Ciudad, Edición Impresa

Lluvia de reclamos

Corrigen tarifazo eléctrico

Funcionarios nacionales indicaron que para amortiguar el impacto de los aumentos en parte del sector productivo el gobierno estudia eliminar cargos fijos que hacen a la estructura de costos.


El gobierno nacional ajusta detalles de una medida que en los próximos días podría aliviar la situación de comercios, industrias y sector primario que usan electricidad en forma intensiva y a los que el tarifazo les pegó de lleno, con aumentos de 300 a 400 por ciento en las facturas que los dejaron al borde del nocaut.

La confirmaron de la medida la hicieron el ministro de la Producción, Francisco Cabrera, y su equipo al conjunto de los ministros provinciales del área durante la reunión del Consejo Federal de Producción realizada lunes y martes pasados en la ciudad de Salta.

Según el ministro de la Producción de Santa Fe, Luis Contigiani,  funcionarios nacionales confirmaron allí, como respuesta al planteo de Santa Fe, que esperaban “cuanto antes” poner en vigencia la medida, que en principio no tocará la nueva tarifa dispuesta por el Ministerio de Energía sino que eliminará cargos fijos y otros rubros que hoy forman parte de la estructura de costos de la energía.

Según las primeras estimaciones, se espera así bajar entre un 30 y 40 por ciento el valor de la factura alcanzada por el tarifazo nacional. Cabe recordar que con la quita de subsidios el incremento fue de 1.000 por ciento en el precio del KWA, lo que en el monto final de la factura significaba 300 o 400 por ciento.

La suba anunciada el mes pasado por el ministro de Energía Aranguren generó la rápida movilización de comercios, industrias y unidades productivas del sector primario considerados electrointensivos a los que el aumento los sacaba de mercado, volviéndolos inviables del día a la noche.

La Unión Industrial Argentina fue una de las que más se movilizó con el tema y llegó a pronosticar la pérdida de 50 mil puestos de trabajo si no se corregía el anuncio inicial.

Esa preocupación se hizo carne entre industriales santafesinos y el gobierno provincial, que en las últimas semanas se puso al frente del reclamo. Todo indica que la Casa Rosada no echará mano a la idea que llevó el gobierno santafesino, sino que avanzará con la eliminación de cargos fijos, de lo cual todavía no se conocen detalles, pero abre una luz de esperanza.

En la reunión del Consejo Federal de la Producción, donde no estaba el ministro Aranguren sino su par Francisco Cabrera, el representante santafesino renovó con fuerza el planteo hecho días atrás en Buenos Aires, al que también se sumaron sus pares de provincias justicialistas. Fue muy fuerte en el caso de San Luis y también Córdoba, La Pampa y Tucumán.

Santa Fe irá caso por caso

Cabe recordar que el gobierno provincial decidió trasladar a la tarifa de la Empresa Provincial de la Energía todo el incremento dispuesto por el gobierno nacional a partir de la quita de subsidios.

Si bien la distribuidora provincial tiene una compleja madeja de 260 tarifas distintas, el impacto previsto va desde 30 a 50 por ciento para usuarios residenciales hasta más de 300 por ciento en el caso de clientes electrointesivos.

Pero ante los planteos y reclamos de distintos sectores productivos, según explicó el ministro de la Producción Luis Contigiani, el gobernador “Lifschitz tomó una decisión que es estudiar caso por caso de usuarios pymes electrointensivos, ya sean industriales, comerciales o del sector primario, y financiar el aumento del servicio, podría ser en 12 meses, a la espera de que lleguen las definiciones nacionales y que la actividad económica repunte”.

Comentarios