Ciudad, Edición Impresa

Crecieron siete veces las causas por violencia familiar

Dato en la última década en Rosario. La mitad de las víctimas son mujeres, y aumenta el número de ancianos.

Por: Carina Ortiz/ Claudio de Moya

En la década comprendida entre 2000 y este 2010 que finalizó se multiplicaron por 7 las causas por violencia familiar que tramitan los juzgados de familia de Rosario. Y acordes con los últimos hechos que se pusieron sobre el tapete con las tomas de terrenos en Capital Federal, las situaciones de maltratos físicos o psicológicos dentro del hogar están generalmente asociadas con la problemática de la vivienda. De las estadísticas que se manejan los Tribunales locales, se tiene también que la mitad de las víctimas de estos hechos son mujeres, pero en el último año se incrementó el porcentaje de adultos mayores que sufren este tipo de agresiones.

De los datos del Tribunal Colegiado N° 3 se desprende que en 2000 ingresaron 6.733 causas a los juzgados de familia, de las cuales 526 fueron por violencia familiar. Es decir, el 7,8 por ciento.

En 2005 las causas ingresadas fueron 9.795, y de éstas 1.744 fueron por violencia intrahogareña, con lo que el porcentaje se elevó a 17,80 por ciento.

En 2009, de las 11.159 causas ingresadas, 2.637 se fundaron en denuncias de violencia familiar: un 23,63 por ciento. Y en este año que finaliza, contabilizado hasta noviembre, se registraron 11.346 causas de las cuales 3481 fueron de violencia domestica. Otra vez, un nada alentador avance: 30,68 por ciento. Y esto, cuando falta computar diciembre, que es un mes donde las denuncias de este tipo superan la media anual.

Estas cifras, sin embargo, no habilitan a suponer necesariamente un aumento de la violencia hogareña, porque pueden deberse a una mayor voluntad de denunciar hechos que antes quedaban en la intimidad de las cuatro paredes donde ocurrían. A su vez, en muchas de las denuncias se repiten los nombres de las víctimas o los victimarios, indicando una persistencia de la misma situación de violencia. Y, por último, hay casos en los que las acusaciones son sólo un ardid para “expulsar” de la vivienda a un integrante del grupo familiar.

De acuerdo con la reglamentación de la ley provincial 11.529, “violencia familiar es toda acción u omisión ejercida por un integrante del grupo familiar contra otro que produce un daño no accidental en lo físico, psíquico, sexual o patrimonial”. La norma precisa que “se entiende por violencia física toda acción u omisión que arriesga o daña la integridad corporal de una persona”, y por “violencia psicológica toda acción u omisión destinada a degradar o controlar las acciones, comportamientos, creencias y decisiones de otras personas por medio de intimidación, manipulación, amenaza directa, humillación, aislamiento o cualquier otra conducta que implique un perjuicio en la salud psicológica, emocional, la autodeterminación o el desarrollo personal”.

Laura Portero, secretaria de Violencia Familiar del Tribunal Colegiado Nº 3, aportó precisiones sobre las cifras.

—¿Qué sector social es el que más denuncia?

—El 60 % es clase media baja. Por lo general en estos casos la problemática de la violencia familiar va unida a la problemática de la vivienda. Surge el tema de la exclusión: quién se queda en la casa, quién se va, a dónde va.

—¿Cuales son los días que más denuncias se reciben?

—Los lunes y después de los feriados que es cuando el grupo familiar convive mayor cantidad de horas. También en el mes de diciembre, donde surgen problemas por las Fiestas, o las vacaciones. En la mitad de los casos que se denuncian las víctimas son mujeres y los problemas son con parejas, ex parejas y también se ve entre cuñadas.

Respecto de la franja etaria de las víctimas, la profesional indicó que va de la mayoría de edad hasta los 60 años. Y agregó un dato llamativo: en este último año (2010) se incrementaron las causas donde las víctimas son los adultos mayores, que son generalmente los titulares de la propiedad donde vive el grupo familiar con hijos y nietos. En estos casos los ancianos son víctimas de golpes, o bien la familia busca internarlo en un geriátrico o declararlo incapaz.

Comentarios