Edición Impresa, Espectáculos

Presentación

Daniel Feliú habla de su libro “García Lorca, el duende en Rosario”

Daniel Feliú habla de su libro “García Lorca, el duende en Rosario”, sobre la visita a la ciudad del poeta granadino en diciembre de 1933.


Tres años antes de ser asesinado en Granada, Federico García Lorca pasó un día y medio en Rosario, entre el 22 y el 23 de diciembre de 1933. Llegado al país por el estreno de Bodas de sangre, el poeta y dramaturgo más influyente de la literatura española del siglo XX visitó algunos rincones de la ciudad, caminó por las calles de centro, dio una conferencia, visitó a parte de su familia, tomó el té en la confitería de La Favorita y hasta estuvo tocando el piano en el Club Español.

Interesado por la obra de Lorca desde hace mucho tiempo, pero también por la particularidades de su vida, el actor e investigador local Daniel Feliú entendió hace poco más de tres años, tras el hallazgo de esa información, que algo debía hacer con eso. Ese deseo se convirtió finalmente en un libro que desde el anecdotario y las crónicas de la época reconstruye el paso del gran Federico por la ciudad.

El libro en cuestión, García Lorca, el duende en Rosario, que pertenece a la Colección Testimonio de Baltasara Editora, tendrá su presentación esta tarde, a partir de las 19.30, en el Túnel 4 del Centro Cultural Parque de España (Sarmiento y el río), con la participación de Pablo Bilsky y Liliana Ruiz, además de una intervención artística basada en textos del gran poeta granadino.

“La idea nació hace poco más de tres años; este proceso arranca con una crónica de la época de la visita de Lorca a Rosario, que era el único testimonio escrito que había quedado. Una de esas crónicas es de Horacio Correas, que lo conoció, y otra, posterior, es de Raúl Gardelli, que retoma la de Correa y le agrega información. De hecho, la nota de Gardelli sobre Lorca en Rosario apareció hace unos años en la revista Vasto mundo, allá por el 2000”, adelantó Feliú. Y agregó: “Me atrajo la información por una natural inclinación por la historia y por saber más acerca de lo que había pasado con su visita. Todo eso derivó en un viaje a España, estuve en Granada, en Andalucía, llevado por el flamenco que me apasiona. Una vez allí visité los lugares que Federico había transitado, estuve en la casa donde vivió. Todo eso me llevó a pensar, primero, en algo vinculado con el teatro. Pero la investigación, que tuvo muchos momentos y etapas, derivó finalmente en la escritura del libro”.

Respecto de la visita de Lorca a Rosario, Feliú rememoró: “Lorca estuvo en Rosario casi un día y medio. Llegó el viernes 22 de diciembre de 1933 al mediodía, y volvió a Buenos Aires el sábado por la tarde. Durante ese lapso, hizo muchas cosas; lo que aparece en el libro es sólo lo que pude comprobar y documentar. En realidad, llegó a Rosario para ofrecer una conferencia que tenía por título «Juego y teoría del duende», una de las tantas que ofreció en su vida, y Rosario fue la única ciudad del interior que tuvo esa suerte. Pero también vino a la ciudad porque aquí vivían algunos de sus primos, en el barrio de Arroyito, y hasta un noviazgo trunco de uno de esos parientes fue el disparador para que escribiera «Doña Rosita la soltera»”. Y completó: “Entre otras cosas, lo llevaron a conocer el Hospital Español, estuvo tomando el té en la confitería que estaba en la tienda La Favorita, presenció una Juerga Andaluza, que es un típica fiesta popular familiar, y también estuvo en el Club Español, donde dejó su firma y su dedicatoria y estuvo tocando el piano, momento que retrata una foto maravillosa que quedó para el recuerdo”.

Acerca del autor

Daniel Feliú es actor, egresado de la Escuela Provincial de Teatro y Títeres N° 5029. Como tal, participó en una serie de montajes y espectáculos de humor. Entre los más recientes, se destacan Antígona Vélez, El Malentendido, Lo mismo que el café y Artificio casamiento. Más allá de haber publicado en conjunto con otros autores, este es su primer libro, material que tuvo como antesala una nota sobre el mismo tema publicada en el suplemento “Señales”, del diario La Capital.

Comentarios