Coronavirus, Economía, Política

Economía en cuarentena

Costamagna: “Va a ser un año 2020 muy duro, pero hay que afrontarlo”

Al ministro de la Producción de Santa Fe le toca sobrellevar una situación sobre la que no hay antecedentes históricos, con sectores que llevaron su producción y venta a cero por casi dos meses, y que empiezan a buscar una recuperación, y en la que el Estado cumple un rol fundamental


Al ministro de la Producción de la provincia, el rafaelino Daniel Costamagna, le toca lidiar con un freno histórico de la actividad económica, que, además, se suma a los dos años de recesión que ya soportaba la economía al momento de asumir el gobierno Omar Perotti. Productor agropecuario, ex secretario de Agricultura del ex gobernador Jorge Obeid, a Costamagna le toca sobrellevar una situación sobre la que no hay antecedentes históricos, con sectores que llevaron su producción y venta a cero por casi dos meses, y que empiezan a buscar una recuperación llena de dificultades, y otros que todavía no saben cuándo podrán volver a la actividad, en una situación que, de no ser por la acción del Estado, es de quiebra segura para la mayoría de las empresas y comercios.

Costamagna advirtió que por estas horas se ocupa en apuntalar la actividad que lentamente va reiniciándose tras la flexibilización de la cuarentena, pero también intenta poner el acento en el mundo que se viene, con menor actividad y fronteras más cerradas para el comercio internacional. Reconoce que Santa Fe tiene ventaja en producción primaria y agroindustria, pero imagina soluciones para avanzar en un proceso de sustitución de importaciones para el resto de la actividad productiva, la menos competitiva en términos internacionales. Pide valorar el dato de que “más del 70% de la capacidad industrial de la provincia de Santa Fe está en marcha”, pero también reconoce que el porcentaje que resta presenta un desafío a la hora de reinsertarlo en la actividad, mientras los tiempos corren y apuran a sectores como la gastronomía, la hotelería, el turismo, el transporte, las agencias de viaje, y las grandes constructoras. Más allá de todo el apoyo que recibe el sector productivo desde el gobierno nacional, Costamagna trabaja en una línea de créditos a través de las mutuales que podrían dar auxilio financiero a pequeños comercios y empresas, a una tasa subsidiada por la provincia, lo que se sumará a los préstamos ya anunciados de hasta 100 mil pesos, para el mismo sector de la economía. 

En diálogo con El Ciudadano, Costamagna reconoció el impacto que tendrá en la economía el freno de la actividad: “Hoy es muy compleja la situación, porque afectó a todos los sectores productivos, pero además en todo el mundo, fundamentalmente a países que son mercados importantes para la Argentina, como los de Europa, y Estados Unidos. Sin lugar a dudas creo que va a cambiar el funcionamiento de los mercados internacionales”.

El ministro cree que “los mercados van a tender a cerrarse”, pero al mismo tiempo ve “una oportunidad para países como el nuestro, en materia de alimentos y agroindustria”.

“Sin lugar a dudas el mundo, en lo que hace a las relaciones comerciales, al comercio internacional y las relaciones interpersonales, va a ser un mundo distinto. Va a haber un antes y un después, y para eso nos estamos preparando, porque si hacemos las cosas bien, le damos valor agregado y diferenciamos nuestros productos, Argentina, y fundamentalmente nuestra provincia, se puede potenciar y posicionar mejor en los mercados internacionales. De hecho, la demanda de alimentos no solo que no disminuyó, sino que en algunos rubros está creciendo, por lo que en la medida de que podamos aprovechar esto sin dudas de esta crisis podemos encontrar una oportunidad. Igualmente creo que va a ser un año 2020 muy duro, pero hay que afrontarlo”.

