País

Histórica sentencia

Condenan a prisión perpetua bajo la figura de travesticidio

La Justicia aplicó pena de 25 años de prisión a David Marino por el asesinato en 2015 de Diana Sacayán, referente trans de la lucha por los derechos humanos a nivel mundial.


La Justicia sentenció a Gabriel David Marino, de 25 años, a prisión perpetua bajo los cargos de homicidio agravado por odio de género y violencia, por el crimen de la dirigente trans Diana Sacayán, en la primera condena por travesticidio dictada en el país.

El fallo fue dictado este lunes por Tribunal Oral en lo Criminal 4, por el crimen cometido por Marino en octubre de 2015 en el departamento donde vivía la víctima, en el barrio porteño de Flores.

La dirigente trans Diana Sacayán fue ultimada de 13 puñaladas y en el juicio oral y público por primera vez se incluyó la figura de “travesticidio”, es decir un homicidio que tiene como causal el “odio a la identidad de género”.

Tras once audiencias, el tribunal resolvió condenar a prisión perpetua a Marino, quien se encuentra detenido desde hace dos años.

Esa pena había sido solicitada tanto por la Fiscalía como por las dos querellas: la familia de la víctima y el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi).

La condena fue recibida con aplausos y emoción tanto en la sala de audiencias como en la plaza ubicada frente a los Tribunales, donde activistas trans y miembros del colectivo LGBT siguieron la lectura del veredicto a través de una radio abierta.

En la sala de audiencias junto a Sasha Sacayán, hermano de Diana, estuvo sentada Nora Cortiñas, referente de las Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora.

Hasta este lunes se habían realizado otros dos juicios similares, uno en Mendoza por el crimen de Natalia Sandoval, de 35 años, y otro en Santa Fe por el de Vanesa Zabala, de 31.

En ambos juicios la condena fue también a prisión perpetua, pero en ninguno de ellos se aplicó el agravante de travesticidio como en el que se llevó adelante por la muerte de Sacayán, quien fue líder de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays y Bisexuales (Ilga), dirigente del Movimiento Antidiscriminatorio de Liberación (MAL) e impulsora de las leyes de Identidad de Género y de Cupo laboral travesti trans.

La abogada querellante Luciana Sánchez consideró que la causa fue “histórica” por tres motivos. “En primer término por tratarse de una referente de derechos humanos a nivel mundial. En segundo lugar porque nunca había llegado a juicio un asesinato de una travesti con una calificación que reconociera que el odio a la víctima por su identidad de género es uno de los motivos del asesinato. Y el otro motivo es que son pocos los casos de asesinatos de travestis que llegan a juicio. Solo cuatro han tenido condena y, en general, fueron bajas en relación al tipo de crimen”.

Con el caso de Diana, el término “travesticidio” empezó a ser usado en forma oficial. Según Sánchez, la Corte Suprema de Justicia de la Nación lo utiliza en su registro, el Observatorio de Políticas de Género del Consejo de la Magistratura porteña también lo emplea, mientras que el Ministerio Público Fiscal de la Nación lo sumó hace un mes a su protocolo especializado.

Luchadora incansable

Diana Sacayán era una activista trans que durante más de veinte años fue militante social.

Su primera victoria fue obtener la sanción de la ley bonaerense de cupo laboral para ese colectivo, que se conoce por su nombre y es única por sus características a nivel mundial. Diana nació en Tucumán y tenía 39 años cuando fue asesinada.

A los 17 años asumió su identidad trans. En 2001 creó el Movimiento Antidiscriminatorio de Liberación (MAL), organización dedicada a sostener la inclusión educativa, laboral y sanitaria de las personas LGBTI.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios

Te invitamos a comentar y a debatir. Esta es un área abierta al intercambio de ideas. Nos reservamos el derecho de eliminar un comentario si su contenido es fóbico (basado en conceptos de raza, orientación sexual, nacionalidad, religión, género, etc.), o se entiende como una amenaza o un ataque personal hacia otro comentarista o hacia alguna otra persona vinculada. Cualquier mensaje que consideremos que no contribuye a la discusión abierta, respetuosa o participativa será eliminado.