Ciudad

La historia de Bruno

Nació el segundo equipo de fútbol sobre ruedas de Rosario y convoca a un recital

Este año se fundó Milenarios. Lo integran cuatro jóvenes con discapacidad motriz y necesitan las sillas especiales, que cuestan 9 mil dólares. El próximo 7 de marzo habrá un evento solidario en el Galpón de la Música con 8 bandas invitadas


El fútbol sobre silla de ruedas, conocido también como powerchair, ya es un deporte paralímpico. En el país hay unos 18 equipos. En Rosario está Las Máquinas Guerreras, que juega en la sede de Rosario Central del Cruce Alberdi. Ahora se suma un segundo: Milenarios. Aún no tienen un espacio físico para entrenar, pero comenzarán a hacerlo en playones municipales de distintos barrios de Rosario para difundir y promocionar la disciplina. Además, organizarán el próximo 7 de marzo un evento solidario: un recital con 8 bandas en el Galpón de la Música para recaudar fondos y comprar las sillas motorizadas que necesitan los cuatro chicos que forman el equipo para entrenar y jugar.

María es la mamá de Bruno. Él tiene 15 años y hace ya seis que juega fútbol adaptado. María contó a El Ciudadano que su hijo fue diagnosticado con distrofia muscular de Duchenne (DMD) y a los 10 años dejó de caminar. Seis meses después, descubrió el deporte por las redes sociales. Sus padres lo acompañaron entonces a la sede auriazul de Cruce Alberdi donde practican Las Máquinas Guerreras desde 2013.

Ahí comenzó su pasión. Los padres de Bruno tuvieron que adaptar la silla con la que iba al colegio para convertirla en una “profesional” para el juego, que permite mayores grados de movimiento y más ágiles. Las que se utilizan se importan de los Estados Unidos y cuestan unos 9 mil dólares. Sólo cada una de las dos baterías que lleva, que son especiales y con una vida útil de 4 años, salen hoy 14 mil pesos.

María, su marido y Bruno decidieron este año fundar un nuevo equipo para que se difunda más el deporte, se sigan sumando chicos y Rosario pueda tener su propia competencia. Lo bautizaron Milenarios, y ya tiene sus cuatro integrantes: uno es de Roldán y los otros, rosarinos. Bruno ya tiene su silla profesional, pero sus tres compañeros no, y la necesitan porque con ellas el juego cambia totalmente su dinámica, explicó María.

El segundo, un homenaje a Star Wars

El nombre Milenarios lo eligió Bruno, que es fanático de la saga Star Wars. Es una derivación de la nave Millennium Falcon –Halcon Milenario–, una de las que aparecen en las películas. “Además, significa trascender”, sumó simbolismo María. “Se super enganchó, comenzó a diseñar el logo, lo consultó con sus compañeros y se pusieron en contacto con un diseñador para terminar de darle forma”, siguió, orgullosa, la madre de Bruno.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Son cuatro chicos por ahora, aunque un equipo completo según los reglamentos internacionales: uno vive en Roldan, tiene 21 años. Bruno es uno de los tres rosarinos.

Aunque todavía no comenzaron las prácticas, ya tienen entrenador y hasta un kinesiólogo. El sábado 15 de febrero se juntarán los padres para terminar de definir algunos temas. Saben que entrenarán los sábados. La idea es primero comenzar a practicar en espacios y playones municipales. No es que no busquen un espacio propio: intentan hacer visible el deporte al resto de los rosarinos.

“Rosario todavía no tiene muchos espacios adaptados para practicar. Se necesita una cancha de básquet con acceso de rampas, baños adaptados y otras particularidades, y no son muchos los lugares que cuentan con todo eso”, se lamentó María. Llevan dos meses buscando uno para entrenar de forma periódica. Además la mamá de Bruno confesó que también están faltos de pecheras, conos, pelotas y demás elementos para entrenar.

Rock sobre Ruedas

Así se llama el recital programado para el próximo 7 de marzo en el Galpón de la Música (Estévez Boero 980). María explicó que habrán 8 bandas, adentro se venderá cerveza artesanal y el costo de la entrada será de 250 pesos. Comenzará  alrededor de las 20 y se extenderá hasta la 1 de la madrugada.

“Mi marido conoce al cantante de Los Vándalos y le propuso estar presente en el evento solidario. Ellos contactaron a los otros grupos. Además, a mi hijo le encanta el rock y así surgió la idea de realizar el recital con fines de juntar el dinero y poder comprar las sillas motorizadas Strike Force para los chicos que las necesitan”, recordó la madre. Está contenta: “Se engancharon un montón de bandas y ya estamos pensando en hacer otro recital para más adelante”.

Bruno jugador de la selección

Bruno pertenece a la reserva de la Selección Nacional. Hace tres años fue convocado por su entrenador, que lo vio jugar en una competencia en Lincoln, al noroeste de la provincia de Buenos Aires. “Del equipo Máquinas Guerreras, cuatro de los ocho chicos que juegan pertenecían a la selección y para Bruno era un sueño también pertenecer a la blanca y celeste”, expresó María.

Fundación Power Chair Football Argentina

La fundación nació y está ubicada en Buenos Aires. Agrupa a los equipos de fútbol en sillas de ruedas a motor, deporte creado para personas que por sus patologías utilizan una silla de ruedas motorizada para la vida diaria. María relató: “La crearon un grupo de padres de chicos integrantes del equipo Tigres PCFA.  Nació hace unos seis años y estaba integrada por cuatro equipos: de Rosario, de Mar del Plata, de Buenos Aires y de Córdoba. Hoy ya son 13 las sedes que hay en el país”.

Integración en varios sentidos

La disciplina es mixta. Se juega en una cancha de básquet o espacio llano adaptado, los equipos se conforman por cuatro integrantes –sin importar rangos etarios –, tres jugadores de campo más el arquero y se juegan dos tiempos de 15 minutos.

Comentarios