Edición Impresa, Política

Justicia y Política

Cristina convocó a formar “un gran frente ciudadano”

De vuelta al ruedo y con críticas al gobierno actual, la ex presidenta pidió “unidad” para defender “derechos adquiridos”.


Después de declarar ayer por escrito ante el juez Claudio Bonadio y recusarlo, en el marco de la causa que investiga la venta de dólar futuro, la ex presidenta Cristina Kirchner habló a la multitud que la acompañó desde un pequeño palco montado frente a los tribunales de Comodoro Py en el barrio porteño de Retiro. Apuntó al Poder Judicial como “cómplice” de los mayores atropellos, se declaró “perseguida” política, acusó al mandatario Mauricio Macri de llevar adelante en sus 120 días de gobierno “las mayores calamidades” y convocó a formar un “gran frente ciudadano” en oposición a Cambiemos.

“Me pueden meter presa, pero no pueden hacerme callar”, dijo Cristina durante su discurso que se extendió por una hora, transmitido “en cadena” por todos los canales de TV, y que marcó su vuelta a la escena política tras concluir su mandato el 10 de diciembre del año pasado.

“Hay una matriz comunicacional, política y judicial que se extiende en toda la región para identificar a los proyectos nacionales y populares con la corrupción”, dijo la ex mandataria, mientras se escuchaban cánticos bajo la lluvia contra Clarín, el Poder Judicial y Macri.

En este marco, la ex presidenta convocó a conformar “un gran frente ciudadano”, y clamó que no son los dirigentes los que cambian la historia, sino “los pueblos”.

Cristina pidió a su militancia que convoque en este frente ciudadano a todas las personas, que “no se le pregunte a nadie a quién votó ni de qué partido es, sino cómo le está yendo, mejor o peor”, porque –dijo– “todos, kirchneristas y no kirchneristas, van a tener que pagar las cuentas de luz, de gas y de electricidad” con los aumentos.

La ex presidenta dijo que le preocupaba que con los “graves problemas” que existen, “la gente esté convencida” de que el país va “por el buen camino”.

En referencia a las demás causas en las que se la investiga a ella, y a otros funcionarios de su gobierno, la ex mandataria ironizó que mientras buscaban “la ruta del dinero K” se encontraron con “la ruta del dinero M”, en alusión a los Panamá Papers, de los que surgió una sociedad offshore constituida por Franco y Mauricio Macri.

Además apuntó directamente contra Macri y recordó que el presidente tuvo “una causa por contrabando de autos en los ochenta”, cuando formaba parte del directorio de Sevel, una empresa del Grupo Socma.

Dijo también que “quieren ir por los derechos adquiridos que los argentinos ganaron en estos 12 años de gobierno” y que “si pudieran, prohibirían la letra K del abecedario”.

La ex presidenta fue más lejos y afirmó que son “imposibles tantos atropellos a la democracia sin la complicidad del Poder Judicial”, y propuso la realización de una “gran jornada de reflexión nacional”, en la que la gente “apague la televisión, la radio y sin diarios”, para que “cada uno, introspectivamente, piense cómo estaba antes del 10 de diciembre y cómo vivió los últimos 12 años”.

También pidió a la militancia que estén “todos muy tranquilos” porque la pueden “citar 20 veces más” y “meter presa”, pero no va a “dejar de decir” lo que piensa, y les pidió que “no vean” su citación como “un ataque a una persona” y que “recuerden” que su caso no es “el único de una ex presidenta perseguida”, al recordar los casos de Hipólito Yrigoyen y Juan Domingo Perón.

La ex presidenta indicó también que “ningún empleado público” tiene que tener “miedo de militar”, y que los argentinos necesitan “libertad para volver a soñar”. Pidió que los partidos políticos no sean “estigmatizados”, y en este marco aludió a la situación de la dirigente social Milagro Sala, que –señaló– “no sabe de qué se la acusa”.

Cristina Fernández dijo también que “los medios se cansaron de editorializar” acerca de que se iba a “postular a algún cargo por los fueros”, para poder sortear así las medidas judiciales en su contra, y señaló que los únicos fueros que tiene son “del pueblo”.

Sin nombrarlos, la ex presidenta deslizó críticas al jefe del bloque de senadores del FpV-PJ, Miguel Ángel Pichetto, y al ex director de Ansés y actual diputado nacional Diego Bossio.

“Quiero que me traigan a un diputado o un senador y que me diga en la cara que votó algo porque yo lo obligué. Tengo el orgullo de haber dictado escasísimos (decretos de necesidad y urgencia) y uno de ellos fue para crear la asignación universal por hijo”, resaltó la ex jefa del Estado.

En tanto, se refirió a los dirigentes que en los últimos meses abandonaron el FpV, a quienes les pidió que respeten la voluntad popular.

Aclaró que guardó “un respetuoso silencio por la voluntad popular” que votó a Mauricio Macri, pero pidió que “también la tiene que respetar el gobierno, porque ganó diciendo que no iba a devaluar, y no iba a echar, ni hacer ajustes”, al tiempo que exhortó a sus militantes a que “no se enojen con otros argentinos por haberle creído”.

Comentarios