El Hincha Mundial

Bélgica

Convertirse en realidad


Bélgica alumbró una generación espectacular que todavía está pendiente de traducir su potencial en resultados notables. Fue cuartofinalista en el Mundial de Brasil 2014 y también llegó a la misma instancia en la Eurocopa de Francia 2016, algo que no fue suficiente para las altas expectativas y Marc Wilmots fue despedido para contratar al español Roberto Martínez como nuevo entrenador.

Ahora se le pide no ya que juegue bonito, sino que al menos emule a aquella Bélgica que fue cuarta en el Mundial de México 1986, que quedó afuera a manos de la Argentina de Maradona, que lo derrotó 2-0 para luego consagrarse campeón del certamen.

Desde luego, futbolistas no le faltan si se tiene una nómina que incluye a estrellas del tamaño del arquero Thibaut Courtois (Chelsea), Kevin de Bruyne (Manchester City) o Eden Hazard (Chelsea). La cuestión es ver si Martínez consigue no ya construir un equipo sólido en defensa, sino un bloque lo suficientemente competitivo e inteligente para leer cada situación de partido. Su fase de clasificación para Rusia estuvo cercana a la perfección al conseguir 28 puntos de los 30 posibles y contar 43 goles a favor, una cifra sólo igualada por Alemania, vigente campeón del mundo.

Después de las últimas decepciones, es el momento de ver de qué está hecha esta selección, un grupo de jugadores talentosos que espera lo mejor de Rusia. Para ello, necesita que su defensa esté sana, pues jugadores de experiencias como Vincent Kompany (Manchester City) o Thomas Vermaelen (Barcelona) tienen músculos de cristal.

La prueba también será dura para Martínez en su primera experiencia como seleccionador después de labrarse una buena carrera en la Premier League. La federación belga lo fichó por su fama de entrenador con gusto por el fútbol ofensivo, pero también exigente y firme en el aspecto disciplinario.

“Mi reto es crear una mentalidad de grupo que sepa lo que hacer en cada momento y sacar el máximo partido a mis jugadores”, sostiene el técnico español.

Rusia será la prueba definitiva sobre el valor real de una selección con el talento como certeza y su competitividad como duda. No habrá que esperar demasiado para comprobar a qué opta porque cerrará la primera fase nada menos que ante Inglaterra, otro gigante que debe revalidar sus credenciales.

El entrenador: Roberto Martínez


Debuta en un Mundial y se le asignó la difícil misión de convertir a Bélgica en un verdadero conjunto en lugar de una colección de talento sin demasiado sentido colectivo. De momento, su buena fase de clasificación le sirvió para ganar crédito.

La figura: Eden Hazard (Chelsea)


Atraviesa una época de máxima madurez después de un par de años en los que parecía venirse abajo. El as de espada belga es uno de los cracks más cotizados de Europa y Rusia debería asistir a su consagración definitiva. También llega en un espectacular momento Kevin De Bruyne (26 años) tras una gran temporada con el Manchester City.

La promesa: Youri Tielemans (Mónaco)


“Él es el hombre del futuro y necesitamos muchachos que ganen experiencia en un torneo tan grande y también merece estar”, palabras del DT Martínez. Por algo se lo pelean grandes equipos como Juventus y Milan.

El ausente: Radja Nainggolan (Roma)


“No elegimos nombres, sino jugadores de calidad”, afirmó el técnico Martínez al momento de dejarlo fuera del Mundial. Decisión más que discutida tras su excelsa temporada en la Roma, donde fue figura y líder del equipo.

 

 

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios