Ciudad, Edición Impresa

se hizo la luz

De a poco, empieza a rodar Mefro Wheels

El lunes empezarán a poner en condiciones la fábrica de llantas para retomar la labor.


Un grupo de 30 trabajadores de Mefro Wheels empezará a trabajar la semana que viene en la puesta en condiciones de la fábrica de llantas del oeste de Rosario que está cerrada desde febrero, según confirmó a El Ciudadano Ricardo Cicarelli, uno de los nuevos dueños. Después de que este jueves el empresario declarara en un medio radial que aún no le habían conectado la luz, la energía eléctrica llegó por la tarde y hoy se espera que pase lo mismo con el gas. Queda aún la definición de la Justicia porteña en relación al acuerdo de alquiler entre los dueños de Mefro y los nuevos inversores de Cirubón, de los hermanos Cicarelli; de ese convenio dependen las indemnizaciones de los 170 operarios. El resto de las incorporaciones a la fábrica será en tandas y una vez que la planta empiece a producir. La fecha de apertura aún es incierta y dependerá también del compromiso de comprar de las terminales automotoras.

En diálogo con este diario, Ricardo Cicarelli sostuvo que ayer fue conectada la luz en la planta de Lagos al 5500 y que se espera que hoy pase lo mismo con el gas. “La semana que viene comenzará a trabajar un primer grupo de entre 20 y 30 empleados, que empezarán a poner en condiciones la fábrica para su apertura y puesta en funcionamiento”, dijo el también dueño de la fábrica de repuestos automotores Cirubón, de Villa Gobernador Gálvez. Para el empresario poner la planta en funcionamiento es la prioridad debido a los compromisos con las terminales automotrices.

En declaraciones a LT8 Cicarelli sostuvo que aún falta que la Justicia porteña avale el contrato firmado entre su empresa y Mefro Wheels para tomar posesión formal de la planta. El acuerdo estipula que Cirubón alquilará a Mefro las instalaciones por quince años, con revisión de los montos a pagar cada cinco.

Según Pablo Cerra, abogado de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) de Rosario, del convenio dependen también las indemnizaciones de los 170 trabajadores. Igualmente aclaró que los tiempos que transcurrieron son los usuales para este tipo de transacciones.

Historia del conflicto

La crisis en la única fábrica de llantas del país comenzó a fines del año pasado.

El 2 de enero los trabajadores de Mefro Wheels fueron desafectados de sus tareas. Los 170 empleados de la firma alemana se anoticiaron de la situación al llegar a la planta, cuando el gerente general les informó que no podían ingresar porque no había materias primas para trabajar. Desde ese día custodiaron la puerta de la empresa para resguardar las maquinarias, únicas garantías de la continuidad laboral. El 12 de enero acordaron en el Ministerio de Trabajo provincial volver a poner la fábrica en funcionamiento. Con ese objetivo, cedieron el dinero de los sueldos para la compra de materias primas.

El cese de actividades se dio en el marco del traspaso de la compañía a las manos de una empresa, también alemana, dedicada a reestructuración financiera y que, incluso, fue asociada a los fondos buitre. Tres meses antes, la Unión Obrera Metalúrgica había denunciado una situación de autovaciamiento ya que corría la sospecha de que la empresa matriz alemana estaba vendiendo llantas directamente a las terminales argentinas, principales clientes de Mefro Wheels.

Durante 2016 las llantas entraron de Brasil, Asia y Europa a competir con la industria local. Además, la compañía alemana empezó a vender las llantas directamente a las terminales argentinas, bajando considerablemente los niveles de producción de la planta de Rosario.

En el 2015 Mefro Wheels Rosario fabricó 800 mil llantas para las terminales nacionales. Un año después, la producción se desplomó; cerró en apenas 300 mil ruedas.

Lo cierto es que después de 90 días de conflicto, el 4 de mayo pasado la firma de autopartes automotrices Cirubón, radicada en el Parque Industrial de Alvear, acordó reactivar la fábrica de llantas y reincorporar a 100 trabajadores.

De las negociaciones participó el Ministerio de la Producción de la provincia, que  contactó a los nuevos titulares y los responsables en Alemania para que se llegue al acuerdo, en el que intervino además la Unión Obrera Metalúrgica.

Comentarios