Ciudad

Mientras las ventas suben

Coronavirus: empleados de La Virginia dicen que se tienen que cambiar apretados y temen contagios

La fábrica de café y té, ubicada en zona noroeste, tiene 800 trabajadores. Piden reducir la jornada laboral para no generar aglomeraciones entre compañeros, un comité de crisis para decidir sobre las medidas sanitarias y que no se les descuenten ni premios ni presentismo


Los 800 trabajadores de la fábrica de café y té La Virginia, ubicada sobre Circunvalación (al noroeste de la ciudad) denunciaron que no se cumple con las recomendaciones para prevenir la propagación de la pandemia del coronavirus.

En un principio, una de las medidas que se había acordado fue reducir por una hora la jornada laboral para no generar aglomeraciones entre compañeros: esa medida ya fue levantada porque la firma “instaló nueve containers (de tamaños muy reducidos) donde se cambian los empleados antes de entrar”, según denunció un sector de los propios obreros.

Además, piden un comité de crisis para poder decidir sobre las regulaciones por el Covid-19 y que no se le descuenten ni premios, ni presentismo, entre otros derechos.

Nadia, una de la delegadas de la fábrica, contó a El Ciudadano que ya retomaron el horario laboral habitual, y antes de entrar, se cambian en containers de seis metros por dos. “Habíamos conseguido que nos reduzcan el horario. Somos muchos empleados que permanentemente nos cruzamos en los tres turnos, de 6 a 13.30; de 13.30 a 21 y de 22 a 6. Pedimos volver a reducirlo porque estamos en contacto con nuestros compañeros todo el tiempo”, dijo. 

La empleada de la planta, explicó que en el container están todos apretados cuando se cambian. “Somos 15 personas en un lugar reducido. Lo mismo pasa en los vestuarios”, relató.

La trabajadora del área de café, explicó que un grupo de empleados hizo una asamblea para discutir sobre los pasos a seguir y así poder evitar el aglomeramiento entre los trabajadores (siempre tomando las medidas sanitarias) y, por ese motivo, le descontaron el presentismo (unos 3 mil pesos); el premio semestral (que oscila entre los 15 y 31 mil pesos) y el tiempo que destinaron a esa reunión.

Según remarcó Nadia, desde Recursos Humanos les advirtieron al resto de los trabajadores que si continuaban con las asambleas les iba a pasar lo mismo.

Gastón Pinchetti, otro de los delegados, trabaja en el sector de especias y dijo que se tienen que tomar las medidas necesarias ante la pandemia para garantizar el cuidado, la prevención y la salud de las compañeras y los compañeros de la planta.

“Todos los trabajadores y nuestras familias somos los que estamos expuestos al contagio del coronavirus. Por eso tenemos derecho a decidir en reuniones y que la patronal nos nos repirima por debatir las medidas de prevención”, remarcó el delegado.

Y agregó: “Exigimos ser parte de un comité de crisis y decidir sobre las regulaciones para enfrentar la pandemia y que no haya descuentos salariales para nadie”.

Pinchetti contó que las ventas en la La Virginia aumentaron exponencialmente a pesar de que todavía no llegó la temporada alta. Es decir, el invierno. “Están saliendo entre 35 y 40 camiones por día, en temporada baja salen unos 15”.

Y cerró: “La crisis los está beneficiando y mucho. Nosotros somos los que siempre tenemos que ceder”.

Comentarios