Edición Impresa, Policiales

Fin de semana violento

Crimen del almacenero: imágenes claves para dar una pista

El fiscal Rafael Coria, que investiga el homicidio del comerciante Edgardo Picatti, reveló que hay una filmación que tomó una cámara de una casa lindera al local que arrojó algunos datos y además aseguró que había un auto en la puerta del comercio.


El fiscal de la Unidad de Homicidios Dolosos, Rafael Coria, citó a una conferencia de prensa donde brindó datos sobre el crimen del almacenero Edgardo Picatti. El funcionario sostuvo que están trabajando sobre una filmación que tomó una cámara de una casa lindera al local, que arrojó algunos datos,  aunque prefirió no profundizar sobre las imágenes que captó el dispositivo electrónico. Otro dato que está ahondando es la presencia de un automóvil en la escena del hecho.

La noche del sábado Picatti atendía, junto a su mujer, un almacén que explotaban en el frente de su vivienda. El hombre, que fue empleado municipal, tenía 65 años y fue asesinado dentro de su local en un presunto intento de robo, según el fiscal. El hecho se produjo a pesar de las medidas de seguridad que tenía en el comercio, como atender a través de una reja. Eran cerca de las 21.30 cuando Picatti, su mujer y un cliente se encontraban en el comercio. Un hombre llegó y pidió, por la ventanita “10 pesos de pan”.

Según refirió Coria en ese momento se generó una confusión ante la desesperación de la mujer de Picatti, que observó un arma que llevaba el agresor. Y éste efectuó un disparo que impactó en la frente de la víctima y le causó la muerte en forma instantánea. El atacante huyó sin ningún botín, si bien la Fiscalía sostuvo que no descarta ninguna hipótesis, refirió que la principal es el intento de robo.

Al cierre de esta edición el autor  no está identificado aunque hay elementos que pueden despuntar este dato. Coria prefirió no profundizar en esas evidencias aunque sostuvo que trabajan sobre la presencia de un auto en el lugar del hecho y sobre la cámara de seguridad de un vecino que apunta hacia el almacén. La filmación fue observada por el fiscal el día del crimen y “algo” logró captar, por lo que PDI está trabajando en las imágenes.

En cuanto al autor, sostuvo que se está trabajando en una descripción de la fisonomía del hombre, que aún no está identificado. Si bien hubo una primera versión que podría haber escapado por los techos, ello fue descartado incluso por el mismo Coria, quien afirmó que no lo creía potable ya que las viviendas que lindan con el almacén son de muy fácil acceso.

Otros dos homicidios

El fiscal aprovechó para brindar información sobre otros dos homicidios más que ocurrieron el fin de semana. Uno de los hechos tuvo lugar cerca de las 23 del sábado en Cúllen y Sorrento cuando un hombre baleó a otro en la espalda. La víctima fue identificada como Jesús Soto. El fiscal sostuvo que hay testimonios que identifican a los presuntos agresores, por lo que  está trabajando en su identificación. En cuanto al móvil, sostuvo que no hay una única versión, la primera refirió que personas quisieron entrar a una fiesta donde no estaban invitados y ante la negativa se generó una discusión que terminó a los tiros. Pero otra sostiene que había un problema de vieja data entre víctima y victimario.

El último hecho de sangre del fin de semana ocurrió el domingo. Durante la mañana un hombre apareció calcinado en un descampado de Pérez. El fiscal sostuvo que la alerta la dio un vecino del lugar aunque hasta el momento no hay testigos del hecho. Del preinforme de autopsia surge que la víctima recibió 5 puñaladas y un fuerte golpe en la cabeza. Coria consideró probable que el hombre fue asesinado en el lugar donde se encontró el cuerpo. Allí además se secuestró una chuza casera que podría haberse utilizado. La víctima fue identificada  como Sergio Bariecheval, un hombre de 31 años oriundo del Chaco que hace algunos años vivía en la zona de Cabín 9, y que no tenía en su haber condenas, sólo una imputación por encubrimiento.

Comentarios