Policiales

Violencia y marginalidad

Condenan a pareja por integrar la banda de La Mafia Nueva Generación, liderada por un alfil de Los Monos

Los jóvenes fueron apresados en agosto del año pasado y esta semana penados a tres años de prisión efectiva por participar en la gavilla que se dedicaba a balaceras, usurpaciones y amenazas para la venta de drogas al menudeo en distintas zonas de la ciudad 


Una joven pareja fue condenada a tres años de prisión por integrar la asociación ilícita comandada desde la cárcel por el lugarteniente de Los Monos, Matías “Pino” César, quien a lo largo de un lustro supo fundar gavillas en distintos puntos del Gran Rosario que se dedican a cometer múltiples delitos que van desde usurpaciones, narcomenudeo hasta homicidios. Los acusados fueron apresados en agosto del año pasado por integrar la facción de “La Mafia Nueva Generación” y ahora reconocieron su responsabilidad en un juicio abreviado que homologó el juez Ismael Manfrín.

Se trata de Ariel Barbona, de 29 años, y Nicole Vallejos, de 28, una joven que figuraba entre las visitas autorizadas de Pino César en la Unidad Penal 11 de Piñero, según informaron voceros del caso.

El fiscal del caso fue Franco Carbone y la pareja fue detenida en el marco de 13 allanamientos llevado a cabo el 30 de agosto del año pasado que buscaron desbaratar la banda de La Mafia Nueva Generación. En su domicilio de Rodríguez al 4100, también incautaron una pistola calibre 9 milímetros y 700 gramos de cocaína compactada, por ello cuentan con una causa abierta en la Justicia federal.

Trece allanamientos, un ladrillo de cocaína made in Perú y un módico millón y medio de pesos

De acuerdo con voceros del Ministerio Público de la Acusación (MPA), los jóvenes acataban las órdenes de Pino César, quien purga una condena a 20 años de prisión por haber planificado atentados contra edificios judiciales, domicilios de jueces y policías a pedido del líder Los Monos, Ariel “Guille” Cantero.

A pesar de estar detenido desde 2018, Pino César supo conformar gavillas a través de la asociación con otros reclusos, la mayoría veinteañeros, con los que buscaba mano de obra barata para disputar territorios para la venta de drogas al menudeo a fuerza de balaceras, homicidios y usurpaciones.

A la condena de dos décadas en 2021, César sumó en el último tiempo la imputación por organizar una asociación ilícita que, principalmente con base en el barrio Ludueña y Empalme Graneros, cometió extorsiones y homicidios en el marco de una disputa con la organización de Francisco “Fran” Riquelme, quien responde al archirival de Los Monos, Esteban Lindor Alvarado.

En dicha causa, los principales acusados como las primeras líneas de César fueron Andy Benítez, Julián Aguirre y Mauro Gerez. Luego, Benítez se distanció y Pino se aseguró que le llegara el mensaje de que no estaba más dentro de la banda con una balacera contra un auto y una nota cometida a mediados de mayo del año pasado en barrio Belgrano. Desde ese momento, comenzó a tomar más fuerza las personas que respondían a Aguirre.

Atacaron a balazos un auto en barrio Belgrano y dejaron nota intimidatoria

Justamente, la pareja integraba esta gavilla y que se hacía llamar “La Mafia Nueva Generación”, haciendo referencia al cártel mexicano de Jalisco Nueva Generación. Siempre bajo las órdenes de César, Aguirre se alió con Roberto Danilo M., apodado “Culón del Norte” y con peso en La Cerámica. Esta facción fue nombrada como responsable del comercio de drogas y ataques a balazos en las zonas norte, noroeste y en la vecina localidad de Villa Gobernador Gálvez.

“El objeto prioritario de la banda es la comisión de diferentes e indeterminados delitos violentos orientados a la construcción y manutención de relaciones de poder y ocupación, dominio y control territorial. En ese marco Vallejos y Barbona eran parte del círculo de confianza de Matías César”, describió la acusación.

Además, Carbone agregó que “estaban a disposición para realizar operaciones como venta de estupefacientes; guardaban, almacenaban y suministraban recursos materiales al resto de la banda criminal como armas de fuego, vehículos y grandes sumas de dinero provenientes de actividades ilícitas”.

Fue en este marco que tras un acuerdo entre la Fiscalía y las defensas, los jóvenes reconocieron en un juicio abreviado su responsabilidad como parte de la asociación ilícita, la tenencia del arma de fuego y encubrimiento. El procedimiento fue presentado al juez Manfrín, quien lo homologó esta semana y les dictó una pena de tres años de prisión efectiva.

Atacaron a balazos un auto en barrio Belgrano y dejaron nota intimidatoria

Comentarios

10