Ciudad

Buscan crear una cooperativa

Crece el apoyo para expropiar una tradicional empresa rosarina en crisis

Empleados de Expreso Júpiter vienen pidiendo hace tiempo la posibilidad de quedarse con esa compañía logística. Y el Concejo Municipal votó por unanimidad un proyecto que avala esa solicitud


Sebastián Corvalán trabaja desde hace 15 años en la firma Expreso Júpiter, que hace traslados de productos y mercaderías en general (sobre todo del rubro textil) y tiempo atrás entró en severa crisis.

El muchacho contó a El Ciudadano que junto con los otros 55 empleados buscan hacerse cargo de la empresa para preservar a largo plazo sus fuentes laborales. Los obreros llegaron a tomar a fines de 2018 la gestión de la compañía durante tres semanas.

Pero una orden judicial dispuso la liquidación de los bienes. Ahora los empleados tienen encaminado el proceso administrativo para convertirse en cooperativa: necesitan la aprobación de la expropiación por parte de la Legislatura santafesina. Y que la Justicia modifique la medida. Por todo eso es que pidieron el apoyo de concejales y legisladores.

“Hace nueve años que hay un pedido de disolución de la sociedad. Esta situación afecta 55 puestos directos y 20 indirectos. Es decir, que hay un total de más de 70 familias que corren el riesgo de quedarse sin su principal fuente de ingresos”, lamentó Corvalán.

El proyecto para obtener la expropiación de la empresa de logística fue presentado en la Legislatura por Joaquín Blanco, diputado del Frente Progresista Cívico y Social, y Carlos Del Frade, del Frente Social y Popular.

En ese marco, el martes pasado los trabajadores de Expreso Júpiter se reunieron con los concejales de la comisión de Producción, quienes se comprometieron a elevar un pedido al gobernador Miguel Lifschitz, a través de una declaración, para que la iniciativa sea aborde en las sesiones extraordinarias.

Los ediles cumplieron hoy mismo y aprobaron en el recinto la solicitud por unanimidad.

“Tenemos todos los trámites hechos, sólo nos falta la matrícula. Tenemos que esperar a que el juez en lo Civil y Comercial nº 6, Néstor García, dicte la quiebra de la empresa”, dijo el empleado.

La compañía, con base en barrio Saladillo, lleva más de seis décadas transportando mercaderías en general entre Rosario y Buenos Aires.

Los problemas empezaron en 2009 por el fallecimiento de sus fundadores: Juan Manuel Fuster y Julio Francés. A partir de allí hubo dificultades para llegar a acuerdos de mayorías en las asambleas, por lo que nunca se pudo designar a un gerente.

Durante 2012 entró en concurso y estuvo a cargo de diferentes administradores. Y en diciembre del 2018 se emitió el fallo que sentencia la disolución de la sociedad Empresa de Transportes Júpiter S.R.L y la liquidación de sus bienes.

Corvalán dijo que la empresa gana unos 5 millones de pesos mensuales. “Los trabajadores llevamos un control paralelo. Tenemos una cartera de más de 2 mil clientes. Hay trabajo. La empresa da ganancias y hasta podríamos comprar dos camiones por año cero kilómetro”, aseguró.

Según contaron los trabajadores, la firma tiene una deuda impositiva superior a los 60 millones de pesos en la Administración Federal de Impuestos (Afip), en concepto de aportes de la seguridad social, además de otros millones al Sindicato de Camioneros. “Con los sueldos estamos al día, pero nos pagan por semana y en efectivo. No nos pueden bancarizar”, especificó el empleado.

Corvalán apuntó a que el único objetivo es mantener los puestos de trabajo: entre Rosario y Buenos Aires son unas 70 familias que están en riesgo. “No nos hacen los aportes jubilatorios, ni se paga la cuota sindical, entre otras cuestiones. Hay muchos problemas”, especificó.

El empleado de Expreso Júpiter dijo que todos los trabajadores confían en que se apruebe el proyecto de expropiación en la Legislatura. “Tenemos el apoyo de muchos sectores. Estamos a la espera de que salga y vamos a seguir en pie de lucha”, concluyó.

El proyecto de expropiación

La Cámara de Diputados de Santa Fe avanza en el proyecto que busca solucionar el conflicto de los trabajadores de la empresa de traslados.

La iniciativa declara de utilidad pública el inmueble donde funcionaba la empresa de logística y también los vehículos que figuran a nombre de la firma. “Desde la Legislatura estamos acompañando el proceso de los empleados para que puedan convertirse en una cooperativa y mantener los puestos de trabajo, que vienen defendiendo desde hace diez años ante el intento de vaciamiento por parte de los administradores de la empresa”, explicó Blanco.

Si el proyecto prospera, la justicia deberá suspender el proceso de liquidación de los bienes de Expreso Júpiter y pasarlos a manos de la cooperativa de trabajo que están armando.

“Tras la sanción de la ley de Empresas Recuperadas, el gobierno provincial cuenta con las herramientas necesarias para acompañar a los trabajadores en esta difícil situación. Estamos trabajando para llegar a una solución lo antes posible que permita garantizar los puestos de trabajo”, concluyó Blanco.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios