Edición Impresa, Política, Últimas

Créditos para que haya más vaquitas

La presidenta Cristina Fernández presentó el Plan Nacional de Ganadería.

La presidenta Cristina Fernández presentó ayer el Plan Nacional de Ganadería, durante un acto realizado en el Salón de las Mujeres del Bicentenario de la Casa de Gobierno. La iniciativa apunta a aumentar la cantidad de cabezas de ganado con las que cuenta hoy el país. El programa incluye créditos por 3 mil millones de pesos, que serán financiados por el Banco Nación a una tasa de entre el 9 y el 9,5 por ciento anual.

La jefa del Estado aseguró que “nunca en las últimas décadas los ganaderos han tenido un precio tan importante, que ha permitido el año pasado no importar carne, sino exportar 1.200 millones”. En la misma línea sostuvo que esto se logró no sólo por “las condiciones climáticas, lo extraordinario de la tierra”, sino también gracias a “los créditos subsidiados, la tecnología invertida desde el Inta y desde el Senasa”, entre otros aspectos que hacen a la producción ganadera.

Más adelante, Cristina consideró: “La agroindustria es el gran desafío que tenemos: agregarle valor al grano, que ese grano lo coman las vacas y que además, de ser posible, lo procesemos, lo convirtamos en hamburguesas y lo mandemos al exterior en cajitas”. Y enfatizó: “El salto tecnológico que ha tenido nuestra agricultura nos ha permitido ser el sector agrícola más competitivo del mundo”.

Que los argentinos prefieren la costeleta y el asado a la hora de sentarse a la mesa no es novedad, pese al incremento en los valores durante este último tiempo. “Cuatro puntos de la inflación han sido consecuencia de la evolución del precio de la carne, porque ese producto tiene una altísima ponderación en el índice del consumidor”, afirmó la mandataria, para destacar luego que “no hay registro en el mundo de un consumo proteico por habitante como en este país”.

La presidenta aseguró que “se han sustraído 14 millones de hectáreas a la ganadería por rentabilidad”, tierras que fueron destinadas a la producción agrícola. Cristina también se refirió al cambio de paradigma en las políticas para el sector: “Se ha terminado con el remate y la hipoteca de los campos, como ocurría en la década del 90. Esto nos pone contentos. La pasión no es mala, sino la mediocridad, la mentira, la desinformación y la ignorancia. Sin pasión no se transforma la realidad. No estigmaticemos la pasión, pero condenemos con mucha firmeza el ocultamiento, la mediocridad, la desinformación”.

Comentarios