Y aclara: “No quiero decir con esto que no sigue siendo importante todo lo que tiene que ver con las autopartes, o la industria del software, y todas las empresas con soporte científico tecnológico, porque además en todos estos rubros la provincia de Santa Fe es muy competitiva. Y no sólo es competitiva, sino que produce con altísima calidad, y en el caso de los alimentos con un esquema de producción realmente natural”. Para el titular de la cartera productiva, “cuando pasan este tipo de cosas el mercado se vuelve mucho más selectivo en cuanto al consumo de alimentos y por eso se abre una oportunidad interesante”.

Con el mismo énfasis se expresó sobre la sustitución de importaciones y la reconversión  productiva del sector industrial: “Eso es clave, nosotros vamos a trabajar fuerte en lo que son los proveedores de las terminales, por ejemplo, de una cosechadora, de un automóvil, de una heladera, de los productos terminados que necesitan de proveedores, y esos proveedores muchas veces están en el país y muchas veces están afuera. Sustituir a los proveedores de afuera implica sin lugar a dudas más actividad económica en el país. Digo esto porque también podemos lograr que gran parte de esos proveedores estén dentro de la provincia de Santa Fe, con lo cual el ejemplo que aprendimos en esta pandemia de industriales que se han puesto a fabricar cosas que no tenían pensadas, seguramente si nosotros generamos ferias virtuales entre proveedores y demandantes de insumos, haya instancias donde alguien pregunte «qué necesitás para terminar ese producto?, bueno yo lo puedo hacer», para hablar en criollo. De esta manera estamos generando actividad para pequeñas empresas, familiares, a veces unipersonales, que con un torno y una soldadora, y matricería, pueden lograr traer piezas que hoy se están trayendo de la otra punta del mundo, entonces creo que esa va a ser la tendencia y ahí tenemos una línea de trabajo muy fuerte, porque además tenemos un componente científico tecnológico con una capacidad de innovación tremenda que va a permitir que muchos de esos productos se puedan hacer en la provincia. No tengo dudas de eso”.

Citó como “ejemplo lo que ocurrió en la pandemia, donde muchas de nuestras empresas se han reconvertido, muchas generaron respiradores, otras barbijos, camisolines, insumos que tienen que ver con la pandemia, por eso creo en la capacidad y en la fortaleza de nuestros empresarios”.

A lo largo del diálogo, Costamagna también se refirió a los sectores que todavía no volvieron a la actividad: “Lo que está pendiente, porque son cuestiones más complejas que van a requerir normas y esquemas de funcionamiento que son más difíciles de elaborar y aplicar, tiene que ver con la gastronomía, la hotelería y las grandes obras de la construcción, como así también el transporte y las agencias de viaje. Se está trabajando en forma conjunta, son los grandes desafíos. Son los primeros que pararon y son los últimos que van a arrancar”.

Auxilios al sector productivo

Entre los auxilios brindados al sector productivo, Costamagna destacó que “más del 75 % de las industrias no esenciales, que no estaban exceptuadas, tomaron los ATP, la ayuda del 50% a la masa salarial”, además de “los créditos al 2% de interés mensual y la postergación de aportes patronales”.

Más allá de los créditos que puso en marcha la provincia “para aquellos comercios y micro empresas que no tienen posibilidad de acceso a los créditos bancarios, con tasa del 13,5 %, con plazos de 18 meses y 6 meses de gracia, de hasta 100 mil pesos”, el ministro explicó que se está trabajando “para poner en marcha créditos a través de las mutuales, que también ayudaría a pequeños comercios y empresas, con subsidio de tasa a través del gobierno provincial y del Inaes (Instituto Nacional de la Economía Social)”. Sobre ese punto, consideró que “se va a conseguir un fondeo muy importante”.

“Yo confío plenamente en el potencial humano, en el potencial industrial que tiene la provincia, en la fortaleza de nuestra gente, razón por la cual si hacemos bien las cosas gran parte de nuestro sector productivo puede convertir esta crisis en una oportunidad”, finalizó el ministro.

Comentarios