Policiales

Muerte en Coronda

Crimen de Tubi Segovia: condenan a cuatro miembros de la banda de Alexis Caminos

El 24 de abril de 2018, Tubi Segovia fue sorprendido en su celda por cuatro internos que lo inmovilizaron con un cable en el cuello y lo asesinaron de 36 puñaladas en Coronda. Este jueves, un tribunal de la capital provincial los condenó a penas que van desde los 25 a 20 año de cárcel


Rubén Ariel "Tubi" Segovia en los Tribunales provincial de Rosario. Foto archivo: Juan José García.

Rubén Ariel “Tubi” Segovia, de 29 años y uno de los fugaces referentes del paravalanchas leproso con liderazgo en Tablada y el Fonavi de Lola e Hipócrates, fue asesinado a traición en abril del año pasado en el pabellón de Coronda que compartía con los lugartenientes de su aliado del barrio Municipal, Alexis Caminos. Esa tarde estaba en la celda cuando un interno le pasó dos cables por el cuello y lo inmovilizó mientras otros tres le descargaron 36 puñaladas. A poco más de un año, los cuatro implicados aceptaron en un juicio abreviado condenas por su autoría en la ejecución de Tubi.

En ese marco, un tribunal de la capital provincial dictó 20 años de prisión para Kevin Javier Duarte y Juan Manuel “Juanchi” Almada, este último primo de Alexis. A Pablo Nicolás Caminos le impusieron 24 años de prisión mientras que Horacio Enrique Benaventos fue condenado a 25 años. A Caminos y Benaventos se le unificaron penas anteriores, ya que contaban con sentencias a 15 y 17 años de prisión respectivamente por homicidio.

La alianza entre Tubi y Alexis –hijo del asesinado ex líder de la barra brava de Newell´s Roberto “Pimpi” Caminos– comenzó a aparecer en las crónicas policiales en marzo de 2016, cuando la Justicia federal puso presa a Rosa Caminos y desbarató parte de la banda de barrio Municipal en una causa por venta de drogas al menudeo.

Las bandas enemigas de los clanes Caminos y Segovia, que respondían a los Funes y Ungaro, tomaron esas detenciones como una ventaja para avanzar y afianzar el poder en zona sur: Tablada, República de la Sexta, Municipal, Fonavi de Lola Mora e Hipócrates y barrio Grandoli (también conocido como Fonavi del Parque del Mercado).

Los cruces duraron poco más de dos años, se cobraron medio centenar de víctimas fatales y dejaron casi el doble de heridos por armas de fuego. Esa disputa también llegó al paravalanchas leproso que tuvo en ese mismo año el asesinato consecutivo de dos de sus líderes: Matías “Cuatrerito” Franchetti y Maximiliano “Cabezón” La Rocca, que se sumaron con decenas de balaceras y heridos.

Aquel año y sindicado como hombre de Los Monos, Tubi fue nombrado referente de la barra del club del Parque pero su liderazgo duró sólo unos meses, ya que en octubre de 2016 fue detenido cuando ingresó baleado al Heca. Tras su recuperación quedó alojado en la Unidad 11 de Piñero y el 6 de febrero de 2018 fue trasladado a la Unidad 1 de Coronda.

Tubi cumplía prisión preventiva por tres homicidios en los que sólo había sido imputado, ya que en ninguna de las tres causas estaba hecha la acusación formal ni el requerimiento de elevación a juicio. Además purgaba la última parte de una condena a diez años de prisión en la que se le habían acumulado distintos hechos.

El Servicio Penitenciario determinó que en Coronda quedase alojado en una celda de resguardo  –conocida como buzón– por ser un recluso de alto perfil. Su abogado presentó un habeas corpus el 9 de ese mes debido a las condiciones de alojamiento. El 14 de marzo pasó al pabellón 8 C, ubicado en el ala sur, conocida como la de los rosarinos.

