Edición Impresa, Policiales

Fallo judicial

Condenada a 10 años de prisión por el homicidio de su amiga

Claudia Reynoso es la madre del Quemadito Rodríguez, quien fue asesinado cuatro años, atrás en Pellegrini y Mitre.


Claudia Reynoso fue condenada por el crimen de Ángela Ruiz, ocurrido en agosto de 2015. El tribunal compuesto por los magistrados Alejandro Negroni, Raquel Cosgaya y Delia María Paleari sentenciaron a la mujer a la pena de 10 años de prisión por el delito de homicidio simple. Reynoso era madre de Maximiliano Quemadito Rodríguez, y tras el asesinato de su hijo y el triple crimen de Villa Moreno –que tuvo a su ex marido como uno de los atacantes– la mujer quedó en la calle. Ante ello, Ruiz le ofreció vivir en la casa de su tía pero la mala relación entre ambas derivó en una discusión que Reynoso terminó a cuchillazos. Ayer, en una audiencia oral la imputada escuchó la condena en silencio. Algunos días previos la mujer declaró, y brindó sus últimas expresiones dijo: “Lo único que le pido es que me perdone. Quiero que se termine pronto todo”.

Rafael Coria fue el fiscal a cargo del caso, en su primera exposición durante los alegatos de apertura en el juicio oral que se inició a mediados de diciembre solicitó 20 años de cárcel para Reynoso y describió el hecho.

Eran cerca de las 21.30 del 21 de agosto de 2015, cuando Ángela estaba junto a su pareja en la casa ubicada en pasaje Hutchinson al 2900. Claudia vivía en una habitación en la parte trasera de la vivienda y esa noche también estaba su pareja. La mujer discutió con su amiga. Para la Fiscalía, Reynoso comenzó a agredirla y la víctima intentó defenderse. Para la defensa, a cargo de Marisel Palais, Ángela comenzó a insultarla pero Claudia esquivó la discusión aunque su amiga volvió a insistir en la pelea y le arrojó un botellazo.

Ambas partes coincidieron en que las mujeres se pelearon a golpes hasta llegar a la vereda donde Reynoso sacó una pequeña navaja y apuñaló reiteradamente a su amiga. La Fiscalía sostuvo que fueron 17 veces y las lesiones afectaron órganos vitales como pulmones e hígado. La defensa sostuvo que las heridas fueron superficiales y que el deteriorado cuadro de salud de la víctima la llevó a la muerte. Aclaró que no hubo dolo homicida.

Tras ello Reynoso, que se presentó como locutora y periodista, decidió declarar. Dijo que tras la muerte de su hijo tuvo que irse de su casa por problemas familiares. Tras ello comenzó a deambular en la calle y a tomar drogas, en esas circunstancias, se encontró con Ángela cuando estaba de “caravana” y le ofreció alquilar una pieza en la casa de su tía por 500 pesos. Claudia sostuvo que había conocido a un hombre que la estaba ayudando a salir de las drogas, y el día del hecho estaba en la casa. Refirió que Ángela comenzó a agredirla y ella quiso asustarla para que no le pegara más. “Estoy cansada de todo esto, de sufrir. Lo único que le pido es que me perdone. Quiero que se termine pronto todo esto”, dijo Claudia.

Finalizado el debate, Coria echó mano al principio de objetividad y solicitó 16 años y medio de prisión para la mujer, para ello tuvo en cuenta el desarrollo del juicio, la cuestión sociocultural y de salud de la imputada. El debate pasó a un cuarto intermedio y ayer el tribunal pluripersonal que presidió el caso dio a conocer su veredicto.

En algunos minutos el presidente del tribunal Alejandro Negroni leyó la parte resolutiva del fallo, donde se condenó por unanimidad a Claudia Elisa Reynoso a la pena de 10 años de prisión por el delito de homicidio simple. La mujer escuchó la lectura de la condena en silencio tras lo cual firmó el acta y fue trasladada nuevamente a su lugar de detención. Los fundamentos del caso se conocerán a partir del 6 de febrero.

Comentarios