Policiales

Gremio de pocos afiliados, pero fuertes protestas

Conmoción por el asesinato del titular del Sindicato de Pescadores de Santa Fe

Juan Carlos Billarreal fue acribillado este viernes al mediodía en Puerto Gaboto tras salir de una reunión que mantuvo con la jefa comunal de esa localidad por un bono navideño


Foto: Juan José garcía

Juan Carlos Billarreal era secretario general del autodenominado Sindicato de Pescadores de Santa Fe (Sipafe), una organización de unos 500 afiliados en el sur la provincia, recordada por llevar a cabo, con apenas una decena de afiliados, engorrosos cortes en el Puente Rosario-Victoria por reclamo de subsidios durante la época de veda de pesca del sábalo. Nunca fue un dirigente de masas, y quienes lo conocían lo mentaban como un camaleón político. Este viernes a primera hora de la tarde, otro pescador, enojado por la promesa incumplida de un bono de 1.500 pesos, lo mató de un disparo en la ingle en una plaza de Puerto Gaboto, localidad donde vivía junto con su pareja y dos hijos. Horas antes, las autoridades comunales habían remarcado que “en ningún momento esta comuna se comprometió a otorgar bonos porque las condiciones económicas no están dadas”.

Por la mañana, Billarreal encabezó una comitiva de pescadores que mantuvo una reunión con Sandra Aguirre, presidenta comunal de Puerto Gaboto, en el departamento San Jerónimo. El motivo: la negociación del llamado bono navideño, en rigor un subsidio de 1.500 pesos para fin de año, que el gremialista había prometido conseguirles a sus afiliados.

“Todos esperaban esa reunión con Billarreal para saber si había un subsidio. Ya se había entregado un bolsón pero los pescadores esperaban un bono”, dijo Jesús Pérez, representante de otro nucleamiento, la Asociación de Pescadores.
Billarreal no pudo cumplir con su palabra. La comuna se mantuvo firme a su comunicado emitido el día anterior: “Las condiciones económicas no están dadas”. Así, los hombres de río abandonaron el despacho con las manos vacías.

Foto: Juan José García

En la plaza frente al edificio comunal el gremialista mantuvo una charla con los pescadores. Uno de ellos, un lugareño conocido por todos, estalló de ira por la promesa incumplida. Según testigos, la discusión con Billarreal devino en trompadas, pero los puños no calmaron la bronca. Una fuente policial dijo a El Ciudadano que el agresor fue a su casa, tomó un arma de fuego y volvió a la plaza. Allí disparó dos veces contra Billarreal, quien quedó agonizando sobre el pasto. Un video muestra la desesperación de los momentos posteriores a la agresión, cuando un grupo se debate entre arrastrarlo o bien esperar a que llegara la ambulancia.

Billarreal murió en el hospital Granaderos a Caballo de San Lorenzo, previo paso por el Samco de Maciel. El homicida está identificado y lo buscaba Prefectura en la zona de islas, mientras que la Policía patrullaba la zona ribereña y los ingresos a la localidad en procura de que el fugitivo no escapara de Gaboto. La investigación quedó en manos de Juan Ledesma, de la Fiscalía de San Lorenzo.

 

Entre el río y los cortes

Imagen de archivo

El Sindicato de Pescadores de Santa Fe fue reconocido en 2003 y, según Billarreal “representaría a los empleados de los establecimientos frigoríficos y de venta minorista y a los pescadores comerciales, es decir, sin relación de dependencia.

Billarreal nunca fue un representante de masas, pero fue pionero en levantar la voz por los reclamos de los pescadores. Su territorio de influencia eran las aguas del sur de la provincia, de Puerto Aragón, también en el departamento San Jerónimo, hasta Rosario.

“La mayoría de los dirigentes de pescadores fuimos delegados de ese sindicato (Sipafe). Había cosas que se hacían bien y otras mal y entonces tomamos la iniciativa de hacer nuestra propia organización y pelear por nuestros pueblos”, dijo Pérez, que hace años integró el gremio pero las desavenencias con Billarreal lo motivaron a conformar la llamada Asociación de Pescadores.

Fue en la década pasada que el activista ganó notoriedad encabezando los impopulares cortes en el Puente Rosario-Victoria, apenas escoltado por unos pocos pescadores que dejaban por horas kilómetros de autos varados en reclamo de subsidios durante la veda de pesca.

