Edición Impresa, Policiales

alocada persecución

De Rafaela a Ceres, un escape inaudito

El camionero, Gustavo V., de 27 años y oriundo de Jujuy, fue trasladado al hospital local con lesiones pero fuera de peligro.


Un camionero que trasladaba ropa desde Buenos Aires hacia Jujuy quedó detenido este martes tras rehusarse a detenerse en un control policial en Rafaela e iniciar una persecución que se extendió por 240 kilómetros y culminó en la localidad santafesina de Ceres, informaron fuentes del Ministerio de Seguridad provincial.

El camión detuvo su marcha en Ceres.

Según pudo averiguar El Ciudadano, el camión, de marca Scania, trasladaba ropa desde la conocida feria La Salada –de Lomas de Zamora– hacia Jujuy y había sido contratado por un grupo de comerciantes que viajó en un convoy de cuatro colectivos porque no les está permitido sobrecargar los micros con mercadería.

La alocada persecución arrancó cerca del mediodía, luego de que el viajante burlara, por motivos desconocidos, un operativo vehícular en Rafaela. Pasó luego por la ciudad de San Cristóbal a alta velocidad, para finalmente detener su marcha a la altura del cementerio de Ceres, a 420 kilómetros de Rosario, tras intentar esquivar un retén en la ruta, perder el control y chocar contra un árbol.

El camionero, Gustavo V., de 27 años y oriundo de Jujuy, fue trasladado al hospital local con lesiones pero fuera de peligro.

Reclaman la mercadería

Mónica viajó desde Jujuy al popular mercado bonaerense La Salada en uno de los micros con el tour de compras que contrató el camión. Mientras hablaba con este diario viajaba hacia Ceres para intentar recuperar la mercadería. “La Secretaría de Transporte nos exige no llevar muchos bultos en el colectivo, por eso alquilamos un camión”, consignó. Junto a otras 200 personas, viaja a Buenos Aires a la célebre feria de forma habitual para luego revender la ropa.

La comerciante remarcó que es “todo mercadería legal, con papeles; somos monotributistas”. Y calculó que cada bulto que lleva el camión cuesta entre 20 y 30 mil pesos.

El convoy de colectivos había salido el domingo por la noche desde Jujuy y planeaba regresar este miércoles a la madrugada, explicó Mónica, quien contó que tiene 37 años y trabaja desde los 8. Negó rotundamente que el chofer se “haya atrincherado”. Su determinación es recuperar la ropa secuestrada por Gendarmería. “La ropa es de nosotros”, aseveró.

Comentarios