El Hincha, El Hincha Mundial, Rusia 2018

El Ciudadado Mundial

Creer o reventar

Ya son siete las derrotas consecutivas de México en octavos de un Mundial. El “Tri” sólo pasó dos veces esta instancia, en 1970 y 1986, aunque en ambos casos organizó la Copa.


No hay caso. La maldición del “Tri” continúa. Y en medio del dolor y la bronca de los hinchas mexicanos por quedar afuera una vez más en octavos de final, las miradas de los hinchas cayeron una vez más en Cruz Azul, a quien le atribuyen “contagio” de su propia maldición a la selección azteca.

Ya son siete las derrotas consecutivas de México en octavos de un Mundial. El “Tri” sólo pasó dos veces esta instancia, en 1970 y 1986, aunque en ambos casos organizó la Copa.

Y los hinchas culpan a Cruz Azul de esta racha adversa. Es que el club cementero arrastra una maldición de 17 años sin títulos, y en México aseguran que mientras “haya playeras azules en las tribunas no se podrá pasar a cuartos”.

Desde 1994 a la fecha, México no puede superar el cuarto partido. En Estados Unidos perdió con Bulgaria por penales, tras igualar 1-1, pero en la tanda falló ¡3 penales! En Francia 98 Alemania le ganó 2-1, a pesar de arrancar en ventaja con gol del Pájaro Hernández.

La racha empezó a preocupar a los aficionados mexicanos, y en Corea-Japón 2002 tuvo la gran chance de romperla frente a Estados Unidos, su archienemigo. Fue derrota 2-0 y la mala racha empezó a tomar el nombre de maldición.

En 2006 y 2010 Argentina fue el verdugo. En Alemania, la Albiceleste ganó con el golazo de Maxi Rodríguez, en un partido donde México había sido superior, y en Sudáfrica fue 3-1 para el equipo de Maradona, aunque para alimentar la leyenda, el primer gol de Tevez fue en off side y el segundo de Higuaín llegó por error de Osorio.

En Brasil 2014 estuvo a punto de romperse el maleficio. México ganaba 1-0 con gol de Gio Dos Santos, pero Holanda lo empató al minuto 88 y lo ganó en el descuento. Increíble.

Con el peso de la racha a cuestas, México arrancó su camino en Rusia con victoria sobre Alemania. Y no faltaron las fotos con hinchas germanos con camisetas de Cruz Azul, un intento de los mexicanos de revertir la maldición. Con Corea fueron por más. Y hasta el hijo de DT asiático se puso la casaca cementera. Parecía que era posible, pero Suecia le propinó un 3-0 doloroso y lo mandó a jugar con Brasil. Y otra vez quedó afuera en octavos.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios