Ciudad

Facultad de Medicina UNR

Condenaron a tesorero por faltante de medio millón de pesos

Entre 2007 y 2010 el cirujano Julio César Jozami estuvo a cargo de la cooperadora. La pericia contable incluyó facturas truchas y recibos de proveedores inventados. También lo acusaron de quedarse con la plata de los plazos fijos. Él dijo que lo están persiguiendo


Arte El Ciudadano

La factura estaba a nombre de Materiales de la Constrcción del Sur de Juan Carlos Tiraboschi. “Constrcción”. Así figuraba en uno de los recibos firmados por Julio César Jozami, tesorero de la cooperadora de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNR y acusado de quedarse con medio millón de pesos. No era lo único raro entre los papeles. La causa tenía pruebas de cuando libró pagos por 258 mil pesos a proveedores inventados, o vendió cheques diferidos y también se quedó con la plata de 48 plazos fijos de la cooperadora. Incluso hay pruebas de cuando inventó una auditoría en las Islas Canarias para sacar 70 mil pesos o cuando se quedó con una donación de 26 mil pesos. Todo estaba en los libros de las pericias contables chequeadas entre la Facultad de Ciencia Económica y un perito de la Justicia. Aún con todo el material, la jueza de sentencia N°8, Marisol Uzandizaga absolvió a Jozami. En abril la hija del ex intendente y presidente de Rosario Central aceptó el argumento del hombre. Él había dicho que todo era una situación compleja y que no controlaba las facturas. La cooperadora de la UNR apeló la decisión y esta semana la Justicia les dio la razón: Lo condenaron a tres años por administración fraudulenta. Será en modo condicional y si vuelve a cometer un delito vinculado podrá ir a la cárcel.

Responsable

Días atrás el Tribunal Oral Penal de Segunda Instancia a cargo de Carina Lurati, José Luis Mascali y Daniel Acosta dio vuelta el fallo de primera instancia que liberaba de culpas a Jozami que entre 2007 y 2010 estuvo a cargo de la tesorería de la cooperadora de la facultad de calle Santa Fe y Francia. Según el fallo al que accedió El Ciudadano, la jueza Uzandizaga no tuvo en cuenta la pericia contable y, en cambio, aceptó el argumento de que Jozami era perseguido la UNR y la causa judicial era una forma más de hostigarlo. El médico cirujano fue condenado finalmente esta semana por la faltante de casi medio millón de pesos. Los peritos determinaron que firmó facturas truchas. Muchas tenían errores. Incluso una que era de un servicio de auditoría contable tenía un logo de una empresa de catering.

Durante la administración de Jozami también se vendieron cheques diferidos, pero el dinero nunca entró a la caja de la cooperadora. Él manejaba los plazos fijos que generaron en esos tres años unos 110 mil pesos y un Bodén 2013 en dólares. Solo cuatro plazos fijos quedaron en los libros de la cooperadora y, de nuevo, la plata nunca entró a la UNR. Según la imputación, Jozami iba al banco y retiraba los intereses por ventanilla. En su defensa dijo que entregaba la plata a la mujer a cargo de la caja diaria de la cooperadora porque confiaba en quienes trabajan ahí. Si bien los otros empleados de la cooperadora fueron denunciados ninguno terminó condenado.

“Estas asociaciones cooperadoras, que también han sido creadas en escuelas públicas, son en gran medida el sostén del gasto diario, precisamente por la burocracia para lograr la compra de un insumo urgente o el magro presupuesto en la educación pública”, explicaron los jueces de segunda instancia para condenarlo.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios