País, Últimas

Cristina: “No es soberanía inglesa, sino colonización”

En el acto central a 28 años de la guerra, la presidenta denunció la posición británica actual sobre las islas. Ex combatientes presentan proyecto “La Presidenta puso lo que otros no se animaron”

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner señaló ayer que la posición de Gran Bretaña sobre las islas Malvinas “no es soberanía sino un ejercicio de colonización”, al encabezar en Ushuaia el acto central por el Día del Veterano de Guerra y los Caídos en la guerra, al cumplirse el vigésimo octavo aniversario del inicio del conflicto bélico. Además, la mandataria cuestionó el papel del Reino Unido en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), a la última dictadura militar por ocultar a los veteranos y a quienes quisieron olvidar la soberanía argentina en las islas.

“Malvinas no sólo es una cuestión nacional o caprichosa de un país por su jurisdicción territorial, debe ser un ejemplo universal de la sociedad que queremos. Malvinas es una mancha que el mundo debe curar y borrar”, afirmó.

También volvió a criticar al gobierno británico por “correr con fantasmas, tratando de decir al mundo que los argentinos vamos a tomar las islas”.

“La vieja inteligencia (del Reino Unido) debería entender que este gobierno no será visto por el mundo como un ejercicio militar”, explicó.

Ante la mirada de 200 ex combatientes y familiares que llegaron desde distintos puntos del país a la ciudad fueguina, la jefa del Estado volvió a fustigar con dureza la actitud del gobierno del Reino Unido.

“Pretender soberanía a 14 mil kilómetros de distancia no es sostenible jurídica y geográficamente, pero por sobre todo por sentido común. No es soberanía, es un ejercicio de colonización, tal vez una de los únicos del siglo XXI”, aseguró la presidenta.

La ceremonia se desarrolló en el monumento a los caídos emplazado en Ushuaia frente al Canal de Beagle y la mandataria estuvo acompañada por la gobernadora de Tierra del Fuego, Fabiana Ríos, y la ministra de Defensa, Nilda Garré.

También presenciaron el acto, el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, brigadier general Jorge Chevalier; y los titulares del Ejército, teniente general Luis Pozzi; de la Armada, almirante Jorge Godoy, y de la Fuerza Aérea, brigadier general Normando Costantino.

La presidenta recordó la guerra de Malvinas como ciudadana de la Patagonia, y aseguró que “tal vez en el Norte, en la Capital Federal, la guerra era un relato mediático, un mal y falso relato mediático” y subrayó que los que estaban allí veían “salir aviones y jóvenes que tal vez no retornaban”, con la “amenaza” permanente de que podían bombardear Río Gallegos.

Luego, Cristina apuntó contra la última dictadura militar que luego de la guerra “no sólo ignoraban a los combatientes, era algo peor, los escondían”. También cargó contra otros gobiernos, en especial el de Carlos Menem, que tras la guerra comenzaron: “Un proceso de desmalvinización como una estrategia sutil e inteligente para lograr el propósito final que los argentinos renunciáramos a lo que nos corresponde por historia, por sentido común y por geografía”.

A su turno Cristina afirmó que la posición del gobierno británico de “pretender soberanía a 14 mil kilómetros de distancia no es sostenible jurídica y geográficamente, pero por sobre todo por sentido común”. E indicó que lo que realiza el Reino Unido “no es soberanía sino un ejercicio de colonización, tal vez uno de los únicos del siglo XXI”.

En el tramo final, la presidenta aclaró que continuará luchando “con perseverancia en todos los frentes y foros nacionales e internacionales para plasmar la injusticia, la incoherencia de un mundo que persigue vivir en paz y respetar las fronteras del otro”.

“No puede ser que se le reclame a otros países más débiles el cumplimiento de las resoluciones de la ONU en cualquier ámbito y sin embargo uno de ellos pueda violarlas desde 1982 hasta la fecha”, señaló.

Comentarios