Ciudad

A rehabilitarse

Condenaron al ex rugbier que golpeó a su novia

Después de un acuerdo en la Justicia Martín Oharriz no irá a la cárcel a menos que cometa otro delito vinculado. No podrá acercarse a su ex novia y deberá hacer un tratamiento en el dispositivo municipal para varones violentos. La agresión fue en febrero y ella pudo grabarlo con su teléfono celular


Gentileza Rosario3

Martín Oharriz, el ex jugador de rugby que golpeó salvajemente a su novia y quedó registrado en un video tomado con un teléfono celular fue condenado esta semana por el juez penal Juan Andrés Dónnola a un año de prisión condicional y a dos de reglas de conducta. A menos que cometa otro delito vinculado no irá a la cárcel. Sí deberá hacer un tratamiento en el dispositivo municipal de Rosario para varones violentos del Instituto de la Mujer. En dos años ya pasaron por ese espacio 124 hombres de entre 18 y 70 años que golpearon, insultaron, manipularon o amenazaron a sus parejas. Tal como publicó El Ciudadano, dos de cada tres llegaron por orden judicial y después de varias denuncias. El resto entró al dispositivo por voluntad propia. Ninguno reincidió.

Decisión

A través de un procedimiento abreviado que presentó la fiscal María Teresa Granato de la Oficina de Violencia de Género de la Fiscalía el hombre de 35 años evitó el juicio después de ser imputado por lesiones leves dolosas agravadas por la relación preexistente y ser cometida en contexto de violencia de género. Deberá fijar residencia en la ciudad y no podrá acercarse a 200 metros de la mujer. Será controlado por la Dirección de Asistencia Pospenitenciaria y no podrá consumir estupefacientes o abusar de bebidas alcohólicas. Por último, tendrá que entrar en el dispositivo público grupal con varones que ejercen o ejercieron violencia contra las mujeres en el Instituto de la Mujer de Rosario.

Reincidente

Oharriz y María C. habían sido novios por dos años. Incluso vivían juntos. Según el relato de la fiscal Granato, el vínculo estuvo cruzado por la violencia y los celos del hombre. En marzo de 2017 la pareja terminó con denuncia penal de por medio y un restricción de acercamiento. Pero la relación reflotó en diciembre, cuando el hombre, que hasta el año pasado jugó al rugby en el Jockey Club de Rosario, le aseguró que estaba yendo a recibir ayuda psicológica. Volvieron a ser novios.

El hecho que llevó a la condena fue el 18 de febrero en una casa de Estanislao López al 2600. “Me empezó a pegar cada vez más. No me dejaba levantar. Me dio cachetazos, piñas, patadas. Me agarró del cuello. Sólo paró cuando tocaron la puerta del departamento”, dijo María, que en ese momento escapó pero pudo capturar en su teléfono celular la golpiza. El video se viralizó en redes sociales.

El amigo de María y los vigiladores de las torres Maui declararon que cuando escucharon la golpiza activaron un protocolo que tiene el edificio cuando hay ruidos molestos. Los gritos se escuchaban desde la pileta y uno de los encargados de la vigilancia vio cuando la pareja estaba en el balcón y Oharriz la metió adentro. Después de escapar ella se quedó con un amigo durante el fin de semana porque estaba avergonzada y no quería asustar a sus padres.

La ayuda

El dispositivo para varones violentos comenzó a funcionar en septiembre de 2015 dentro del edificio donde estaba la Maternidad Martín en Moreno y San Luis. Trabajan cinco psicólogos en dos niveles: uno individual y otro grupal. En la entrevista personal apuntan a conocer la historia y los vínculos del hombre para identificar los actos de violencia y que los reconozca. Cuando los asume y puede angustiarse los psicólogos evalúan si está listo para las rondas grupales. En esa instancia el objetivo es desnaturalizar los estereotipos machistas diarios. Los niveles se intercalan por semana.
En la mayoría de los casos los hombres no reconocen otros tipos de violencia más allá de la física. Actualmente, el equipo trabaja con dos grupos de diez hombres cada uno.

Tal como publicó El Ciudadano, el 68 por ciento de los hombres que llegan al dispositivo tienen una causa judicial porque golpearon, amenazaron o no respetaron la orden de restricción de acercamiento que tenían con la pareja o la ex. En todos los casos el juez los mandó al instituto como complemento de la condena. Todos tenían denuncias anteriores. En el caso de que no cumplan los dos años de tratamiento los psicólogos informan al juez para citarlos nuevamente.

Reconocerlo

Si actúas de manera violenta con tu pareja o tu ex podes comunicarte al 155-876139, de 8 a 14, o mandar un correo a [email protected]

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios