Ciudad, Edición Impresa

Corte por despidos en una clínica

Trabajadoras del Instituto de Ravenna reclamaron reincorporación y denunciaron persecución gremial.

Trabajadoras despedidas del Centro Médico Máximo Ravenna de Rosario, junto a la Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina de Rosario (Atsa), cortaron en la mañana de ayer avenida Pellegrini al 1700 para manifestarse no sólo contra los despidos sino contra las condiciones de trabajo en ese establecimiento. Los manifestantes, que ya agotaron las instancias en el Ministerio de Trabajo, pidieron el reintegro de las empleadas, acusaron a la empresa de persecución gremial y de pésimas condiciones de trabajo.

Fueron tres las empleadas administrativas despedidas la semana pasada en la clínica privada del doctor Máximo Ravenna. “Las echaron porque, en conjunto con el sindicato, estaban haciendo un reclamo contra el trabajo en negro”, explicó Marcelo Liparelli, secretario adjunto de Atsa Rosario. “Intentamos una conciliación voluntaria en el Ministerio de Trabajo, pero no llegamos a ningún puerto porque no quieren reintegrar a las compañeras”, añadió. Las tres involucradas trabajaban ocho horas y sólo tenían blanqueadas cuatro, además de no recibir ningún tipo de adicional que corresponde por convenio. “Sabemos que el despido es por esos reclamos”, declaró Liparelli.

“El despido es por actividad gremial. Pero además de exigir que nos paguen lo que nos corresponde por ley, hemos tolerado todo tipo de maltrato por parte de María Luz Alchouron (directora de la clínica) y de Inés García (encargada)”, destacó Jessica Brancati, una de las empleadas despedidas. Según sus declaraciones, la situación en el trabajo empeoró cuando comenzaron a reclamar el blanqueo y el pago de adicionales. Además, agregó que existe la posibilidad de que haya más despidos: “Hay dos chicas amenazadas, les están imposibilitando el trabajo. Por ejemplo, a una de ellas le ofrecieron anotarla por ocho horas, pero en un horario en el que saben que no puede trabajar”.

El corte que se realizó ayer fue la segunda medida que tomaron las afectadas junto al sindicato, amigos y familiares. En una primera instancia, se realizó una toma pacífica de la clínica, a modo de informar a empleados y clientes sobre la situación. Para los próximos, advirtieron que, sobre la marcha, se implementarán las medidas que se consideren necesarias.

Comentarios