Edición Impresa, Región

tercio del casco urbano está bajo agua

Crece el temor por la sudestada en Melincué

“El problema es que estamos con sudestada y están todas las defensas al límite, en un lugar que no pensábamos que iba a ceder está pasando agua”, dijo a Télam el jefe de Bomberos Voluntarios de la comuna, Waldemar Nardi.


Un fuerte viento sur que produce olas en la laguna de Melincué volvió a poner ayer “todas las defensas al límite” en la localidad homónina, que desde el último lunes tiene un tercio de su casco urbano con agua y 50 autoevacuados, informaron fuentes oficiales.

“El problema es que estamos con sudestada y están todas las defensas al límite, en un lugar que no pensábamos que iba a ceder está pasando agua”, dijo a Télam el jefe de Bomberos Voluntarios de la comuna, Waldemar Nardi.

“Estamos muy complicados”, se lamentó el bombero, que participa de las tareas para reforzar la defensa que se levanta sobre la ruta provincial 90, que divide el casco urbano de la laguna. Si bien el cielo estaba amenazante esta mañana (por ayer) en la comuna ubicada en el sudoeste de la provincia de Santa Fe, no había vuelto a llover luego de los 20 milímetros caídos. Por el viento “están golpeando las olas de la laguna y está bañando todo, tenemos que reforzar”, explicó Nardi sobre la situación que se vivía ayer.

El jefe de Bomberos Voluntarios ratificó que se está trabajando en la construcción de la defensa sobre la ruta 90, pero la presión del agua por efecto del viento “no nos da tiempo”. “Cuando terminamos de reforzar un lado tenemos que ir para otro, y eso implica movilizar gente y herramientas”, señaló Nardi. En el lugar trabajan unas 300 personas de las áreas de Protección Civil, Desarrollo Social, Seguridad y Salud de la provincia de Santa Fe, más bomberos y personal del Ejército Argentino enviado por el ministerio de Defensa nacional. El objetivo es reforzar la defensa que impide el ingreso del agua de la laguna al ejido urbano con más de 7.500 bolsones de arena, que los propios pobladores de Melincué ayudan a llenar. Se llevaban colocados unos cuatro mil, y en algunos lugares se realizaba una doble hilera, señalaron fuentes oficiales.

Desde Vialidad provincial indicaron que desde los bolsones hacia la laguna se están tirando unas 55 mil toneladas de piedra para reforzar la contención. “La intención, luego, es poner desde los bolsones hacia Melincué, sobre la ruta 90, un terraplén de más o menos tres metros de base por metro y medio de altura, que implica unos 30 mil metros cúbicos de tierra”, detalló el funcionario del área, Roberto Tion.

Comentarios