Ciudad, Coronavirus

Enemigo común

Coronavirus: la salud privada y la Salud Pública articulan estrategias

La comisión directiva de la Asociación de Clínicas se reunió con el titular de Salud Pública municipal, Leonardo Caruana, y con la secretaria de Salud de la provincia, Sonia Martorano. En el cónclave se analizaron desde la capacidad de camas hasta el financiamiento del sistema y la bioseguridad


La comisión directiva de la Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales Privados de Rosario y recibieron en un encuentro a funcionarios del área encabezados por el secretario de Salud Pública Municipal, Leonardo Caruana, y la secretaria de Salud de la provincia, Sonia Martorano. La idea de la reunión fue analizar las estrategias para enfrentar la pandemia del Covid-19.

El primer punto de la agenda fue el de resaltar la acción de mitigar la circulación de la virosis Covid-19, acompañando todas las medidas que del Ministerio de Salud de la Nación y Ministerio de Salud de Santa Fe han establecido en materia de cuarentena y aislamiento.

En ese marco, se aclaró a las autoridades que la actividad ambulatoria está reservada a consultas presenciales para cobertura de enfermedades crónicas (dolencias cardíacas, cáncer, diabetes insulinodependiente, insuficiencia renal, entre otras) y estados de salud como el embarazo, que necesita controles y recetas farmacológicas periódicas. Este proceder, por otro lado, se consideró como adecuado para no entorpecer los centros de salud de emergencia, “que se encuentran más focalizados a la urgencia y particularmente a la eventual solicitud de pacientes con coronavirus”.

“De esta manera estarán despejadas las áreas de Emergencia que no se atiborren de pacientes”, completaron fuentes que participaron de la reunión. Esta modalidad se sugirió como “cobertura espontanea con especialistas ambulatorios en enfermos con padecimientos conocidos”, refirieron.

Como segundo tema en cuanto a prioridad, el titular de la Asociación de Clínicas, Roberto Villavicencio, presentó el número de camas que el sector de salud privada de la región tiene hoy operativas, que totalizan 1.927, de las cuales 485 lugares son para atenciones críticas –173 de cuidados intensivos para adultos y 39 pediátricas– aunque hay posibilidad de refuncionlizar, si así se requiere, otras 41. También el sistema privado cuenta 218 respiradores entre los efectores, que se cuentan los sanatorios Mapaci, Americano, ICR, Español, Ipam, Británico, de la Mujer, de Niños,  Laprida, Norte, Parque, Plaza, Los Alerces, Delta y la Casa del Médico Mutual.

El tercer punto de la agenda fue exponer el cuadro de financiamiento del sistema para los próximos meses. Se presentó un modelo que conformó a los prestadores “que se pondrá en marcha de inmediato”, marcaron las fuentes. “La secretaria de Salud provincial manifestó que se está estudiando una financiación y/o ayuda económica para afrontar los salarios del sector privado en vista a la suspensión de los servicios regulares electivos, actividad ambulatoria e internación quirúrgica electiva”, ampliaron.

Luego se presentaron estadísticas de las camas disponibles en todo el país en gráficos que indican que la población vulnerable “en la primer fase crítica” de la pandemia caerá en los adultos mayores y ancianos, que requerirán camas de alta complejidad –instalaciones para pacientes críticos dotadas de respiración mecánica asistida, que es la patología de la vía aérea inferior (pulmones) donde se produce el distrés respiratorio– condición que con estas técnicas de soporte y acción kinesiológica pueden revertir la enfermedad.

En ese marco, se pusieron en consideración los escenarios supuestos de desarrollo de la epidemia, poniendo sobre todo análisis del estadio intermedio-temprano: “De ocurrir este escenario la capacidad del sector privado podría alcanzar a satisfacer la demanda. No así los escenarios más complejos, que presentan cursos más críticos. Todo dependerá entre otras variables del efecto de la cuarentena y el aislamiento de pacientes infectados”, remarcaron en la salud privada.

En esa línea se consideró la necesidad de contar con el apoyo de los Ministerios de Salud de la Nación y de la provincia; de asegurar la provisión de insumos de bioseguridad, barbijos, batas, guantes de látex, anteojos de protección, entre otras, para lo que las.autoridades provinciales facilitarán contactos con proveedores nacionales y extranjeros.

Un punto clave fue la toma de resultados para test de Covid-19. Si bien la descentralización comenzó a realizarse, todavía no ha podido entregar los test atrasados. “La doctora Martorano agradeció al bioquímico Fabián Fay por la entrega de reactivos al Cemar.

En tanto, el secretario de Salud Caruana previó que se espera en una segunda etapa el “aislamiento institucional” para aquellos infectados que tengan un cuidado medio. Por ello, otro de los puntos debatidos fue la necesidad de recursos humanos: “Capacitar a mayor cantidad de agentes sanitarios de cara al avance de la pandemia, particularmente a kinesiólogos, enfermería y médicos internistas”, marcaron.

La secretaria de Salud provincial terció que una de las mayores preocupaciones es la necesidad de respiradores artificiales: “Desde Nación han parado la entrega por el momento pero habrá una distribución equitativa para nuestra provincia”, confió Martorano.

Finalmente se solicitó poner en alerta el acuerdo público-privado de complementación que ya está vigente para aplicarlo a enfermos infectados con Covid-19.

Comentarios