Edición Impresa, País

D’Elía consideró a Rabbani como “un tipo decente”

Así calificó el militante kirchnerista al ex funcionario iraní imputado en la causa Amia, con quien se reunió.

El dirigente kirchnerista Luis D’Elía calificó ayer como “un tipo decente” al ex funcionario iraní Moshen Rabbani, imputado en la causa por la voladura de la mutual judía Amia, mientras que el Ejecutivo nacional salió a despegarse de sus opiniones al asegurar que el líder piquetero “no integra el gobierno ni fija” las posiciones oficiales.

“Estoy convencido que es un tipo decente”, dijo D’Elía sobre Rabbani, prófugo de la Justicia argentina, tras la controversia que generó su encuentro con el ex funcionario iraní durante su reciente viaje a Teherán.

Además, el líder de la Federación Tierra y Vivienda (FTV) cuestionó al fiscal de la causa por el atentado a la Amia, Alberto Nisman, luego de que éste criticara su encuentro con Rabbani. El titular de la Central de Movimientos Populares afirmó en declaraciones televisivas: “El fiscal es un sionista que está muy alejado de la independencia judicial”.

“Será la Justicia, sin influencia de la Mossad y la CIA, la que demuestre si (Moshen Rabbani) es culpable o inocente, pero todavía no lo ha hecho”, afirmó D’Elía. Nisman había señalado anteayer que “la reunión con un prófugo como Rabbani por parte de D’Elía es una provocación para con los familiares de las víctimas, la comunidad judía argentina y las autoridades argentinas”.

El fiscal fue contundente con el referente kirchnerista al sostener que “no es serio”, y adelantó que analiza “si corresponde volver a citarlo” como testigo en la causa del atentado.

En tanto, luego de que la comunidad judía pidiera un pronunciamiento de la Casa Rosada, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, aclaró que D’Elía “no integra el gobierno ni fija sus posiciones”, y afirmó que el hecho de que el líder de la FTV “vaya o no a Irán, es una cuestión de él”.

El ministro agregó que la presidenta Cristina Kirchner “ha sido clara con respecto a los imputados por la Justicia argentina: tienen que ser extraditados y rendir cuentas por sus actos en el país”.

El viaje del dirigente kirchnerista a Irán generó un fuerte rechazo de la comunidad judía argentina debido a su encuentro con Moshen Rabbani, ex agregado cultural iraní en la Argentina y uno de los principales imputados por el atentado contra la Amia que el 18 de julio de 1994 dejó como saldo 85 muertos y más de 300 heridos.

Comentarios