Policiales

Santa Fe

Condenan a 20 años de prisión a una joven por instigar un crimen con fines de robo

Dura pena para una chica de 21 años acusada de inducir a un muchacho a que le dispare a un conocido durante un asalto en su vivienda. El gatillero está preso y ya habría expresado su voluntad de firmar un abreviado

Fiscal del caso Martín Torres

Una joven de 21 años firmó una condena a dos décadas de prisión como instigadora de un crimen en ocasión de robo en el barrio Alto Verde de la ciudad de Santa Fe. Según la acusación, hace dos años la chica instó a otro joven, de 22, a dispararle a un hombre dentro de su domicilio al que habrían acudido en busca de dinero. Según la Fiscalía, el muchacho que disparó también aceptará en los próximos días firmar una condena a 20 años de cárcel en un juicio abreviado por el homicidio de Carlos Manuel Espíndola, asesinado de un tiro en el pecho el 7 de mayo de 2019.

La condena a 20 años de prisión fue dictada ayer contra Juliana Micaela Villalba, de 21 años, por los jueces José Luis García Troiano, Nicolás Falkenberg y Héctor Gabriel Candioti en un juicio abreviado, cuya investigación estuvo a cargo del fiscal Martín Torres.

Según el fiscal, la chica instó a un joven de 22 años, cuyas iniciales son C.D.G., a que le dispare a la víctima y a sabiendas de las posibles consecuencias. El muchacho acusado de gatillar se encuentra con prisión preventiva a la espera de firmar un juicio abreviado con una pena igual de alta que la muchacha, según anticipó el Ministerio Público de la Acusación.

El crimen ocurrió la madrugada del martes 7 de mayo de 2019 en la manzana tres del barrio Alto Verde de la capital provincial.

“Villalba y su acompañante se acercaron a la casa y ella le exigió a la víctima que les abriera la puerta”, relató el fiscal. Sostuvo que “Espíndola los reconoció y el muchacho investigado como autor del homicidio le expresó su intención de matarlo si no les entregara dinero”. Luego, la joven “insistió para que le quite la vida al dueño de la vivienda”, aseguró el fiscal. Espíndola recibió un disparo en el pecho a corta distancia con una pistola calibre 45. Falleció dos meses después por la herida.

Según el fiscal, la joven fue detenida y acusada un mes después del ataque y se le dictó prisión preventiva domiciliaria con tobillera electrónica por ser mamá de un hijo pequeño. Pero la medida fue transgredida por la acusada y volvió a prisión. Finalmente, firmó una dura condena como instigadora de homicidio en ocasión de robo agravado por el empleo de arma de fuego y como coautora de tentativa de robo calificado por el empleo de arma de fuego, además de los delitos de evasión, incumplimiento de un mandato judicial y daño.

Los familiares de la víctima fueron notificados de la pena y prestaron su conformidad con lo resuelto.

Comentarios