Edición Impresa, Política, Últimas

Cumbre Cristina y Mujica: nada por aquí, nada por allá

“Iniciamos un proceso, ni la presidenta ni yo somos magos, no somos Mandrake”, dijo el uruguayo.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner y su par de Uruguay, José Mujica, destacaron ayer el reencauzamiento definitivo de las relaciones entre ambos países tras el conflicto por la instalación de la pastera Botnia cerca de la localidad uruguaya de Fray Bentos, y remarcaron el respeto al fallo de la Corte Internacional de La Haya. Pero no hubo definiciones tras el encuentro.

La mandataria argentina estuvo acompañada del canciller Jorge Taiana; del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández; y del secretario General de la Presidencia, Oscar Parrilli; mientras que Mujica asistió junto al canciller uruguayo, Luis Almagro.

Luego de reunirse en la quinta presidencial de Olivos, la jefa del Estado sostuvo: “Hoy estamos en el comienzo de un proceso que definiría de reencauzamiento definitivo de lo que nunca debió dejar de ser la relación entre los dos países”, y en el mismo sentido se expresó el mandatario uruguayo.

Cristina reafirmó además “la vocación política de acatamiento del fallo de la Corte de La Haya” y señaló: “Sabemos que éste es el único camino posible para evitar conflictos”.

La presidenta informó que ambos jefes de Estado van a dar mandato a la Comisión Administradora del Río Uruguay (Caru) para vigilar la tarea de la cuestionada pastera Botnia y el impacto ambiental que pueda provocar sobre el río Uruguay, que separa a un país de otro.

“En este proceso de reencauzamiento de nuestras relaciones, la próxima vez que nos reunamos no será sólo por la cuestión del conflicto, sino una reunión donde reconstruyamos la agenda bilateral y abordemos otros temas en los cuales trabajar”, dijo la presidenta argentina en tono armónico.

Al respecto, Cristina adelantó que el próximo encuentro se realizará en la localidad uruguaya de Anchorena, entre el 26 y 31 de mayo.  El objetivo es normalizar la relación entre ambos países, con una larga historia en común.

A su vez, Mujica sostuvo tras el encuentro de ayer en Olivos: “Ha sido muy doloroso este conflicto, y los hombres aprendemos más del dolor que de la bonanza”.

“Este acatamiento es hijo del interés más profundo de nuestras sociedades, dentro de ello, resucitar la Caru para que pueda cumplir una tarea de vigilancia, porque esto es parte de un problema creciente que van a tener todas las sociedades y los ríos de la tierra”, agregó el presidente uruguayo.

“Esto va a llevar su tiempo, pero no puede ser que un problema como éste nos obstaculice una agenda de problemas pendientes, la navegación de los ríos, el problema del gas, los puertos”, dijo el presidente de Uruguay.

“Vamos a respetar las reglas del juego porque es lo que más le conviene a nuestras sociedades para despejar los caminos de los conflictos”, agregó Mujica.

El mandatario uruguayo señaló: “Con el encuentro de ayer iniciamos un proceso, pero ni la presidenta ni yo somos magos, no somos Mandrake. Necesitamos apostar a un proceso de etapas sucesivas, donde la sociedad palpite confianza en los datos que nos tendrá que aportar la ciencia”.

Pedido de disculpas

Por otra parte, el presidente uruguayo desestimó que su país deba pedir “disculpas” a la Argentina por el conflicto desatado a partir de la instalación de la pastera en la ciudad de Fray Bentos, que como reacción generó el corte del puente internacional que une a esa localidad con Gualeguaychú.

“Las disculpas se piden a los novios”, sostuvo Mujica al ser consultado sobre esa posibilidad. El mandatario se pronunció de esa manera al salir de la Cumbre Judicial Iberoamericana que se realizó en Uruguay, antes de viajar a la Argentina para reunirse con Cristina.

Comentarios