Tubi firmó su consentimiento en un documento y en el que aseguró no tener inconvenientes con ninguno de los 20 reclusos (la mayoría del clan Caminos) que ya estaban en ese lugar. En tanto, los internos del pabellón 8 C manifestaron lo mismo. La calma sólo duró 46 días.

Un crimen a traición

El 24 de abril de 2018 fue martes. A las 16.25, Tubi estaba en su celda, la número 27, cuando entraron cuatro internos, dos de ellos encapuchados, según registraron las cámaras de seguridad del pabellón. Luego la pesquisa tuvo como hipótesis que lo sorprendieron de espaldas, uno le pasó dos cables por el cuello y lo inmovilizó mientras que los otros tres lo atacaron a facazos.

A las 16.29, las cámaras registraron que tres salieron y, a los pocos minutos, un cuarto encapuchado se dirigió a la celda 37, se cambió la remera por una de Boca Juniors  y se fue a la planta baja. Esa ropa luego se encontraría en la celda 6 de Juanchi Almada.

La autopsia reveló que Tubi falleció en el lugar producto de 36 puñaladas en cara, cuello y tórax. Los penitenciarios se dieron cuenta del crimen cuando concurrieron a apagar un incendio en otra celda, donde los investigadores creen que los acusados quemaron evidencia.

Juanchi, Pablo Caminos, Duarte y Benaventos fueron imputados por el fiscal Nessier como los autores de la ejecución de Tubi. Se conocieron diferentes hipótesis de cuál fue el desencadenante del quiebre al interior de la coalición, pero ninguna tomó entidad suficiente como para ser avalada en forma oficial.

Este jueves se conoció el veredicto del tribunal, integrado por los jueces Jorge Patrizi, José Luis García Troiano y Eduardo Pocoví, donde fueron sentenciados los cuatro implicados en el asesinato.

“En los cuatro casos, la condena es por la coautoría del delito de homicidio doloso simple”, aclaró Nessier, quien explicó que “Duarte, Caminos y Benaventos tenían antecedentes penales condenatorios por ilícitos que fueron juzgados en Rosario. En estos tres casos, el monto de las penas que se les impusieron surgió de la unificación con las condenas que ya pesaban sobre ellos”.

Condenas y causas previas

Las penas que hizo referencia el fiscal, son: Benaventos el 8 de agosto de 2016 la Cámara de Apelaciones de Rosario le confirmó en forma parcial la pena por el homicidio de Lisandro Enrique, ocurrido el 9 de julio de 2014 en Pasaje 503: bajó de 21 a 17 los años de cárcel.

Pablo Caminos había firmado un abreviado en agosto del año pasado a 15 años de prisión como autor del crimen de Andrés Farías, de 26 años, a quien asesinaron el 26 de diciembre de 2015 de 11 tiros en el Fonavi de barrio Moderno de la zona sudoeste, y también por una tenencia de armas.

Juanchi Almada está a la espera del juicio oral, igual que Alexis, por el crimen de Mariela Miranda –madre de algunos integrantes del clan Funes– donde la Fiscalía adelantó que pedirá 30 años de prisión y por atacar a balazos a Ulises Funes en mayo de 2016, unos siete meses antes de que lo asesinaran en la zona sur. Por el crimen de Ulises estuvo señalada la hermana de Tubi, Marcela Díaz, quien fue asesinada a la semana siguiente del ataque a balazos que se cobró la vida de este joven.

En relación con Duarte, el fiscal agregó que “su condena también es por ser autor penalmente responsable del delito de portación indebida de arma de guerra”. Indicó que “en febrero del año pasado, y antes de quedar alojado en Coronda, se le encontró una pistola calibre 9 milímetros cargada con 12 proyectiles del mismo calibre y en condiciones de utilización inmediata. La tenía en el piso de la parte trasera de un automóvil –en el que estaba con otras personas– en inmediaciones de la cárcel de Coronda, en la avenida Héctor López y la cortada Desvío Arijón”.

Comentarios