Policiales

Historia llena de sangre

Cruce de la muerte: tras 87 días, otro crimen en AO12 y 14

El pasado 11 de noviembre de 2017 asesinaron a Javier Gaitán, Brian Alexis Rodríguez y Rodrigo Silva en el mismo lugar donde hoy mataron a Jonathan Funes. Algunos investigadores dan cuenta que esta tarde intervino hasta la misma camioneta que hace menos de tres meses.


El 11 de noviembre del año pasado ocurrió un ataque similar al de hoy, en el que murió Jonathan Funes. Fue en el mismo lugar, y en apariencia por los mismos enfrentamientos entre Funes y Caminos. Algunos investigadores daban cuenta que intervino hasta la misma camioneta.

Lo cierto es que el de 11 de noviembre fue un ataque espectacular. Javier Gaitán salió a las 14 de la cárcel de Piñero, como cada sábado desde hacía cuatro meses. Esta vez lo pasaron a buscar en un Fiat Palio otros tres hombres. Cuando el auto que él mismo conducía había hecho unos pocos kilómetros por la ruta A012, y estaba a medio camino entre las rutas 14 y 18, en dirección a Rosario, desde otro vehículo llovieron balas. Cuando todo terminó en el auto quedaron tres cadáveres y un joven con un tiro en la cabeza que pudo sobrevivir. Todas las víctimas tenían domicilio en zona sur, afirmaron fuentes del caso. Y Gaitán compartía celda con René Ungaro, a quien le atribuyen ser la cabeza de una banda opuesta a los Caminos. Además de Gaitán murieron Brian Alexis Rodríguez y Rodrigo Silva, de 15 años. El cuarto ocupante del rodado, de quien sólo trascendió su nombre de pila, Alejandro, de 22 años, recibió un disparo en la cabeza.

El primer rastrillaje por la zona dejó en evidencia la violencia del hecho, informaron voceros policiales y judiciales. Personal de la división Criminalística detectó 17 vainas servidas de tres calibres diferentes: 9, 3.80 y 11.25 milímetros.

Sobre el joven encontrado muerto al volante, Gaitán, se informó que gozaba desde hace cuatro meses del beneficio de salidas transitorias. Había cruzado la puerta del penal de Piñero minutos antes de que él y sus compañeros fueran acribillados sobre la ruta. Vivía en el asentamiento conocido como Villa La Lata y cumplía una condena dictada hace cuatro años por robo calificado agravado, resistencia a la autoridad y abuso de arma. Otra fuente del caso precisó que la condena a cumplir era de seis años y como llevaba tres (y no cuatro) estaba a un año de acceder a la libertad condicional. “Estaba alojado en el mismo pabellón que uno de los homicidas de Roberto «Pimpi» Caminos (ex jefe de la barra de Newell’s ejecutado en 2010), un enemigo declarado de los Monos, que están alojados en otro lugar, el pabellón 7”, coincidieron distintos voceros de la investigación.

Nota relacionada

Salía con permiso de la cárcel de Piñero y lo acribillaron junto a otros dos jóvenes

Si te gustó esta nota, compartila