Edición Impresa, Policiales

Peleas entre bandas

Condenados a 46 y a 28 años de prisión por el crimen de una nena

Unificaron penas anteriores que pesaban sobre Claudio Martínez y Claudio Germán Mansilla.


Dos hombres, de 35 y 37 años, deberán purgar duras condenas por el crimen de una niña que quedó en medio de un tiroteo entre bandas rivales. La jueza de Sentencia 8ª, Marisol Usandizaga, sentenció al dúo a 23 años de cárcel por el homicidio de Mélani Navarro, ocurrido en la zona sur, en enero de 2014. A su vez, la sanción abarca un ataque a balazos a un vecino, padre de uno de los integrantes del grupo opositor, ocurrido horas antes. Las penas se unificaron con condenas anteriores, lo que elevó considerablemente la sanción. La condena a Claudio “Quico” Daniel Martínez escaló a 46 años de prisión, mientras que su ladero Claudio “Cagón” Germán Mansilla deberá purgar 28 años y 8 meses.

Una disputa entre dos grupos antagónicos terminó con la vida de Mélani Desiré Navarro, de 5 años, el 22 de enero de 2014. Las motivaciones del enfrentamiento son diferentes depende quién las relate.

Según el fallo, un familiar de uno de los imputados sostuvo que la bronca vino por un robo. Supuestamente se enfrentaron el hermano de Quico con un tal Jony, y allí empezó la discordia. Mientras que Martínez sostuvo que Jonatan “Jony” Gauto baleó a su hermano Iván. Del otro lado un testigo afirma que Quico y su hermano mataron a Adrián Oscar Ledesma, en septiembre de 2013, y la viuda los denunció. Este crimen se produjo en la vereda de un conocido búnker de drogas, en Rodríguez y Garibaldi. El hombre recibió un tiro en la nuca.

El 21 de enero de 2014 Alberto, padre de Jonatan y cuñado de Ledesma, caminaba por calle Flamarión. Antes de llegar a Gutiérrez lo interceptó una motocicleta y lo balearon desde atrás. La escena fue vista por su pareja, hermana de Ledesma, que sindicó a los imputados. El hombre fue trasladado al Roque Sáenz Peña y de allí al Heca: sufrió fractura de tibia y peroné y una herida en el pie derecho. Según una voz contraria, este hecho derivó en una balacera a la casa de los atacantes que terminó con un adolescente herido. Entonces, al día siguiente, se produjo una balacera que terminó con la vida de Mélani.

Era la 00.30; la niña y sus primos jugaban en la vereda. Delante de ellos estaba su vecino Jonatan Gauto y, a la altura de Flamarión al 4900, apareció un auto blanco desde donde abrieron fuego. Algunos testimonios hablan de una moto. Según la pesquisa hubo un intercambio de balas. La madre de Gauto sostuvo que caminaba por Flamarión y sintió desde atrás leves ruidos. Según refirió era Quico con otros muchachos  que bajaron de un auto blanco y abrieron fuego. La mujer también reconoció a Cagón e Iván, hermano de Quico, entre los agresores y corrió. Intentó ingresar a la casa de Mélani para resguardarse y cuando se dieron cuenta la nena había recibido un disparo en el cráneo. La niña fue derivada al Hospital Víctor J. Vilela y, a pesar de los esfuerzos, no lograron salvarla.

A ello se sumó el testimonio de los niños que fueron testigos. Dos reconocimientos positivos, entre ellos el que realizó Jonatan Gauto y la declaración del imputado Martínez, quien en la indagatoria reconoció haber disparado contra Alberto G. También se cotejaron las vainas extraídas al herido con las vainas levantadas en el ataque donde falleció la niña, lo que dio positivo. La jueza concluyó que la rivalidad entre ambos bandos existió y hubo balaceras reiteradas, lo que terminó con la muerte de la niña por dolo eventual.

En cuanto a la balacera donde falleció Mélani, la jueza sostuvo que evidentemente las balas venían de la esquina de Flamarión y Estado de Israel e hirieron a la niña, quien junto a sus primos se encontraban detrás de Jonatan Gauto. Y aclaró que, ante la imposibilidad de cotejar la bala que se extrajo del cuerpo de la chiquita, ambos fueron considerados coautores de homicidio agravado por el uso de arma y les aplicó una condena de 23 años.

Los antecedentes

Cagón tiene una condena previa por robo calificado, dictada el 2 de Julio de 2010 por el Juzgado de Sentencia 8ª, que fue unificada con la pena dictada por Usandizaga por lo que deberá purgar  28 años y 8 meses. Por su parte Quico Martínez fue sometido a un juicio oral junto a su hermano Iván por el crimen de Mauro Martínez, ocurrido el 20 de febrero de 2014 en Villa Itatí. Por este hecho fue condenado a la pena de 18 años de prisión por homicidio agravado por el uso de arma de fuego y abuso de armas. Pero Martínez, ya contaba con una condena a 8 años y 3 meses de agosto de 2011, por lo que se unificó en 23 años. Esta nueva decisión judicial (por el crimen de Mélani Navarro y el ataque a tiros a Alberto G.) generó una nueva unificación por lo que Claudio “Quico” Martínez deberá purgar 46 años de prisión.

Del otro lado

Jonatan Gauto, de 22 años, no ocultó su rivalidad con Quico y Cagón.

Fue condenado a 18 años de prisión por el homicidio de Lisandro Mena –muchacho que iba con Claudio Cantero el 23 de marzo de 2013 cuando éste fue asesinado–. El 25 de diciembre de 2013 Mena, a pesar de encontrarse con arresto domiciliario, circulaba en moto; al llegar al semáforo ubicado en Batlle y Ordóñez y bulevar Oroño se detuvo y fue atacado a tiros. En la vereda, Federico Manattini esperaba el colectivo y fue arrollado por la moto. Ambos fallecieron. A su vez enfrenta una causa por dos hechos de tentativa de homicidio a María de los Ángeles F. y José B y por el crimen de Alberto Santiago Fernández, ocurrido durante una balacera en abril de 2014. Por este caso hubo audiencia preliminar a mediados del año pasado, cuando el fiscal Adrián Spelta solicitó 32 años de prisión.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios