Coronavirus, País

Con promedio de 12.200 casos diarios evitar grandes reuniones, clave para que la curva no se dispare

La Argentina atraviesa este fin de semana largo con la cantidad de contagios de Covid en pleno ascenso. Los fines de semana largos de Navidad y Año Nuevo impactaron en la cantidad de casos desde que empezó la pandemia. La clave es evitar los espacios cerrados y los encuentros fuera de las burbujas


Julieta Roffo/elDiario.AR

“Lo que hay que hacer, sea donde sea que estés, es respetar los protocolos. No reunirse en espacios cerrados, no descuidar el distanciamiento social, ni el barbijo, ni la ventilación incluso cuando estás con tu burbuja. Que haya o no una disparada de casos después de un fin de semana largo depende de cómo se comporta la gente durante ese fin de semana largo”. Lo dice Omar Sued, presidente de la Sociedad Argentina de Infectología (Sadi) y miembro del comité de expertos que asesora al Ministerio de Salud de la Nación desde que la pandemia de Covid-19 llegó a la Argentina.

“La clave es evitar los llamados «eventos supercontagiadores»: reuniones en espacios cerrados donde se achica el distanciamiento y que, si se dan durante la noche, pueden combinarse con el consumo de alcohol. Cuando se da ese consumo, inevitablemente se relajan los cuidados y eso resulta peligroso”, suma Sued.

Este jueves, cuando Semana Santa empezaba a despuntar, el país acumulaba 2.363.251 casos confirmados de Covid-19 y la ocupación de camas de terapia intensiva en el Amba, la zona nuevamente más comprometida con la cantidad de positivos, alcanzaba el 61,6% del total disponible. En promedio, durante la semana previa al inicio de esta fiesta religiosa que es también fin de semana extra largo, se habían confirmado 12.162 casos de Covid-19 por día.

“Los traslados por sí mismo no generan que los casos se disparen. Sí lo que se hace durante esa vacación, y también en el lugar de residencia en ese mismo descanso. Lo que sí pueden generar los traslados de fin de semana largo son una dispersión del virus, desde las zonas más metropolitanas a las que ahora no están tan afectadas por el virus”, describe Sued, y agrega: “Por eso es tan importante que el monitoreo de los casos y los recursos disponibles se haga a nivel local, y eventualmente las restricciones también sean locales”.

Este fin de semana extra largo llega después de casi una decena que transcurrieron en pandemia en la Argentina. Después de los de Navidad y Año Nuevo se registró un aumento especialmente sensible de casos. En la semana previa a Navidad, según los reportes de casos que emite el Ministerio de Salud de la Nación, el promedio diario de nuevos infectados confirmados era de 6.092. Una semana después, ese promedio había subido a 8.113 casos, y dos semanas después -Año Nuevo de por medio-, el promedio había crecido hasta los 11.643 nuevos casos diarios. La tendencia empezó a amesetarse tras otros siete días: dos semanas después de Año Nuevo -y tres semanas después de Navidad- el promedio de nuevos infectados diarios había bajado a 11.004. Aun así, había crecido 81% respecto de la semana previa a que empezaran las Fiestas.

El fin de semana largo del 12 de octubre de 2020 llegó cuando el promedio de casos durante la semana previa era de 13.429 nuevas infecciones confirmadas por día. Una semana después de esa posible escapada, la primera para muchos mientras el ASPO se descongelaba, el promedio de positivos diarios había subido a 14.131 casos. Dos semanas después, la marca promedio alcanzaba las 14.234 nuevas infecciones por día. El crecimiento había sido del 6%, mucho menor a lo ocurrido hacia fin de 2020. Sin embargo, la base de casos era mucho más amplia: los 13.429 casos diarios que se promediaban en los días previos al descanso de octubre superaban ampliamente los 6.092 que, en promedio, se registraban en la previa de Navidad, e incluso estuvieron por encima del promedio posterior a esa fiesta y Año Nuevo, de 11.643 nuevas infecciones diarias.

“Si viajás y hacés tu vida normal en burbuja, no debería haber problema. Es muy distinto si hacés un viaje con quienes no son parte de tu burbuja, estás a los abrazos o en pogos, como se ve en los viajes de egresados. ¿Impacta un fin de semana largo? Tal vez sí, tal vez no, porque si sólo un bajo porcentaje se va de viaje y la gran mayoría se queda en su casa, descansa y trabaja ahí, eso, en el total, se compensa”, escribe Sued.

“Todo depende de la situación epidemiológica en la que está el país. Si es estable o con casos en descenso, es importante seguir promocionando el turismo y descansar por salud mental. Pero si los casos suben y las camas de terapia intensiva empiezan a ocuparse, hay que desaconsejar movimientos internos sobre todo por la diseminación geográfica”, sostiene el presidente de la SADI. “Estamos viviendo el comienzo de un ascenso muy importante, que asusta mucho, pero ahora mismo el sistema de salud no está saturado. Si siguen ocupándose las camas a un ritmo de 1,5% por día, habrá que tomar medidas drásticas para bajar eso”, agrega.

Los 12.162 casos por día que, en promedio, hubo en la previa de Semana Santa son más parecidos a cómo llegó la Argentina al 12 de octubre que a el escenario de Navidad y Año Nuevo, fiestas durante las que se dispararon las infecciones. Sin embargo, las temperaturas más bajas pueden conspirar en contra de los ambientes ventilados, y el tiempo transcurrido -y el cansancio acumulado- puede relajar las medidas de prevención.

Comentarios