Economía

Incertidumbre y muchas quejas

Conocida cadena de electro dejó de pagar los sueldos en todas sus sucursales y crece el conflicto

Los meses transcurren a pura indefinición y falta de pagos en Garbarino. A la deuda que Carlos Rosales, aún dueño de la empresa, mantiene con gran parte de los 3.800 despedidos desde hace al menos dos años, ahora se sumó la falta de pago de los salarios de 180 empleados


La cadena supo estar en Rosario, en plena peatonal

Los meses transcurren a pura indefinición y falta de pagos en Garbarino. A la deuda que Carlos Rosales, aún dueño de la empresa, mantiene con gran parte de los 3.800 despedidos desde hace al menos dos años, ahora se sumó la falta de pago de los salarios de 180 empleados con funciones en los únicos 4 locales que la cadena mantiene en funcionamiento. El empresario abonó apenas 20.000 pesos de cada nómina durante el mes de enero y desde entonces los sueldos brillan por su ausencia. Los trabajadores incluso afrontan la falta de cancelación del último aguinaldo.

Según indicaron al portal iProfesional representantes de los empleados de Garbarino, la nueva deuda generada por Rosales redundará en nuevas medidas de fuerza por parte de los trabajadores de las sucursales activas. De no haber novedades positivas en el corto plazo, los empleados en cuestión se declararían “en rebeldía”.

“Rosales dejó de pagarles a los empleados activos, por lo que todo el escenario se complica cada día más. Los despedidos y cesanteados, en cambio, afrontaron recientemente los intentos de la síndico ligada a la causa judicial de remover al representante de los trabajadores. Por fortuna, el juez (Fernando D’Alessandro) no dio lugar”, confiaron las fuentes.

Gabriel Yapura, representante de la Junta de Acreedores de Garbarino, expuso en una movilización reciente efectuada por los despedidos que los empleados acumulan 37 audiencias en el Ministerio de Trabajo sin que aparezca una solución para las deudas acumuladas.

Garbarino: cada vez más empleados damnificados

“El Ministerio de Trabajo no da soluciones. Ni a los trabajadores de Garbarino ni a los de todas las empresas en lucha. Incluso tienen la carta del Presidente pidiendo que nos atiendan. Alberto Fernández nos recibió en octubre de 2021 y lo único que nos prometió fue que no íbamos a perder las fuentes de trabajo. Su promesa duró solamente un mes”, declaró.

“Al día de hoy todavía se sigue despidiendo gente porque siguen en nómina pero no tienen lugar donde trabajar. En la AFIP figura que les pagan los sueldos, pero no se los depositan en sus cuentas”, agregó.

Por el lado de las sucursales todavía en funcionamiento, los empleados a los que no se les abonó el sueldo se distribuyen entre los locales de Belgrano, Potosí y Tribunales, en Capital Federal, y la tienda de Garbarino operativa en Auchan, en Sarandí.

“Son alrededor de 180 empleados contando administrativos y gente de depósito. Después hay otros 800 que figuran como activos pero hace al menos dos años que no cobran un peso. Los empleados activos que dejaron de cobrar sus salarios en estos meses se plegaron a nuestro reclamo”, comentó a iProfesional otra fuente ligada a los despedidos por Rosales.

“A estos empleados se le están debiendo los haberes de febrero, marzo y tampoco han cobrado en estos días. En enero únicamente percibieron 20.000 pesos y con ellos también existe una deuda por el aguinaldo anterior. En una de las sucursales los trabajadores ya dieron a entender que no van a trabajar más”, añadió.

Rosales no acerca ninguna solución

Suman al menos 3.800 empleados despedidos o considerados de esa forma y Garbarino Compumundo sigue acumulando sueldos y aguinaldos impagos.

Rosales continúa sin cumplir con los compromisos laborales pese a que en el Ministerio de Trabajo ya se realizaron infinidad de audiencias para avanzar con algún tipo de acuerdo útil para los empleados de la cadena. Entre los trabajadores de la firma existen múltiples casos de personas a las que se les adeuda hasta 9 meses de sueldos y cargas sociales.

A principios de marzo, los empleados reunidos elevaron un escrito ante D’Alessandro para exigir una nueva audiencia aunque, vale decirlo, no faltan quienes dan por descontado que Rosales hará caso omiso a cualquier convocatoria para encaminar la quiebra de la compañía.

La convocatoria de acreedores vigente sobre los activos del empresario comprende tanto a la cadena de electrodomésticos Garbarino como a Compumundo y Garbarino Viajes.

Comentarios

10