Edición Impresa, Policiales, Últimas

Condenan a un joven a 25 años de prisión por doble homicidio

Por Ana Laura Piccolo.- El episodio ocurrió en agosto del año pasado en una vivienda de villa Cassini, en el norte de Capitán Bermúdez.


Hace casi un año, un doble homicidio conmocionaba a la localidad de Capitán Bermúdez, ubicada en el departamento San Lorenzo. Los cuerpos sin vida de una joven de 20 años y su pequeño hijo de 23 meses fueron hallados por un familiar dentro de su vivienda. Ambos estaban estrangulados y golpeados. Además la mujer tenía una puñalada en el pecho y el niño su propio nombre escrito en una mejilla. Por ese hecho, fue detenido un ex novio de la joven, de 19 años, quien se confesó autor de los asesinatos. Esta semana, con el consentimiento del imputado y de los familiares de las víctimas, Matías Agustín Ferreyra fue condenado a 25 años de prisión en un juicio abreviado.

Eliana Gauna, de 20 años, vivía junto a su bebé de 23 meses en una pequeña vivienda que alquilaba en el barrio Cassini, en el norte de Capitán Bermúdez, cerca de sus familiares. El 12 de agosto del año pasado, la joven no fue a trabajar por lo que su hermano de 18 años se acercó al domicilio en horas del mediodía. Allí se encontró con la macabra escena. Ambos estaban muertos con visibles golpes.

Más tarde las autopsias determinaron que Eliana fue la primera en morir por “asfixia mecánica, estrangulación y ahorcamiento”, que se efectuó con un cable prolongador de electricidad. El mismo informe aclara que si bien presentaba una herida punzante en el pecho la misma no le provocó la muerte.

En tanto su bebé, a quien le decían Nacho, falleció a causa de “asfixia mecánica, estrangulación y politraumatismos”, siento todas lesiones vitales y habiéndose encontrado “signos de estrangulación «a mano» e intensos traumatismos craneales”.

El imputado, actualmente de 20 años, había mantenido un corto noviazgo con la joven, quien según sus familiares le dio fin porque la había golpeado en varias oportunidades.

Al ser detenido asumió ser el autor de los hechos, y más tarde, en una ampliación indagatoria brindó detalles, entre los que dijo haber consumido cocaína antes de ingresar al domicilio y no recordar algunos momentos de su violenta reacción, como por ejemplo cuando escribió en el rostro del bebé «Nacho M» por el apodo de menor y la inicial de su nombre: Matías.

El imputado, que trabajaba en una verdulería, fue condenado a 25 años de prisión por el homicidio simple de Eliana, mientras que el del bebé fue calificado con el agravante de alevosía, dada la total indefensión de la criatura.

Además de sus declaraciones, calificadas como “verdaderas confesiones”, en la causa se recolectaron otras pruebas como prendas manchadas con sangre en su domicilio y el testimonio de un vecino de las víctimas que lo vio salir a las 8 del domicilio “cabizbajo y sin saludar”.

El juicio abreviado estuvo a cargo de la fiscalía 11ª, a cargo de Graciela Argüelles, y el Juzgado de Sentencia 4ª, a cargo de Julio Kesuani.

Comentarios