Policiales, Últimas

Violencia sin fin

Crisis en Seguridad; nuevos funcionarios y nuevas renuncias en medio de una ola de violencia

 “Creemos que Claudio Brilloni es la persona que necesita el Ministerio de Seguridad. Tiene una conducción férrea y firme”, dijo Lagna este miércoles al poner en funciones al nuevo secretario de  Seguridad, que llegó a ser jefe de Gendarmería en Rosario bajo la gestión de Patricia Bullrich


 

El ministro de Seguridad Jorge Lagna tomó juramento al gendarme retirado Claudio Brilloni como secretario de Seguridad Pública en reemplazo de Jorge Bortolozzi, a quien le pidieron la renuncia luego que realizara un viaje a Panamá y Nicaragua en plena escalada de homicidios en Rosario. Además, el jefe del Servicio Penitenciario pidió la renuncia a su cargo. Todo esto ocurre en el marco de una escalada de muertes violentas que suman 90 en cuatro meses, balaceras por todos lados, y amenazas de bombas en distintos lugares de la ciudad. En ese marco, el intendente Pablo Javkin envió un proyecto a la Legislatura para que los municipios puedan opinar en seguridad, incluso vetar y votar a los jefes policiales. La crisis no da tregua y más allá de renuncias y proyectos de ley, nada hace pensar que haya una salida para el problema. Sobre todo porque eta semana se conoció el faltante de armas secuestradas por la misma policía y la falta de patrulleros para hacer frente al problema, al menos con móviles.

“Creemos que Claudio Brilloni es la persona que necesita el Ministerio de Seguridad. Tiene una conducción férrea y firme”, dijo Lagna este miércoles al poner en funciones al nuevo secretario de  Seguridad, que llegó a ser jefe de Gendarmería en Rosario bajo la gestión de Patricia Bullrich en la cartera de Seguridad de la Nación.

Lagna también se refirió a la salida de Bortolozzi: “Él me avisó que se iba de viaje a través de un mensaje de Whatsapp. Nunca me dijo para dónde iba ni para qué. Lo que está diciendo ahora me tiene sin cuidado”.  “Los funcionarios públicos deben asumir las consecuencias de los actos que llevan a cabo”, dijo Lagna.

Al respecto Bortolozzi fue tajante: “Claramente los narcos nos están infiltrando a la Policía y ese es un tema central que está oculto estos días precisamente por «El viaje de Bortolozzi a Nicaragua»”, advirtió. Recordó que la semana pasada planteó este tema como un “escándalo” en la reunión de Seguridad con legisladores, “y a los pocos días esto termina descubriendo la Justicia con un allanamiento en Empalme Graneros”.

“Si el viaje mío, que entiendo que no es grave, es tema de discusión durante 48, 72 horas, evidentemente alguien quiere distraer la atención, alguien no puede dar respuestas de lo que ha ocurrido, alguien se siente responsable y quiere que todo el mundo mire para otro lado. Eso es lo más preocupante, cuando se toman chivos expiatorios en lugar de decir «Esto es lo que está ocurriendo y esto es lo que yo propongo»”, sostuvo. Y aclaró: “Lo dejo al margen al gobernador, no me consta del ministro. Me baso en hechos, en cuanto a cómo se fueron sucediendo los acontecimientos”.

Sobre la situación de violencia que atraviesa la ciudad Lagna aseguró que están llegando patrulleros. “Aspiro a que lleguen a Rosario 180. Y estamos entrando a los talleres 65 móviles más para la ciudad”. Y  dijo que el gobierno nacional “tiene un atraso en la instalación de la unidad móvil de Gendarmería. Aníbal Fernández me ratificó en una reunión que tuvimos recientemente que la unidad va a estar funcionando en Rosario con mil gendarmes”.

Lagna festejó los allanamientos hechos por los fiscales Valeria Haurigot y Franco Carbone –donde fueron detenidos dos núcleos de Los Monos, entre ellos Máximo Ariel “El Viejo” Cantero y Patricia Celestina Contreras–. “Hace rato que vengo diciendo que se estaba sembrando el terror para delinquir. Hoy se detuvo a Cantero y a 20 personas más”.

Sobre llovido, mojado

Este miércoles, el director del Servicio Penitenciario de Santa Fe, Walter Ataide, renunció a su cargo luego de la salida del secretario de Seguridad, Jorge Bortolozzi que lo  había designado en ese cargo.

El tema de las cárceles no es menor en Santa Fe. La mayoría de los detenidos de alto perfil siguen operando desde los penales y cada tanto surge la necesidad de replantear la manera en que funciona el sistema. El problema es que Bortolozzi fue subsecretario de Asuntos Penitenciarios y al ser ascendido ese lugar nunca se cubrió su lugar. A esto se le suma la renuncia del director. El único funcionario que quedó en el área es  Walter Gálvez.

 

Comentarios