en Pujato, su ciudad natal. Seguramente se acuerda de sus primeros pasos por Sportivo Matienzo.

Espacio de contención, transformación y crecimiento. Habitar un club es habitar un territorio en el que todos son padres y todos son hijos sin importar el apellido y la sangre. Es aprender, compartir, amar, y porque no, sufrir. Los clubes de barrio son formadores no sólo de deportistas, también de personas. No importa la estructura, puede ser una cancha de tierra y dos arcos improvisados. Puede ser de fútbol, básquet, patín, vóley, bochas o partidas eternas de cartas.

Muchas veces el patio de la casa, la escuela, los amigos y la familia. Cada persona que pasó por ellos, lo recuerda. No importa si ahora está en el sillón de su casa viendo un partido de fútbol por televisión o si está jugándolo en un Mundial.

En la ciudad que vio nacer al mejor jugador del mundo, los clubes son refugio. Messi comenzó a patear en Abanderado Grandoli, Ángel Di María en El Torito y Ángel Correa en el club 6 de mayo.

Todos los futbolistas de la “Scaloneta” habitaron clubes de barrio, o de pueblo, antes del desarraigo que significa mudarse de ciudad o país para llegar a la elite deportiva.

Franco Armani, otro de los santafesinos de Selección, comenzó a jugar a la pelota en el Club Atlético Aprendices Casildenses. Gerónimo Rulli, hoy en Villarreal, del Ateneo Popular de La Plata.

Las raíces del Dibu Martínez comenzaron a crecer entre la arena y el mar de Mar del Plata, en el Club General Urquiza, Talleres y San Isidro. Las del “Cuti” Romero en San Lorenzo de Córdoba. Nahuel Molina antes de viajar a Barcelona, transitó el Club Náutico Fitz Simón de Embalse, en Córdoba, y Marcos Acuña en Don Bosco de Zapala de Neuquén.

Nicolas Otamendi jugó desde los 8 años en Vélez, en Buenos Aires, pero antes recorrió las instalaciones Club Barrio Nuevo de San Fernando y Villa Real, de Devoto.

Montiel del Club Social y Deportivo El Tala de González Catán. Juan Foyth del Club Victoria de La Plata. Pezzella del Club Kilometro Cinco de Bahía Blanca. Lisandro Martínez de Urquiza de Gualeguay de la Provincia de Entre Ríos. Nico Tagliafico del Club Villa Calzada en Rafael Calzada, Exequiel Palacios de Junta Vecinal José Ingenieros de la localidad de León Suarez, Guido Rodríguez de Cristo Rey José María Bosch de Santos Lugares. El Papu Gómez arrancó en el Club Rojos de Gerli. Alexis Mac Allister del Club Parque. Paulo Dybala de Sportivo Laguna Larga de Córdoba y Thiago Almada de Santa Clara de Ciudadela.

Lautaro Martínez se crió en Liniers de Bahía Blanca, Julián Álvarez en el Club Calchín, en Córdoba, Rodrigo De Paul aprendió mucho de lo que sabe en Belgrano de Sarandí. Leandro Paredes en una Sociedad de Fomento, en La Justina en San Justo, Buenos Aires, y Enzo Fernández en el Club La Recova de Villa Lynch.

Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos, Tucumán, La Pampa, Neuquén y Buenos Aires. De tierra santa y hechos de barrio.

Comentarios

10