Ciudad, Edición Impresa

Funes

Conmoción por la muerte de un jugador de fútbol amateur

Leonardo Martínez, de 36 años, se desplomó durante un partido del torneo interno en el Profesional Country Club; el caso está siendo investigado por Fiscalía Regional, desde donde pidieron una autopsia para determinar la causa del fallecimiento.


Un jugador del torneo interno del Profesional Country Club de Funes falleció ayer a media mañana, cerca de las 11.30, mientras se disputaba un partido de fútbol. Según los distintos testimonios, Leonardo Martínez –de 36 años– se desplomó, pudo ser atendido por los médicos del lugar y su deceso se produjo cuando era llevado por una ambulancia del sistema público de salud de Funes rumbo al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez.

Martínez jugaba en el equipo Zona Norte, que en ese momento estaba disputando un partido contra Los Tizones. Tras el lamentable y conmocionante hecho, los organizadores decidieron suspender todos los encuentros del día atravesados por el duelo.

Al cierre de esta edición se esperaban los resultados de los informes médicos legales, a través de una autopsia, para saber qué fue lo que le produjo la muerte. Por cuestiones de jurisdicción intervino en un primer momento la comisaría 23ª de la vecina localidad.

Ahora el caso está siendo investigado por la fiscal Mariana Prunotto, del Ministerio Público de la Acusación, desde donde se pidió la autopsia para determinar las causas de lo ocurrido.

En diálogo con este diario, Ariel Barrios, administrativo del Profesional Country Club, contó que Martínez “se descompensó jugando al fútbol, la ambulancia lo trasladó al Heca y falleció en el camino”.

“Jugaba en un equipo del torneo interno y tenía 36 años. Realmente no sabemos qué le pasó. Nosotros siempre tenemos presencia médica. En este caso se intervino rápido y la ambulancia demoró poco en llegar”, destacó.

“Nosotros siempre exigimos el certificado médico, de aptitud física, que debe ser adjuntado con un electrocardiograma del jugador. Esto es condición absolutamente necesaria para poder jugar el torneo”, aclaró.

Popular torneo

El Country Club de Funes está ubicado sobre la ruta 9, en el kilómetro 322. Allí durante los fines de semana cientos de participantes juegan en un torneo interno y pago donde participan dos categorías distintas en equipos de 11 jugadores y seis categorías en el caso de 7 jugadores. El equipo Zona Norte jugaba en la división E-07 General del Torneo Clausura 2016.

En la página de internet que tiene el complejo se aclara que “todos los jugadores que participen en nuestro torneo interno de fútbol tendrán que presentar certificado de aptitud física para la práctica de fútbol competitivo, el que deberá adjuntar informe cardiológico. Dicha disposición es de carácter obligatorio, por lo tanto, a quien no lo haya presentado no se le permitirá jugar”.

Además se aclara que como requisitos para participar de los torneos, la cantidad de jugadores para “cancha de 7” es de 10 integrantes y para “cancha de 11” es de 15 integrantes en total. En este marco se debe presentar una lista “de buena fe” con los datos personales de cada jugador como: DNI; apellido y nombre; domicilio; fecha de nacimiento; teléfono; nombre del equipo, que no puede estar ligado con ninguna referencia “política” ni “religiosa”; en la lista hay que marcar en forma clara la persona que oficia como delegado y subdelegado del equipo; y dos fotos carné 4×4.

La vestimenta a utilizar se compone por camisetas numeradas, pantalones y medias, todos en forma uniforme. Esto no sólo data para los titulares, puesto que los suplentes también tienen que tener su vestimenta en orden.

Hechos que se repiten en las canchas

No es la primera vez que un jugador de fútbol amateur fallece durante un partido. A modo de ejemplo, cabe recordar que en mayo del año pasado Jorge Gauto, también de 36 años, perdió la vida en Funes y su cuerpo estuvo tendido sobre el césped casi cinco horas al aguardo de un vehículo de la morgue que lo retirara. Esto ocurrió en el complejo deportivo “Tifosi”, del barrio abierto Funes City. En mayo de 2007 un hombre de 42 años murió súbitamente a los pocos minutos de comenzar un encuentro en el campo de deportes del Sindicato de Empleados Judiciales, en Ovidio Lagos al 6400. En ese entonces, a ese caso se le sumaban otros dos más ocurridos en poco menos de un año.

Otros de los casos ocurrió a comienzos de noviembre de 2006 cuando el por entonces vicepresidente de la Bolsa de Comercio de Rosario, Máximo Bressan, murió apenas terminó de jugar un partido en el predio del Jockey Club.

Poco menos de un mes antes, otro jugador amateur, de 55 años, perdió la vida mientras disputaba un encuentro en el torneo interno del Club Provincial.

En aquel entonces se recordaba que, según una ordenanza municipal, “todo deportista y/o árbitro que intervenga en cualquier tipo de competición dentro del municipio –sea patrocinado por los poderes públicos, asociaciones, federaciones o instituciones de Rosario– deberá presentar antes de la iniciación de la competencia un certificado médico”. La norma agrega que esas constancias deberán renovarse anualmente y que serán controladas por la Dirección de Deportes del municipio. En uno de sus artículos la misma ordenanza dice que “todo club que posea más de 2.000 socios que se dediquen a la actividad deportiva, posea o no natatorio, deberá habilitar un consultorio médico a los efectos de controlar periódicamente la capacidad de los concurrentes”. Pero la exigencia sólo alcanza a los torneos oficiales, dejando un vacío en las competencias que se desarrollan entre jugadores amateurs.

Comentarios