Observatorio

¿Con? memoria

Conmemoraron en París el fin de la Primera Guerra Mundial

Jefes de Estado de todo el mundo se reunieron por el centenario del fin de la Gran Guerra, en un acto en el que el mandatario francés llamó a tener esperanzas en lugar de miedos


Mientras llovía torrencialmente, líderes presidenciales del mundo entero conmemoraron ayer en París el centenario del fin de la Primera Guerra Mundial, en un acto en el que Emmanuel Macron instó a sumar esperanzas en lugar de miedos. El estadounidense Donald Trump, el ruso Vladimir Putin, el turco Recep Tayyip Erdogan y la canciller alemana Angela Merkel, entre otros, participaron en las conmemoraciones, que alcanzaron su punto álgido en el Arco del Triunfo y concluyeron con un Foro por la Paz. Las campanas de las iglesias sonaron en toda Francia a las 11, a la misma hora en la que hace cien años sonaron los clarines que anunciaron el alto el fuego en los campos de batalla. La ceremonia, en la que participaron unos 70 jefes de Estado se celebró en el Arco del Triunfo, al pie de la tumba del soldado desconocido, que representa a los diez millones de combatientes muertos durante la Primera Guerra Mundial. Los mandatarios, entre ellos el presidente del gobierno español Pedro Sánchez y el rey Felipe VI, el primer ministro canadiense Justin Trudeau o el israelí Benjamin Netanyahu, llegaron bajo la lluvia a los Campos Elíseos primero en autobús y luego a pie en un cortejo presidido por Macron y Merkel. Trump y Putin fueron por su cuenta, el primero a bordo de su limusina blindada negra, conocida como “La Bestia”.

A no olvidar

“Sumemos nuestras esperanzas en lugar de oponer nuestros miedos”, exhortó Macron y urgió a sus pares a rechazar “la fascinación por el repliegue, la violencia y la dominación” en memoria de los combatientes de la guerra de 1914- 1918. “¡No olvidemos!”, añadió el mandatario, antes de reavivar la “llama eterna” en la tumba del soldado desconocido, que conmemora a todos los soldados franceses caídos por su patria. Australia, Nueva Zelanda e India conmemoraron también el centenario del armisticio de la Gran Guerra, en emotivos actos en los que recordaron a los más de 150 mil militares de estos países que perdieron la vida en el conflicto. Polonia por su parte celebró su independencia, recuperada tras la guerra en 1918, después de que su territorio estuviera repartido durante 123 años entre Rusia, Prusia y el Imperio Austrohúngaro.

Foro por la Paz

Por la tarde, los dirigentes participaron en un Foro Internacional por la Paz, cuyo objetivo es promover el multilateralismo, debilitado por las políticas de algunos jefes de Estado, como Trump. “No se trata sólo de conmemorar el pasado sino de utilizar sus lecciones para preparar el futuro”, explicó el diplomático francés Michel Duclos. Trump será el gran ausente de esta cita que reunirá durante tres días a organizaciones internacionales, empresas, oenegés y activistas, que buscarán encontrar juntos soluciones concretas a problemas transfronterizos, según dijeron los organizadores.

La rendición

El  armisticio que dio fin a la Primera Guerra se llevó a cabo a bordo de un vagón de tren en el bosque francés de Compiègne, a 70 kilómetros de París y a 140 del frente donde aún se peleaba y se moría. La delegación alemana, liderada por Matthias Erzberger, llegó el 8 de noviembre de 1918 y se reunió con el mariscal francés Ferdinand Foch, comandante supremo de las fuerzas aliadas antes de recibir las demandas para la paz: cese al fuego, retiro de todas las tropas alemanas de los territorios ocupados, entrega de las armas pesadas e internamiento de la flota. Así, el 11 de noviembre de 1918, a las 5 de la mañana, Erzberger firmó el armisticio, que entraría en vigor a las 11. El armisticio se terminó firmando ante la certeza de que no era posible para Alemania remontar una contienda donde perdía posiciones sistemáticamente, sobre todo a partir de la llegada de tropas norteamericanas y porque ya económicamente los costos eran cuantiosos.

La paz y sus muertos

Tras la firma del armisticio, a la guerra le quedarían todavía otras seis horas en las que los ejércitos aliados, desconfiados de que Alemania cumpliera lo acordado, continuaron atacando. En total, y entre tropas de la Triple Entente y de las potencias centrales, ese día hubo 11 mil bajas a pesar de que la paz estaba cerrada. Según diferentes estimaciones, durante la guerra murieron entre 15 y 19 millones de soldados y civiles pertenecientes a todas los países participantes entre 1914 y 1918. Fue la mayor y más intensa matanza registrada hasta el momento, y el primer conflicto en tener una escala verdaderamente global, aunque su recuerdo ha quedado opacado por la catástrofe de la Segunda Guerra Mundial desatada veintiún años después.

Feministas se acercaron a la “Bestia” de Trump

La policía francesa detuvo ayer a dos activistas en topless que atravesaron el cordón de seguridad e irrumpieron frente a la caravana del presidente estadounidense, Donald Trump, en su ruta por los Campos Elíseos de París. Una de las mujeres logró acercarse hasta “La Bestia”, como se conoce a la limusina blindada de Trump, momento que fue captado por la prensa internacional que seguía el traslado del mandatario norteamericano. Como es habitual, las activistas de esta organización tenían el torso desnudo y pintado con frases de protesta. En su cuenta de Twitter, Femen publicó las imágenes del momento y denunció la “hipocresía” de los líderes mundiales, reunidos en Francia para conmemorar el centenario del fin de la Primera Guerra. En diversos mensajes, calificó la cumbre como una “fiesta de gángsters” y promovieron la etiqueta “Falsos pacificadores hacen verdaderos dictadores”. “Putin, Erdogan, Netanyahu, Bin Salman, Macron son llamados hombres de paz mientras promueven guerras en Siria, Ucrania, Yemen, Gaza. Llamémosles criminales de guerra”, dijeron. “¿Quiénes son realmente los más obscenos? ¿Nuestros cuerpos con eslóganes? ¿O la alfombra roja desplegada frente al arco de triunfo para verdaderos criminales que se burlan de todas nuestras libertades?”, escribió el movimiento en Twitter. Las mujeres, que fueron detenidas, iban con el pecho desnudo y llevaban mensajes como “Fake Peace Maker” o “Hypocrisy” escritos en el cuerpo.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios