Ciudad

Despidos en cerealera

Conflicto sin fin: Cargill no acató conciliación obligatoria

Con el despliegue de agentes de Prefectura, la empresa reforzó la seguridad en sus plantas industriales de Punta Alvear y Villa Gobernador Gálvez. Y a primera hora de la tarde impidió que los 40 trabajadores que habían sido despedidos pudiesen reincorporarse a sus puestos de trabajo


El conflicto en Cargill no cesa pese al fin de la conciliación. A la posición de la multinacional se opone la resistencia del gremio (Foto: Juan José García)

La multinacional Cargill decidió no acatar la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo de Santa Fe. Con el despliegue de agentes de Prefectura, reforzó la seguridad en sus plantas industriales de Punta Alvear y Villa Gobernador Gálvez. Y a primera hora de la tarde impidió que los 40 trabajadores que habían sido despedidos pudiesen reincorporarse a sus puestos de trabajo, tal como se había resuelto horas atrás en la cartera laboral de Lagos y San Lorenzo.

“No han dejado ingresar a los trabajadores despedidos y los intimidaron con la presencia de Prefectura. En asamblea hemos decidido continuar con la medida de fuerza del paro por tiempo indeterminado y la permanencia en la puerta de la planta”, indicó Adrián Dávalos, secretario general del Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros de Rosario.

El conflicto laboral continuará este jueves a las 12 en Capital Federal, en una audiencia convocada por el Ministerio de Trabajo de la Nación. “Vamos a pelearla pero sabemos que si el ministro (Jorge) Triaca participa de la reunión, se inclinará a favor de la empresa. Quieren disciplinar, bajar salarios, precarizar y flexibilizar las fuentes de trabajo, en el marco del plan económico neoliberal que impulsa el gobierno nacional”, denunció Dávalos.

Horas atrás, el Ministerio de Trabajo de Santa Fe había dictado una conciliación obligatoria hasta el 19 de febrero en el conflicto por 40 despidos de la multinacional Cargill en sus plantas de Punta Alvear y Villa Gobernador Gálvez. La cerealera debía dar marcha atrás con las cesantías y así los trabajadores reincorporarse a sus puestos de trabajo mientras se desarrollase la instancia de negociación entre las partes.

Cargill, con sede en Estados Unidos, emitió un comunicado en el cual negó un recorte de su planta laboral, aunque admitió los despidos y los justificó en la necesidad de recomponer perfiles de personal para atender a “nuevos desafíos” de los negocios en los que incursiona, que van desde la molienda de soja y la ganadería hasta la administración de fondos. El texto señaló que incorporaría tantos empleados como los que cesanteó. Desde el gremio de Aceiteros acusaron a la compañía de traición: dijeron que habían acordado retiros voluntarios que, después y sin aviso, se transformaron en despidos.

 

Aceiteros Rosario vs. Aceiteros San Lorenzo

 

Adrián Dávalos se diferenció de los sindicalistas aceiteros de San Lorenzo, quienes en los últimos días acordaron las escalas de la gratificación anual 2017 (bono de fin de año) y cerraron la primera paritaria del año con un aumento salarial del 15 por ciento más una revisión en septiembre.

“Haber firmado por el 15 por ciento es una traición”, disparó Dávalos hacia el gremio que conduce el sanlorencino Pablo Reguera. “Aceptaron correr la paritaria hacia un período en donde no hay poder de fuego”, graficó. “Antes decían que eran kirchneristas pero ahora parecen macristas”, sentenció el gremialista rosarino.

Si te gustó esta nota, compartila