Policiales

Disputas en Nuevo Alberdi

Condena condicional para un tal Cumbia por disparar a un hombre en plena calle

Si bien la víctima alegó un intento de robo, los investigadores estiman que el hecho está enmarcado en una disputa territorial por la venta de drogas en zona norte. El acusado aceptó su responsabilidad y lo condenaron a una pena condicional


Le dicen Cumbia, tiene 22 años y en mayo de 2018 le disparó a un hombre de 39 años. Lo buscaron casi un año hasta que en abril lo detuvieron durante un allanamiento. En su momento la víctima dijo que se trató de un intento de robo, pero los investigadores deslizaron que el trasfondo sería una disputa por el territorio. El fiscal Ademar Bianchini lo imputó por tentativa de homicidio. Pero la semana pasada encuadró el hecho en lesiones y acordó una pena de 3 años de prisión condicional que fue homologada por el juez Pablo Pinto, que finalmente dictó la condena.

La noche del 16 de mayo cerca de la medianoche, Ricardo Z. circulaba en bicicleta por Ciudadela y Luzarriaga, en Nuevo Alberdi, cuando apareció Cumbia, lo tomó de un brazo y lo baleó. Ricardo quedó tendido en el piso mientras el agresor huyó del lugar. Testigos del hecho brindaron los datos que llevaron a la pesquisa a identificar al agresor como Marcelo Claudio “Cumbia” Coronel.

La víctima logró recuperarse de las lesiones e insistió con la tentativa de robo. Para los investigadores había otro trasfondo. Sospechaban que era parte de uno de los grupos que se disputa la zona, donde ya hubo varios hechos de sangre, ante la banda rival.

La zona donde se produjo el hecho tiene dos grandes grupos que pujan por el territorio y tiene como finalidad la venta de drogas, explicaron. En septiembre de 2018 se realizaron dos allanamientos en búsqueda de Cumbia. El primero el Luzurriaga al 2400 y otro en Somoza al 3200 donde se secuestró un revolver calibre 22 y otro calibre 32 largo con cartuchos. Si bien no hallaron a Cumbia, marchó presa la persona que estaba en la propiedad donde se encontraron las armas.

En abril de este año un allanamiento en calle Baigorria al 3300 finalmente dio con el atacante que fue detenido e imputado por el fiscal Bianchini por tentativa de homicidio agravada por el uso de arma de fuego y portación. Por disposición del juez Héctor Núñez Cartelle, Cumbia Coronel quedó preso preventivamente. Pero la semana pasada el fiscal y su defensor particular José Giraudo presentaron ante el juez Pablo Pinto un acuerdo de juicio abreviado por el delito de lesiones graves agravadas por el uso de arma de fuego y portación.

El fiscal explicó el cambio de calificación en que el atacante disparó una sola vez en una zona que finalmente no resultó letal y entendió que Coronel no tuvo la intención de matarlo.

Con esta fundamentación el defensor apoyó el acuerdo, Coronel admitió su responsabilidad en el hecho y prestó su consentimiento. Ante ello, el juez Pinto resolvió homologar el convenio y dictó una condena para Marcelo “Cumbia” Coronel por el delito de lesiones graves agravadas y portación de arma de fuego. Fijó una pena de 3 años de prisión condicional y dictó reglas de conducta por el mismo plazo de la condena, entre ellas: fijar un domicilio, someterse a la Dirección de Control y Asistencia Post penitenciaria, y respetar la prohibición de acercamiento a la víctima y su grupo familiar conviviente en un radio de 200 metros y de establecer cualquier tipo de contacto con la víctima. Tras el dictado de la condena se ordenó la libertad de Cumbia.

Una zona en disputa

El barrio ha sido escenario de otros hechos de sangre. Dos semanas después del ataque se produjo el homicidio de Mariano Alberto Rodríguez en Ghiraldo y Boedo mientras que otro hombre sufrió graves heridas frente a un bunker endilgado a la Tata Medina. Como el hijo menor esta mujer y algunos de sus compinches están tras las rejas a la espera de un juicio por un doble homicidio –ocurrido en marzo de 2018 en Medrano al 2700, donde perdieron la vida Carlos Gálvez y Leandro Sarantonelli– para los investigadores esta circunstancia pudo ser aprovechada por la banda rival sindicada como los Romero para ganar espacio.

El 7 de junio un nuevo ataque tuvo como víctimas a tres personas en Larrechea y Ávalos, dos de ellos adolescentes. Por este hecho imputaron a Diego V., señalado de pertenecer a la banda de los Romero.

Comentarios