Policiales, Últimas

Tiroteo fatal

Condena para dos hermanos por matar a tiros a un vecino en Villa Gobernador Gálvez

El crimen de Enrique "Chicho" Candia ocurrió en la vecina localidad en diciembre de 2018 cuando la víctima, tras ser amenazada de muerte, se tiroteó con los acusados

Fiscal del caso Marisol Fabbro

Los hermanos Carlos Javier y Alejandro Jonatan Leguizamón fueron condenados por el crimen de Enrique “Chicho” Candia, ocurrido en diciembre de 2018. Un tribunal pluripersonal los encontró responsables del asesinato. El primero de ellos fue sentenciado a cumplir 19 años tras las rejas por el delito de homicidio calificado por haber sido cometido con el concurso premeditado de dos o más personas y agravado por el uso de arma de fuego, amenazas calificadas por el uso de arma de fuego y portación ilegítima de arma de fuego de uso civil mientras que el segundo deberá purgar 12 años de cárcel por el crimen, fue absuelto por el beneficio de la duda de los delitos de amenazas calificadas y portación.

Enrique “Chiche” Candia cumplía un arresto domiciliario cuando lo mataron. El crimen se produjo la tarde del 22 de diciembre de 2018 cuando, según la acusación fiscal, los hermanos Leguizamón —incluido Abel quién luego falleció— fueron al domicilio de Candia en Mármol y Obligado en Villa Gobernador Gálvez. Allí comenzaron a amenazar de muerte a Candia con armas de fuego en las manos, le reclamaban que saliera de la casa.

Se fueron, pero poco después volvieron y esta vez la víctima salió armada y se produjo un enfrentamiento entre los hermanos y Chicho Candia que resultó gravemente herido y murió producto de un disparo en el pecho mientras que Abel Leguizamón terminó internado con algunas heridas.

A juicio llegaron dos de los tres hermanos ya que Abel murió durante el trámite. Carlos y Jonatan fueron acusados por la fiscal Marisol Fabbro quién pidió para el dúo prisión perpetua. Tras el debate los jueces Nicolás Foppiani, José Luis Suárez y Pablo Pinto resolvieron condenar a Carlos Leguizamón por el crimen, el delito de amenazas coactivas y la portación de arma a la pena de 19 años. Para Alejandro Leguizamón la pena fue de 12 años, lo condenaron por el crimen pero logró una absolución por las amenazas y la acusación por portación de arma de uso civil.

Dos hermanos enfrentan un pedido de prisión perpetua por un homicidio ocurrido en 2018

Comentarios