Policiales

Una voz en el teléfono

Crimen en La Bombacha: “¿Así que sos sapo ahora? Te vamos a matar. Hermanito, matalo”

Así, por videollamada, interno de Piñero vinculado a la banda del Peruano Rodríguez Granthon ordenó que asesinaran a joven que había ido a comprar droga. Por el hecho, fue imputado el apuntado como tirador mientras que el que dio la orden será acusado en los próximos días

Gentileza La Capital

Un joven de 27 años fue imputado por cumplir la orden de un preso sindicado como el “jefe de los sicarios” que ordenó el crimen de Brian Francisco Giménez por videollamada. La víctima fue amordazada y atada a una silla plástica y asesinada tras la orden emanada desde la cárcel, al parecer por una deuda de drogas. El interlocutor dijo: ¿Así que sos sapo ahora? Te vamos a matar. Hermanito, matalo”. Y el matador gatilló.

El hecho ocurrió el 3 de octubre del 2022 en el interior de una casa vacía que se encuentra en un pasillo donde funciona un búnker de drogas, en Juan B. Justo al 8700. En ese lugar retuvieron a Brian Francisco Giménez, un joven de 25 años con problemas de adicción, quien se supone les debía dinero.

La víctima fue amordazada y atada con cables. Para la Fiscalía, César Alberto V. y otra persona que aún no fue identificada sentaron a la víctima en una silla plástica, la amordazaron con un pedazo de tela que sacaron de una cortina que había en el lugar y la maniataron con cables.

Luego llamaron a Brian Emanuel Villalba, quien se encuentra detenido en la cárcel de Piñero, el que le recriminó un problema interpersonal que habían tenido. Después le preguntó a la víctima si era “sapo”, le dijo que lo iban a matar y dio la orden, que fue ejecutada.

Giménez recibió un tiro en la cabeza y para la fiscalía el ejecutor fue César Alberto Villalba a quien el fiscal Adrián Spelta imputó por el delito de homicidio simple agravado por uso de arma de guerra y portación de arma, mientras que quien dio la orden no fue imputado debido a que no aceptó ser representado por un defensor público, alegando tener abogado propio.

Según informó el fiscal Spelta, la casa en la que se cometió el homicidio funcionaba como búnker hasta que fue desmantelada por un allanamiento en el que resultaron detenidos José Luis Lator, alias Negro Caravana, y Susana B. Posteriormente Cesar Alberto Villalba continuó vendiendo droga para ellos, quienes responden en última instancia al ciudadano peruano Julio Rodríguez Granthon, contó una fuente del caso.

El juez Florentino Malaponte que presidió la audiencia tuvo por formalizada la imputación y dictó la prisión preventiva de César Alberto Villalba por el plazo de ley. Además se solicitó una nueva audiencia para imputar a Brian Emanuel Villalba por el hecho.

Comentarios

10