Edición Impresa, Policiales

Confirman sentencia a siete años por robo

El condenado es un muchacho de 27 años que asaltó un comercio en 2008

El fallo fue confirmado por la Sala III de la Cámara de Apelaciones en lo Penal.
El fallo fue confirmado por la Sala III de la Cámara de Apelaciones en lo Penal.

Los integrantes de la Sala III de la Cámara de Apelaciones en lo Penal confirmaron la pena de siete años de prisión para un joven que había sido sentenciado por un robo a mano armada cometido en un comercio de zona sur en marzo de 2008.

En junio del año pasado, Marcos Antonio A., de 27 años, había sido sentenciado por el juez de Sentencia de la 1ª Nominación, José María Casas, por un robo cometido el 26 de marzo de 2008. Ese día el imputado ingresó armado en un comercio ubicado en inmediaciones de Virasoro y Mitre, donde tras reducir a los dueños, tomó varios elementos del negocio y se dio a la fuga.
Apenas el ladrón ganó la calle, una de las víctimas dio aviso al Comando Radioeléctrico.

Minutos después llegaron al lugar varios uniformados. Luego de una breve búsqueda por la zona, los policías dieron con una persona similar a la descripta por los comerciantes, quienes lo llevaron detenido.

Según refirieron en su momento fuentes del caso, en su poder la Policía encontró todos los elementos robados y un arma de fuego, que luego fue reconocida por las víctimas como la utilizada en el atraco.

Tras un largo proceso, el juez José María Casas consideró que Marcos Antonio A. era reincidente, ya que contaba con varios antecedentes penales y tres condenas firmes por delitos contra la propiedad. Luego, lo sentenció a siete años de prisión.

La defensa apeló el fallo, solicitando se modifique la calificación legal al grado de tentativa de robo y se revoque la declaración de reincidencia.

Sin embargo, la Sala III de la Cámara de Apelaciones en lo Penal de Rosario, integrada por los jueces Otto Crippa García, Juvencio Mestres y Elena Ramón, confirmó la condena luego de considerar, entre otras cosas, que si bien el arma utilizada en el atraco no pertenecía al imputado, la misma se encontraba cargada y lista para el disparo. “No existen dudas que el imputado es el autor del hecho, ya que está relacionado con el hecho por la posesión del arma y los efectos sustraídos”, reza el fallo.

Para los magistrados “no hay tentativa sino delito”. Esto es así porque el sospechoso logró apoderarse de los elementos robados, por lo que el hecho no puede ser calificado como una tentativa, explica eL fallo.

Sobre el otro pedido de la defensa, los jueces remarcaron que como Marcos A. ya había sido declarado reincidente en otro proceso anterior con condena, “la comisión del nuevo delito lo convierte en merecedor” de esa calificación.

Fue por esto que los magistrados que integran la Sala III confirmaron la condena a siete años de prisión, sin la posibilidad de obtener libertad condicional. Es que este beneficio no puede ser otorgado a quienes sean reincidentes.

Comentarios