El Hincha

Rally

Dakar 2019, primera etapa

La carrera más dura del mundo que se realiza en suelo peruano comenzó con el catarí Nasser Al-Attiyah ganando en autos


El argentino Nicolás Cavigliasso se adjudicó este lunes la primera etapa del Dakar en cuatrimoto y se ubicó adelante de su compatiota, Jeremías González Ferioli, quien quedó en el segundo lugar y el checo Tomás Kubiena que fue tercero.

El piloto, de 27 años, recorrió un circuito de 83 kilómetros cronometrados es esta etapa, que recorrió en 1 hora, 17 minutos y 15 segundos, con lo que se convirtió en el primer líder de esta categoría, en la prueba que este año se desarrolla en tierras peruanas.

Este desempeño coloca al volante oriundo de la localidad de General Cabrera, Córdoba, en sucesor del chileno Ignacio Casale, actual campeón de la categoría, y ponerse a la par de los hermanos argentinos Marcos y Alejandro Patronelli, grandes animadores de anteriores ediciones.

El cordobés se impuso con una ventaja de 3 minutos y 55 segundo sobre su inmediato perseguidor, Ferioli, y de 8 minutos y 22 segundos sobre Kubiena.

La actual edición del Dakar se desarrolla en tierras del antiguo imperio Inca, en Perú, con diez etapas entre el 7 y el 17 de enero, con medio millar de participantes que recorrerán 5.000 kilómetros, entre los cuales, 3.000 serán cronometrados.

El catarí Nasser al-Attiyah (Toyota) ganó ayer la primera etapa del Dakar-2019 de 331 kilómetros, 84 de ellos cronometrados, entre Lima y Pisco, y de pasó tomó la delantera en la clasificación general.

Al-Attiyah, ya coronado dos veces en el célebre rally, firmó un tiempo de 1 hora, 1 minuto y 41 segundos y aventajó a los dos coches Mini: el del español Carlos Sainz por 1 minuto y 59 segundos, y el del polaco Jakub Przygonski, con otro segundo adicional.

“Siempre es bueno ganar, estoy contento con el auto, estoy satisfecho”, declaró un feliz Al-Attiyah.

“El coche progresó en comparación con el año pasado, conocimos el terreno, pasamos varias veces por esta región.

Sabíamos a dónde íbamos, era perfecto tener un poco de velocidad, pero no demasiado, así que tuvimos que empujar, ese era el plan”, resumió el piloto catarí.

El veterano francés Stéphane Peterhansel, también de Mini, terminó séptimo a 2 minutos y 57 segundos, mientras que Sébastien Loeb (Peugeot) finalizó 13ro a 6 minutos y 7 segundos.

Los favoritos lo habían prometido: no atacarían fuerte de entrada. Y no solo porque el ganador de la primera etapa debe abrir la segunda, sin disfrutar del trazado de las motocicletas, que tradicionalmente salen primero.

Con un recorrido de lo más exigente, se trata principalmente de limitar los errores para llegar primero a Lima, el 17 de enero, al final de un Dakar que se disputa íntegramente en Perú y es cien por cien arenoso.

“No atacamos en exceso, manejamos como sabemos hacer, tranquilos”, reconoció Mathieu Baumel, el copiloto francés de Al-Attiyah.

“Ahora, sabemos que mañana, corremos el riesgo de perder uno, dos o tres minutos… quizás más. Siempre es un poco complicado cuando no hay rastros”, añadió Baumel.

Quintanilla, segundo en motos

En la categoría de motocicletas, el español Juan Barreda Bort (Honda) ganó la primera etapa con un tiempo de 57 minutos y 36 segundos.

Barreda Bort, de 35 años y oriundo de Torreblanca, se llevó su 23a etapa en la historia de la carrera con 1 minuto y 34 segundos de ventaja sobre el competidor chileno Pablo Quintanilla (Husqvarna) y 2 minutos con 52 segundos sobre el piloto oriundo de los Estados Unidos Ricky Brabec (Honda).

El primer francés, Adrien van Beveren (Yamaha), nativo de Hazebrouck, fue cuarto, tres segundos después del norteamericano.

Este martes el Dakar-2019 se traslada a San Juan de Marcona para una etapa de 553 kilómetros, 342 de ellos cronometrados.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios

10