El Hincha Mundial

Alemania 1974

Cruyff, rey sin corona


La cita de 1974 fue probablemente la peor en la historia de Argentina. Sospechas de soborno, peleas internas y un pésimo nivel futbolístico fue el saldo para el elenco nacional en su excursión a tierras teutonas, donde brilló la Naranja Mecánica de Johan Cruyff pero se coronó la Alemania de Franz Beckenbauer.

El desempeño de la Albiceleste fue espantoso. Ya se veía venir para los más atentos, especialmente luego de la tremenda paliza 4-1 que se habían comido con el combinado de Rosario en ese recordado amistoso disputado el 17 de abril en el Parque Independencia, cuando el Trinche Carlovich se convirtió en leyenda y Mario Alberto Kempes empezaba a insinuar lo que sería.

Vladislao Cap fue el conductor de ese equipo, que pasó con lo  justo la primera ronda del Mundial tras caer 3-1 en el debut con Polonia (brillaban Grzegorz Lato y Kazimierz Deyna), igualar 1-1 con Italia y golear 4-1 a la débil Haití.

Fue entonces que surgió la versión de una “sospechosa valija”, que luego de una “vaquita” de jugadores argentinos, con 25.000 dólares para repartir entre los polacos para que vencieran a Italia y lograr la clasificación. Muchos años después fueron varios los protagonistas que confirmaron los hechos.

Lo cierto es que únicamente sirvió para ahorrarse el papelón de volverse en la ronda inicial, ya que en segunda fase, que estaba integrada por cuatro equipos, en el primer partido Holanda se encargó de propinarle un baile histórico que finalizó 4-0 y desnudó todos los males criollos. Después llegó una derrota 2-1 con Brasil y ya eliminado empató 1-1 con Alemania Oriental.

La recordada Naranja Mecánica enfrentó en la gran final a Alemania Federal, que en la etapa anterior se impuso sobre Yugoslavia (2-0), Suecia (4-2) y Polonia 1-0. El encuentro definitorio tuvo pasajes emotivos y ante la sorpresa de muchos, el local ganó 2-1 y obtuvo así su segundo Mundial.

En tanto que el tercer puesto quedó en poder de Polonia, que tuvo al goleador del torneo con 7 conquistas: el pelado Grzegorz Lato, autor de la única emoción en el duelo ante Brasil que definió el podio.

El entrenador campeón: Helmut Schon (Alemania)


 

Aún es dueño del récord de 25 partidos como DT en mundiales. Consiguió el título en 1974 y un subcampeonato en Inglaterra 1966 y un tercer puesto en México 1970. Además se coronó en la Eurocopa de Bélgica 1972 y en la siguiente disputada en Yugoslavia terminó tercero.

La figura: Johan Cruyff (Holanda)


Dueño de una visión única y una categoría maravilloso, el fabuloso jugador nacido en Ámsterdam se convirtió en el mejor intérprete de un equipo que enamoró a propios y extraños con el denominado “fútbol total”. Lamentablemente no pudieron coronar un gran Mundial con el título.

El goleador: Grzegorz Lato (Polonia)


Considerado uno de los mejores futbolistas de todos los tiempos en su país y uno de los futbolistas en su posición más rápidos y vertiginosos de los años 1970 y comienzos de 1980, explotó en el Mundial de Alemania. Cuenta la leyenda que corrió los 100 metros en 10 segundos…

La perla negra: Carlos Caszely (Chile)


Ídolo de Colo Colo y gloria del fútbol trasandino, para el resto del planeta pasó a la historia al convertirse en el primer jugador en recibir una roja directa en una cita mundialista, luego de golpear al defensor alemán Berti Vogts en la fase de grupos.

Curiosidad

¿Es lógico que alguien no quiera jugar en un Mundial? Pepe Santoro tuvo una anécdota bastante particular en la cita de 1974. Cuando el cuerpo técnico que comandaba Vladislao Cap lo designó para atajar en el último partido de la segunda fase, con Argentina ya eliminada luego de caer 2-1 con Brasil y de comerse cuatro con Holanda, el reconocido y ganador arquero de Independiente se rehusó terminantemente: “No me tuvieron en cuenta durante la gira, nunca jugué, no me siento seguro”. En realidad, Pepe destilaba ira porque creía haber hecho méritos para ser titular desde el primer día por sobre Daniel Carnevali. Su deserción le abrió la puerta a un debut histórico: contra los germanos atajó un jovencísimo Ubaldo Matildo Fillol, héroe de la consagración argentina en el Mundial siguiente.

 

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios