Policiales

Juicio a Los Monos

“Cristian Floiger fue víctima de una interna policial”

Este lunes, en los alegatos, el fiscal Gonzalo Fernández Bussy, que a comienzos del proceso pidió para Cristian Floiger 6 años de prisión, solicitó la absolución argumentando que hay falta de evidencia. El Ciudadano dialogó con el abogado del policía. Conocé los detalles.


El fiscal Gonzalo Fernández Bussy. Foto: Juan José García

La Fiscalía comenzó los alegatos en el marco del juicio que tiene en el banquillo a la llamada banda de Los Monos, en el que se juzga a civiles y policías por asociación ilícita y cinco homicidios. La única sorpresa de la jornada fue que el fiscal Gonzalo Fernández Bussy, que a comienzo del proceso pidió para el ex jefe de Inteligencia de la Dirección de Prevención y Control de Adicciones de Santa Fe, Cristian Floiger, ahora se bajó de la acusación. Argumentó que hay falta de evidencia contra Floiger, que llegó en libertad al juicio. Al bajarse la acusación es probable que el juez lo desvincule de la causa. Cristian Hernán Floiger fue detenido en 2013 y está acusado por asociación ilícita por facilitar información a la banda.

El abogado de Floiger, Rodrigo Mazzuchini, dijo a El Ciudadano que no le sorprendió que los fiscales desistieran de la acusación, pero le pareció a destiempo. “Me  dio pena porque perdió la carrera, el matrimonio y el buen nombre que no lo va a recuperar jamás”, sostuvo Mazzuchini.

Y aclaró que su cliente trabajaba como policía en la Unidad Regional XVII de San Lorenzo. Y en 2013 fue nombrado en Inteligencia de la Dirección de Prevención y Control de Adicciones de Santa Fe. “Poco después que lo nombraran hace varios operativos exitosos. Y ahí empezó el problema”, sostuvo el  letrado.

De acuerdo con lo que fueron reconstruyendo durante el juicio, el problema fue que ese lugar era altamente codiciado por policías de la disuelta Brigada de Judiciales, que antes habían estado en Drogas y querían retomar ese lugar. “Ese lugar lo ambicionaban Cristian Romero y Ariel Lotito, ellos querían volver a su viejo puesto. Yo enmarco la detención de Floiger por nada en la ambición de estos policías por ocupar ese lugar”, indicó el abogado. “Eso no es algo que infiero, sino que reflejan las conversaciones que se escucharon en el juicio y que mantenían estos policías”.

Y recordó que la prueba que lo incriminaba vino de la mano de un testigo encubierto, Aron Trévez, quien declaró en el juicio que fue llevado al despacho del juez Juan Carlos Vienna, donde le hicieron firmar una declaración que él no leyó y que entre otras responsabilizaba a Floiger.

Después de ese episodio, en el que a Trévez le prometieron mejorar su situación procesal, surge de una escucha entre Tréves y un policía, Germán Almirón, que también estaba preso y que perteneció a la Brigada de Judiciales, que no le habían cumplido. Y en ese marco es que surge el plan para matar al juez Vienna, a quien en el audio llaman “salchicha” y al fiscal Guillermo Camporini.

Mazzuchini es cauto a la hora de hablar del juez Vienna. “No sé si supo o no lo que le hicieron firmar a Trévez, pero la firma fue en su despacho. Y lo que muestra el caso de Floiger es que una persona puede terminar sentada en el banquillo de este juicio por cualquier cosa”, destacó.

Declaración

El 28 de diciembre último, Floiger tomó la palabra en el juicio. Y apuntó contra Cristian Romero. Dijo que quería ocupar su cargo e “indujo al error” al juez Juan Carlos Vienna. “En tres o cuatro meses que estuve en el cargo desbaraté organizaciones. En procedimientos se llegó a secuestrar hasta 300 kilos de marihuana. Venía en ascenso. Me detuvieron y me sacaron el teléfono, no me allanaron la casa, no estoy en ninguna escucha con los coimputados, no requisaron mi vehículo. No se hizo nada para intentar conseguir pruebas en mi contra. No estoy ni mencionado”, dijo ante los jueces.

Floiger recordó que su vinculación con la causa 913/12 está basada en una declaración testimonial de Arón Tréves, quien a su vez en el juicio aseguró que esa acta fue “completada” por personal de la ex División Judiciales. “Fui objeto de una feroz interna policial. Todos los presuntos integrantes de la banda se hacen llamar por apodos. ¿En qué cabeza cabe que me haga llamar como Floiger, siendo que hay cuatro con ese apellido en todo el país?”.