Policiales

Juicio oral

Crimen por encargo: purgarán 18 años de cárcel

Mataron a un pibe e hirieron a otro, a quienes una mujer los acusó de llevarse drogas de su casa, lo que nunca se probó. Este lunes fueron condenados a 18 años de cárcel. La instigadora del hecho está prófuga


Foto: gentileza La Capital

Emanuel Miño tenía 18 años y una hija recién nacida. Lo mataron en la puerta de su casa, donde estaba con varios  amigos. Una mujer que vendía drogas lo había señalado como una de las personas que le robó los estupefacientes y consiguió que lo mataran. Le pegaron 14 tiros. A mediados de junio se inició un juicio oral contra dos acusados, la mujer fue imputada como instigadora y se esfumó tras lograr un arresto domiciliario. El tribunal a cargo Alejandro Negroni, Román Lanzón y Mónica Lamperti dio a conocer este lunes el veredicto. Condenó a los tiradores. Víctor “Narigón” Aguirre deberá purgar 18 años y medio por el crimen y las lesiones ocasionadas a otro muchacho que estaba en el lugar mientras que Jorge “Mati o Remati” González cumplirá seis meses menos de sanción que su compinche. El fallo no se encuentra firme.

La zona de Urquiza al 8500 se conoce como Camino de las Carretas. Allí vivía Magalí Z., alias la Gringa o Maga. A unas 10 cuadras vivía Emanuel Miño con su pareja. La mujer vendía drogas y sufrió un robo en su casa. Le reventaron la puerta y se llevaron estupefacientes y plata, contó el fiscal Adrián Spelta.

La Gringa le pidió a un vecino que la llevara hasta la casa de Víctor “Narigón” Aguirre, quien según el fiscal era su proveedor. El hombre le aseguró que se iba a encargar del tema, explicó. El 30 de abril de 2015, faltaba poco para la medianoche cuando llegó un auto con el Narigón, Gringa y otro ocupante y en una moto Honda Tornado apareció Jorge “Mati o Remati” González con otro muchacho.

Magalí lo llamó a Jonatán Pelusa A., que estaba en el grupo junto a Miño. Se inició una discusión. La mujer señaló a Pelusa y a Miño como las personas que entraron a su casa. Narigón sacó su arma y apuntó contra Miño. González hizo lo mismo. Primero le dieron un culatazo en la cabeza al pibe y lo desvanecieron, después vinieron los tiros. La víctima recibió 14 balazos mientras que Jonatan A. resultó herido pero logró escapar de los disparos.

Miño fue derivado a un hospital aunque falleció como consecuencia de los balazos recibidos. Poco después Magalí Z. fue detenida en su casa como instigadora del crimen. La mujer fue imputada y logró un beneficio al tramitarse la prisión preventiva, se fue a su casa con un arresto domiciliario y se esfumó. Actualmente permanece prófuga.

Con respecto a los tiradores, ambos fueron identificados. El Narigón fue detenido en el Heca tras sufrir un accidente de tránsito. Se sacó una foto en la habitación del hospital en octubre de 2015 y la subió a una red social. La Fiscalía ubicó la foto y el muchacho marchó preso. Ya había sido detenido su compinche Jorge Mati González.

El dúo fue llevado a juicio oral que inició a mediados del mes pasado. Mariano Romero defendió a Narigón Aguirre y la defensora oficial Alejandra Paolini a González. Ambos dijeron ser cadetes y se desvincularon del hecho. Pero los jueces Alejandro Negroni, Román Lanzón y Mónica Lamperti concluyeron que la versión fiscal y de la querella a cargo de Jorge Bedouret se probó en el debate. Resolvieron condenar a Víctor Aguirre a la pena de 18 años y medio de prisión mientras que Jorge González recibió una condena de 18 años.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios

Te invitamos a comentar y a debatir. Esta es un área abierta al intercambio de ideas. Nos reservamos el derecho de eliminar un comentario si su contenido es fóbico (basado en conceptos de raza, orientación sexual, nacionalidad, religión, género, etc.), o se entiende como una amenaza o un ataque personal hacia otro comentarista o hacia alguna otra persona vinculada. Cualquier mensaje que consideremos que no contribuye a la discusión abierta, respetuosa o participativa será eliminado.