En noviembre de 2005 Billarreal protagonizó una especie de batalla naval en el Paraná Viejo. Apenas una veintena de canoas se propuso cortar el cauce del río en rechazo a la veda que rige para la pesca de distintas especies en el río Paraná y en reclamo de un subsidio en concepto de compensación. La protesta acuática fue abruptamente interrumpida por lanchas y gomones de Prefectura. Billarreal fue detenido por unas horas.

 

Recursos en declive

Jesús Pérez describió un panorama oscuro para las familias que ganan su sustento en el río. Las causas: una inflación que no para de inflar los costos y las consecuencias de la bajante que afectó el Paraná. “Hay falta de oxígeno en las aguas y los peces todavía no empezaron a desovar”, describió.

“Las asociaciones de pescadores no pudimos conseguir subsidios para este año. La estamos pasando muy mal. Salimos a pescar y no alcanzamos a cubrir los gastos de combustible. Tenemos que quedarnos días internados en la isla y llevar mucho más hielo porque si vamos de un día para otro no sacamos nada y gastamos nafta, que en los pueblos cuesta 55 pesos el litro. Además, tenemos que comprar aceite porque las lanchas funcionan a mezcla. Cada botella cuesta 390 pesos”, añadió.

Y cerró el funesto panorama para los hombres de río: “Hay escasez de piezas porque hubo una gran bajante que no se veía hace años. A eso le agregamos que hubo una crecida de golpe por la lluvia que vino de las aguas contaminadas de los campos, los pescados se quedan en las profundidades, no se mueven porque no hay temperatura ni oxígeno suficiente”.

Consternación en la CGT San Lorenzo

El secretario general de la CGT San Lorenzo, Jesús Monzón, envió a la familia y los allegados de Billarreal las condolencias de parte de toda la central obrera. “Nos impactó mucho. Este hecho no le sirve a nadie y preocupa que pase esto con un secretario general de un gremio en medio de negociaciones por un bono de fin de año. La situación de los pescadores es muy complicada. Cuando empieza la veda reciben un subsidio que en el contexto de crisis en el que estamos les alcanza cada vez menos”, dijo Monzón.

El sindicalista explicó que el 2018 fue muy duro para las trabajadoras y los trabajadores del cordón industrial. “Hay una situación muy complicada. Hoy no llegan a fin de mes aquellos que tienen trabajo. La situación es aún peor para los que menos tienen. Un jubilado que gana 8.900 pesos, que tiene que comprar medicamentos y llegar a fin de mes, no está pudiendo sobrevivir”, opinó. También agregó que en Capitán Bermúdez actualmente atraviesan un conflicto con 4.600 jubilados y jubiladas que no están recibiendo cobertura de la obra social Pami. “Están aportando a una obra social que no les da respuestas”, agregó Monzón.

“Estamos dando todo lo que podemos para que el año que viene haya un peronista que haga algo por los que menos tienen. Este gobierno de Mauricio Macri no lo ha hecho, sólo nos ha empobrecido”, concluyó.

La voz de la comuna

La presidenta comunal de Puerto Gaboto, Sandra Aguirre, habló tras la muerte del sindicalista de los pescadores con el portal de noticias IRE. “Me siento devastada, nunca pensamos que una negociación por un bono de Navidad podría terminar llevándose una vida”, dijo.

Aguirre contó que la reunión era por un bono de 1.500 pesos para 250 pescadores. “Estamos en una situación muy complicada. Gaboto es una localidad muy precaria y recién ahora logramos ponernos un poco en pie. Nos cuesta mucho y se nos hace imposible pagar ese monto. En la reunión les recordé que habíamos dado más de 900 bolsones. Sugerí que podíamos esperar que en enero haya más posibilidades”, contó Aguirre.

Sobre la reunión explicó que la charla se dio en buenos términos. “Aunque obviamente pudieran no mostrarse contentos, los pescadores salieron de la reunión totalmente calmos. Billarreal se quedó hablando un rato más conmigo para ver de qué manera podíamos seguir buscando soluciones y luego salió”, dijo Aguirre.

Agregó la mandataria: “Después escuchamos dos estruendos, cuando nos dimos cuenta que se trataba de tiros, salimos y vimos que en la plaza se había reunido mucha gente. Fue una situación espantosa. La persona que creemos que disparó es conocida en el pueblo, hace más de diez años que llegó a la localidad y siempre se dedicó a la pesca”.

“Este es un pueblo muy precario y entendemos que la situación que viven los pescadores es muy difícil pero nunca pensamos que el pedido de un bono pudiera terminar llevándose una vida”, agregó la presidenta comunal.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios