País

En Constitución

Confirman procesamiento a mujer por besar a su pareja

Cuestionan el fallo por "lesbofóbico". Y aseguró el defensor Luis Duacastella que "la perspectiva de género no tiene lugar en la Justicia"


Esteban Schoj (Tiempo Argentino)

Aún retumban los pasos de las millones de mujeres que este jueves marcharon por todo el mundo en el marco del Día Internacional de la Mujer. Aún flamean las banderas. Consignas que son derechos y que necesitan de leyes para que se hagan efectivos. Es que se les va la vida en esta empresa. Los femicidios y las muertes por abortos clandestinos en condiciones de altísima precariedad, son sólo dos de los más dramáticos ítems que sirven para ilustrar y explicar la pregunta que muchos aún se hacen: “¿Por qué marchan las mujeres?”.

Pues ni 24 horas pasaron de esa movilización –que en la ciudad de Buenos Aires reunió a más de medio millón de mujeres– para que las estructuras patriarcales y arcaicas que se mantienen en los diferentes estamentos del Estado volvieran a asestar un golpe sobre la lucha feminista: la sala 6 de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional confirmó, durante el mediodía del viernes, el procesamiento por el “delito de resistencia a la autoridad, en concurso real con el de lesiones graves” de Mariana Gómez, en la causa que se le inició en octubre del año pasado cuando estaba abrazando y besando a su esposa en la estación Constitución, antes de ir a su trabajo.

En aquella oportunidad, Mariana fue violentamente detenida por efectivos de la Policía de la Ciudad en Constitución. “Me esposaron, me trasladaron a la estación Boedo de la línea E, me metieron en un calabozo, me ficharon, me sacaron fotos, me desnudaron delante de tres oficiales femeninos, me hicieron levantar los brazos y agacharme para ver si llevaba alguna sustancia en mis partes íntimas, pregunté si podía tener visitas y un policía me dice: «Yo te voy a dar un consejo, o calmás a la gente que está afuera o vos dormís adentro»”, dijo a Tiempo Argentino aquella vez.

Es preciso mencionar que la joven se encontraba junto a su pareja cuando fue interceptada por agentes de la policía quienes, al observarlas despedirse, se acercaron y le ordenaron apagar su cigarrillo, a pesar de que otras personas también estaban fumando en el lugar y no existía señalización que indicara la prohibición. Los agentes se refirieron repetidamente a ella como “pibe” y, aunque intentó poner fin a la discusión apagando el cigarrillo y retirándose, la detuvieron de manera violenta.

En diálogo con Tiempo Argentino, el defensor adjunto de la Capital Federal, Luis Duacastella, consideró: “El fallo atrasa y no tuvo en cuenta los sesgos lesbofóbicos de la actuación policial. Además, aunque no hubiera habido actos discriminatorios, es una barbaridad que detengan a una persona porque no quiso dejar de fumar, si esto fuera cierto. Me parece una medida desproporcionada y que la Justicia confirme este accionar policial es inaudito”.

Luego del fallo de la Cámara de Apelaciones la causa volverá al juzgado de primera instancia y allí se definirá si se investiga algo más o si manda a la fiscalía para definir si se eleva a juicio o no.

En relación a la confirmación del procesamiento, el letrado aseguro: “Creo que este fallo ratifica que la perspectiva de género no tiene lugar en la justicia argentina”.

Si te gustó esta nota, compartila