Ciudad, Edición Impresa

fue seleccionado por la nasa

Crónicas marcianas: estudiantes de la UNR diseñaron proyecto para casas en Marte

Se trata de estudiantes y graduados de la UNR que idearon un proyecto para construir casas en el planeta Marte.


Un grupo formado por alumnos y graduados de la UNR fue elegido entre los veinticinco mejores del Space Apps Challenge de la Nasa a nivel global. El equipo llamado PulsAr optó por el desafío “Pequeños espacios, grandes ideas” y formuló el proyecto HábitAR, destinado a la construcción de casas para Marte, que podrán ser utilizadas en futuras colonias humanas en el planeta rojo.

La competencia reunió durante 48 horas, y en forma simultánea, a desarrolladores, diseñadores, ingenieros, artistas, científicos y emprendedores en 180 ciudades de todo el mundo. Los participantes desarrollaron y presentaron soluciones originales y viables a distintas problemáticas relacionadas con la vida en la Tierra o el espacio.

Nominados en la categoría Best Mission Concept (concepto de mejor misión) junto con otros cuatro equipos de Italia, Brasil, Singapur y Kuala Lumpur, el grupo local está formado por los estudiantes de ingeniería electrónica Oscar Castro, Rubén Buchardo y Juan Emilio León –éste último es además licenciado en Administración–. Además de Fernando Álvarez de Igarzábal que es ingeniero mecánico, aeronáutico e investigador y David Góngora que es técnico electrónico.

Ahora, en la instancia final, el equipo de la UNR podrá viajar a Washington y Florida, Estados Unidos si su proyecto es seleccionado como el mejor.

El proyecto propone utilizar una impresora 3D adaptada para resistir las condiciones de Marte y como material de construcción el mismo material de la superficie marciana que, según ellos mismos destacan, resiste la atmósfera del planeta. No debe ser transportada desde la Tierra y por su constitución es totalmente viable para esta tarea.

La composición de la superficie de Marte es muy similar a la de la provincia de Misiones en Argentina, por lo que se puede experimentar previamente en condiciones parecidas y así extrapolar resultados y aumentar las posibilidades de éxito.

Además del exterior, diseñaron los distintos espacios que conforman la base, como dormitorios, espacios comunes, baños, un “garage” para las naves espaciales, y una cámara de despresurización para adaptar las diferencias de presión que hay entre la atmósfera marciana y el interior, más similar al de la Tierra. Como el desafío original era diseñar el interior de la base, PulsAr tuvo que pedir autorización para realizar el hábitat completo.

Como ellos mismos destacan, el suyo no es sólo un trabajo de diseño, sino que se trata de una investigación con basamento científico, está completamente fundamentada y es realizable. Consideran que se trata de un diseño resistente, funcional y esperan que las próximas misiones al espacio puedan utilizar alguno de sus aportes, por ejemplo la misión tripulada a Marte que planifica la Nasa para el año 2030.

Los integrantes de PulsAr forman parte de un equipo más amplio que trabaja en el desarrollo de diferentes proyectos. El año pasado trabajaron con el grupo Effictron en el diseño de un traje espacial que luego fue presentado en el Noveno Congreso Argentino de Tecnología Espacial.

En el desafío de este año, la intención del grupo era seguir trabajando en este proyecto al que le habían realizado muchas mejoras, pero en esta versión del Space App Challenge Nasa, no se encontraba entre las problemáticas a abordar. Sin abandonar su interés por los viajes espaciales, PulsAr utilizó su experiencia previa para el desarrollo de la nueva propuesta y lograron quedar entre los mejores 25, entre más de 2.000 trabajos presentados a nivel global.

Napearte

El otro equipo rosarino elegido, aunque no alcanzó la instancia de los 25 mejores, fue Napearte. El grupo eligió el desafío “¿Dónde está el agua?”. Como respuesta desarrollaron un sistema de monitoreo on line cooperativo de las napas de agua. Se nutre de la información provista por colaboradores externos, como pueden ser constructores, comunas, productores agrarios que ya tienen hecho un reconocimiento, junto con un sistema de sensores que confeccionó el mismo equipo.

El conocimiento de la ubicación exacta de las napas de agua, su profundidad y posibles cambios es un gran aporte para la planificación urbana y rural. En las ciudades permite construir zonas seguras que no van a hundirse  y evitar inconvenientes futuros.

Otro equipo multidisciplinario en el evento

Napearte es un equipo multidisciplinario que se conformó el mismo día de la presentación del evento porque les interesaba la problemática. De sus ocho integrantes, cuatro son jóvenes estudiantes de la Universidad Nacional de Rosario. Juliana Consolati es alumna de tercer año en el Instituto Politécnico Superior, Florencia Gómez Fava cursa el primer año de licenciatura en física, Ignacio Seret es alumno de la licenciatura en ciencias de la computación y Juan Manuel Lombardi, estudia las licenciaturas en química y biotecnología de la Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacia. Del equipo también formaron parte Ignacio De la Merlina, desarrollador informático, los ingenieros agrónomos Andrés Paquinelli y Andrés Giandoménico, y Gabriela Bazzani, diseñadora en indumentaria.

Los jóvenes estudiantes resaltaron el buen nivel de los trabajos presentados y la importancia de participar en una competencia de este tipo, donde aprendieron muchísimo y trabajaron bajo presión. Para la mayoría de los integrantes de Napearte era la primera vez que formaban parte de una experiencia similar.

Su trabajo ya fue solicitado por distintas localidades de Santa Fe para resolver problemas de desarrollo urbano. El programa aún no se encuentra disponible para su uso, pero una vez finalizado el certamen podrá ser utilizado por quien esté interesado y respete las reglamentaciones establecidos por la Nasa.

Comentarios